lunes, 29 de abril de 2013

La fuente del Vino

Dice el refrán castellano que “con pan y vino se anda el camino”. Los peregrinos a Santiago de Compostela que llegan a Ayegui, junto al monasterio de Irache (erigido a mediados del siglo XI y que contó con uno de los primeros hospitales del Camino), se encuentran con una fuente de piedra de sillería de dos caños, de los que manan agua en uno y vino en el otro.
La fuente es una iniciativa privada de Jesús Santesteban Arteaga, propietario de las Bodegas Irache, que construyó en 1991. Con ella, continúa con la tradición del lugar de atender y auxiliar al peregrino, iniciada en el monasterio a cuya sombra se levantan las instalaciones de esta empresa vinícola, que invita al caminante a reponer fuerzas especialmente con la degustación de sus vinos.
La “Fuente de Irache”, también llamada “Fuente del Vino”, tiene inscritas dos leyendas que convidan al peregrino. La primera, debida a la pluma de Ángel Martínez Arbeloa, reza así:

   “¡Peregrino!
   Si quieres llegar a Santiago
   con fuerza y vitalidad
   de este gran vino echa un trago
   y brinda por la Felicidad”.

La segunda, muy lógica para evitar los excesos que a la larga podrían llevar al cierre del grifo, dice así:

   “A beber sin abusar
   te invitamos con agrado.
   Para poderlo llevar,
   el vino ha de ser comprado”.

Navarra, como tierra de vino y de pan, ha quedado vinculada al Camino de Santiago a lo largo de toda su historia, ya que abundan las citas de peregrinos centroeuropeos que hacen referencia laudatoria a los cultivos de uva y trigo, que eran las principales producciones de la economía de la época. Sin duda alguna, la aportación más destacada es la del clérigo francés Aymeric Picaud, quien en el siglo XII resalta que Navarra es tierra “rica en pan, vino, leche y ganados”. Tal afirmación, entre toda la sarta de disparates con la que retrata a los navarros, es casi lo único positivo que aporta a su visión sobre esta tierra en su “Liber Sancti Iacobi” (Códice Calixtino), obra considerada como la primera guía para los peregrinos a Santiago.
A título anecdótico, puede señalarse que la fuente de Irache ha tenido un precedente histórico, si no en la localidad, sí en las cercanías, en Estella. Durante la fiesta organizada en la ciudad en 1592 con motivo de la visita del rey Felipe II y su familia, se dio un hecho llamativo por lo especial: junto al palacio en que se alojó el monarca “de los caños de la fuente manaba vino”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario