jueves, 20 de octubre de 2016

La realidad sobre los violadores de San Fermín


A no ser que este verano estuvieses en otro planeta, a estas alturas ya sabrás que los pasados Sanfermines serán tristemente conocidos como aquellos en los que la opinión pública española se vio golpeada por una violación grupal llevada a cabo por cinco psicópatas que vinieron de Sevilla específicamente con la intención de ponerse hasta las cejas de alcohol y drogas; y cometer un acto de este tipo durante la confusión de nuestras fiestas más internacionales.

Esta vez su víctima fue una chica de Madrid de 21 años y si eres hombre, quizás seas de los que piensan que esas cosas no van contigo, ¿acaso pensarías lo mismo si la agredida hubiese sido tu novia, hija, sobrina...? Aunque esto no quita que irse a buscar una habitación de hotel con cinco simios que acabas de conocer de fiesta es comprar boletos en la lotería de la agresión sexual, pero esto no justifica en absoluto las acciones de esta recua de infraseres, que de sobra conscientes de la gravedad de lo que acababan de hacer, una vez acabada la faena le robaron el móvil a la víctima para que no pudiese avisar a la Policía de inmediato. Por suerte una fantástica labor por parte de la Policía Municipal de Pamplona y la Policía Foral llevó a la detención de estos individuos a la mañana siguiente.

Parece que la violación de Sanfermines no fue el peor de los crímenes cometido por esta manada de malnacidos, en el móvil de uno de ellos se encontraron imágenes de otra violación en la que al parecer habrían utilizado algún tipo de sustancia narcótica con la que dejaron inconsciente a otra chica durante las fiestas de Torrecampo, para abusar posteriormente de ella. 

Y aquello de lo que aún no nos hayamos enterado, puesto que los acusados se jactaban en sus conversaciones de no dudar en utilizar en estas agresiones burundanga, rohypnoles o cloroformo; fármacos que pueden ser utilizados para facilitar una violación salvo en el caso de este último, ya que es un mito extendido por las películas que se pueda utilizar cloroformo para sedar de forma forzosa a alguien.

Sin embargo, desde los medios y las Redes Sociales se han dicho muchas gilipolleces con respecto a los autores de este crimen execrable, por ejemplo podríamos leer en varios comentarios del Mentizias que los violadores eran varios guardias civiles y que esto era aún peor, tapaba e incluso justificaba la agresión de medio centenar de borrokas contra dos guardias civiles y sus parejas que tuvo lugar durante el pasado fin de semana en Alsasua.

La realidad es que la totalidad de "la manada" (como se hacían llamar estos descerebrados) era un grupúsculo integrado en los Biris Norte, una peña futbolera de ultraizquierda del Sevilla F.C. y que es conocida por estar hermanada con grupos proetarras como Indar Gorri. Aquí es cuando se les tendría que empezar a caer la cara de vergüenza a los borrokas, puesto que en las conversaciones del grupo de los amigos de los violadores a las que se ha podido tener acceso, ya mencionan que durante la confusión respecto a la identidad de los detenidos, a quien acuden los biris para enterarse de que los agresores eran de Sevilla es a otros miembros de Indar Gorri. Como podemos ver, Dios los cría y ellos se juntan.

Los Biris Norte con toda su parafernalia de banderas separatistas, comunistas e islámicas

Lo que sí que es cierto es que uno de los agresores era también un guardia civil en prácticas, recién salido de la academia de Baeza. Como también es cierto que otro era un militar en activo, este último colega de fechorías de "el prenda", un hooligan sevillista que parece el líder del grupo y que cuenta con antecedentes por peleas con aficiones rivales. Sin oficio conocido, también se dedicaba a atracar a drogatas con una placa de la Guardia Civil que dudo que le dejase su secuaz el guardia novato puesto que la Guardia Civil no utiliza placa sino otro tipo de identificación, más podría tratarse de algún tipo de placa de imitación de esas que se venden libremente en las tiendas de efectos militares.

En todos lados hay ovejas negras, pero pretender criminalizar a todo un colectivo por las acciones de una persona individual es tan injusto como decir que todos los profesores de Educación Física son pederastas porque de vez en cuando detienen a alguno que le gusta meter mano a sus alumnos. Más aún tratándose de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han hecho infinitamente más por combatir las agresiones sexuales que todos los cantamañanas pseudofeministas juntos.

Pero esta no es la única violación grupal que ha tenido lugar recientemente, durante las fiestas de Zaragoza una pareja fue abordada a la salida de un local, al chico le dieron una paliza y a la chica la violaron en el lugar. Cabría preguntarse si en unas circunstancias parecidas y con una mayor brutalidad, por qué de una se ha enterado media España, mientras que la otra ha pasado de tapadillo en la prensa local y en la prensa nacional directamente se ha ocultado. ¿Por qué hay agresiones de primera y de segunda?¿Quizás se deba a que los agresores eran de una banda latina?

Hispano

No hay comentarios:

Publicar un comentario