martes, 14 de agosto de 2018

¿Han utilizado a los taxistas de Barcelona para ensayar una insurrección?


Estos días desvela el periódico digital “El Confidencial” la pretensión de los separatistas catalanes de preparar un Maidan/acampada tipo 15M en Barcelona, ocupando las principales arterias de la ciudad del 11-S al 3-O. Veremos en qué acaba este nuevo intento de astracanada separatista, ya que no es la primera vez que intentan huelgas de “país” o intentos de realizar acampadas masivas y duraderas en el tiempo, y hasta ahora no lo han conseguido por falta de compromiso de sus propios seguidores, a pesar de estar subvencionadas con dinero público de la Generalitat. Lo que está claro es que entre la Diada (11 de septiembre) y el 1 de octubre (primer aniversario del butifarrendum) los separatistas aprovecharán para darnos de nuevo la matraca durante más de veinte días seguidos.

La pretensión de la ANC, Ómnium Cultural y la Asociación Catalana de Derechos Civiles (ACDC) es de seguir la estela de la acampada en Madrid del 15-M de 2011, y acampar en la plaza Francesc Maciá entre el 11-S al 3-O, con objeto de generar un nuevo desafío, tensionar más la situación e intentar “internacionalizar” el presunto conflicto. Además los impulsores de esta nueva fechoría pretenden colapsar Barcelona utilizando un método similar al vivido recientemente con la crisis del taxi: cortar la ciudad condal de punta a punta utilizando los coches de los implicados como barricadas, lo que implicará una dificultad añadida a las fuerzas de seguridad en el caso de que fueran cientos o miles de vehículos los utilizados para cerrar la ciudad.  No contentos con eso, también pretenden cortar puntos neurálgicos como la AP-2 o los pasos fronterizos con coches y tractores.

Resulta curioso que este verano haya estallado la supuesta crisis del taxi por las licencias VTC, que lo haya hecho teniendo por epicentro la ciudad de Barcelona, y se hayan ensayado tácticas de insubordinación, guerrilla e incluso bastante violencia. Por no hablar de esteladas e ikurriñas presentes entre algunos de los taxistas que supuestamente protestaban por cuestiones de índole laboral. No deja de ser una mera hipótesis pero no sería extraño pensar que, ante una situación conflictiva que viene de lejos, hayan aprovechado los “indepes” a movilizar al sector del taxi a través de taxistas separatistas, con objeto de ensayar lo que sería una futura insurrección, y que el ensayo en sí ha resultado bastante exitoso e impune, aunque al final el sector del taxi pueda resultar perjudicado por la huelga. 

No nos extrañe que vayan “estallando” nuevas crisis aparentemente laborales o de otra índole y que en realidad estén siendo manipuladas de manera directa o indirecta por los separatistas para crear climas conflictivos o ensayar futuros actos de insurrección. Leyendo las pretensiones que tienen los separatistas en Cataluña para finales de septiembre y principios de octubre, desde luego que recuerdan bastante a las escenas vividas con el reciente conflicto de taxi, y no sería de extrañar que lo hayan movido con un doble objetivo:  generar conflicto de por sí y ensayar futuros actos de insubordinación.

viernes, 10 de agosto de 2018

Noguera y su relación con Navarra


En catalán y aragonés al nogal se le llama “noguera”. En Navarra se usa el vocablo noguera (con la misma acepción) en la zona más oriental y pegada a Aragón.

Es decir, desde Tudela, pasando por Sangüesa, hasta el Roncal. Por ejemplo en Domeño, Sangüesa, Lumbier, Cáseda, Javier… Ésta es sólo una de las muchas palabras  actualmente aragonesas usadas en nuestra región, puesto que el romance navarro no deja de ser la base del aragonés.

Mapa de los términos más utilizados en las diferentes zonas de la península, coincidente en parte con la repoblación de la reconquista: nogueira, nogal, noguera.

Como el romance navarro era la lengua oficial del viejo reino de Navarra, probablemente se decía noguera en vez de nogal mucho más al oeste, incluso en La Rioja, porque el romance riojano era una variante del romance navarro.

Los lingüistas modernos tienen clara la unidad dialectal navarroaragonesa de la que formaban parte el romance navarro, el romance aragonés y romance riojano precastellano. Al conjunto dialectal que formaban estos tres dialectos lo denominan indistintamente aragonés o navarroaragonés.

Las diferencias de estos tres dialectos eran bastante pequeñas, más aún para los hablantes de navarroaragonés entre, por ejemplo, Sangüesa y Sos del Rey Católico, o Tudela y Mallén.

Así que es de esperar que si en las localidades aragonesas de Mallén y Sos se usaba un término, no iba a ser desconocido en las navarras de Sangüesa y Tudela. Unas hablaban aragonés navarro, el romance navarro, y otras aragonés aragonés (sic), el romance aragonés.

En los dos tercios más meridionales de Navarra se hablaba aragonés, excepto en localidades como Estella que tenían por lengua materna el romance occitano, traído por los pobladores francos venidos por el Camino de Santiago. El apellido Baqué, el del anuncio publicitario del “café de aquí”, es vaquero en occitano, no vasco como algunos creen.

A estos francos podemos catalogar como inmigrantes medievales; pero también había, en menor número, pastores, vaqueros… vascófonos que emigraban desde tierras más septentrionales como la Baja Navarra o La Montaña, especialmente del Roncal, Salazar… pero incluso del Baztán, La Barranca…

De ahí que encontremos de vez cuando, en la Navarra media y sur, topónimos eusquéricos o apellidos norteños como Chivite, Osés, Ciordia, Sola, Armendáriz, Lecumberri, Lacunza, Baztán, Jaso, Esparza, Yoldi, Irisarri, Garde, Uztárroz o Gayarre. Apellidos como Erretegui, Erreta, Errecarte, Errepáraz, Errazquin, Arriazu o Aramburu, se transformaron en áreas hablantes de romance como Pamplona, Tafalla, Tudela o Aragón en Retegui, Reta, Recarte, Repáraz, Arriazo y Aramburo.

Pero no nos confundamos, esos apellidos tan propios del norte de Navarra, están muy presentes también en Aragón, incluyendo Zaragoza capital. Lingüísticamente no podemos obviar a los hablantes de mozárabe (lengua romance) y árabe, pues en los dos tercios sur navarros, eran los grupos más numerosos de hablantes, sólo después de los hablantes del romance navarro.

Si este artículo se centra en el sustantivo noguera es porque se trata de un nombre propio de la España oriental y por lo que implica. En efecto Navarra, lingüísticamente e históricamente, es parte de la España oriental.

En marrón provincias donde se habla español con rasgos orientales o aragoneses. 

En este mapa de Castilla la Mancha se aprecia que en Guadalajara, Cuenca y Albacete hay una “disputa” entre los vocablos noguera y nogal que favorece a noguera si nos acercamos a la antigua Corona de Aragón (Albacete y Murcia también fueron parte de la misma temporalmente).

Noguera es sólo una de las muchas palabras navarroaragonesas que se utilizan o se utilizaban en La Rioja, Navarra y Aragón, las tres autonomías hermanas del Ebro.

El célebre “Vocabulario Navarro” de José María Iribarren era básicamente una compilación de lo que quedaba, y queda, del romance navarro hablado en la actual Comunidad Foral, que en círculos académicos se engloba y denomina como aragonés sin distingos territoriales.

El “Vocabulario Navarro” tuvo más de una edición, entre otras cosas, para añadir el léxico que no se llegó a incluir en la respectiva edición previa. El sustantivo noguera no se incluyó a pesar de que en una amplia zona de Navarra se utilizaba en vez de, o como sinónimo de nogal.

Una noguera o nogal

Noguera es también un apellido aragonés que se extiende por buena parte de España, aunque abunda especialmente en varias de las provincias que corresponden a lo que fue territorialmente la Corona de Aragón. Donde más se da es en la provincia de Barcelona, pero esta provincia española es un crisol español igual que la de Madrid.

En la provincia de Madrid también es abundante por la misma razón, pero la siguiente provincia española donde es más frecuente el apellido Noguera es Murcia, seguida de la de Alicante, dos provincias españolas ampliamente repobladas por aragoneses y navarros o sus descendientes.

Después vienen Baleares y Valencia. Todas estas 4 últimas provincias españolas habían sido parte de la Corona de Aragón. El apellido Noguera se da en la Navarra oriental, por ejemplo el Roncal o en Sada de Sangüesa. Es lógico, al fin y al cabo el Roncal, la zona de Sangüesa y La Ribera siempre han estado muy relacionados con Aragón.

En Isaba, capital del Roncal, incluso existe el topónimo “La Noguera”, nombre de un paraje en el que hay un merendero. También existe otra “La Noguera” en el término municipal de Sangüesa. No vamos a ponernos a buscar todas las “Nogueras” navarras porque sin duda hay varias.

La Noguera (uno de los varios topónimos aragoneses en el Roncal) es el nombre de la citada área de descanso de Isaba, punto kilométrico 32.0, carretera NA-137. Las imágenes corresponden a una foto y a un mapa del mencionado merendero roncalés de La Noguera.

Otras Nogueras españolas

En Fitero, Navarra, hay una casa rural llamada “La Noguera – La Hospedería del Monasterio”.

El pueblo ribero de Fitero (Navarra) es turístico por su monasterio y su balneario.

En la provincia de Soria, a pocos kilómetros de Soria capital hay una casa rural que también se llama La Noguera. La provincia de Soria, especialmente su parte más oriental, fue ampliamente repoblada por navarroaragoneses, así que es normal que queden topónimos, vocablos y apellidos de Navarra y Aragón. Aquí hay una lista de palabras aragonesas muy usadas en buena parte de Navarra, en Ágreda (Soria) y probablemente más allá, en el interior de Soria: panizo (maíz), noguera (nogal), diminutivo ico e ica, mocete/ta (joven), pozal (cubo), arañón (endrino)...

En esta dirección tenemos otra noguera en la provincia de Guadalajara: Casa Rural La Noguera de Socasa, Plaza España R, 8, 19411 Romancos, Guadalajara

Asimismo en la provincia de Cuenca hay una localidad con el nombre de “Albalate de las Nogueras”. Por cierto que en la misma provincia de Cuenca también hay una casa rural denominada Las Nogueras.

En la localidad conquense de Valverde de Júcar hay una calle Noguera en donde se emplaza el mesón La Noguera. La Noguera es uno de los establecimientos hosteleros situados junto al pantano de Alarcón, Cuenca. Esta localidad se sitúa cerca del municipio de Alarcón que da nombre al pantano.

Mapa del polémico trasvase Tajo-Segura con el embalse de Alarcón como parte del trasvase. Todas las provincias de este mapa coinciden con las provincias del área lingüística navarroaragonesa, que fue en algún momento parte de la Corona de Aragón y repoblada en parte por navarros y aragoneses (mapa siguiente). Por eso en esta zona encontramos nombres o topónimos tan aragoneses como Noguera.

Por enésima vez vemos que los apellidos o topónimos de provincias castellanas orientales como Soria y Cuenca siguen el patrón repoblador navarroaragonés de la reconquista española.

Nogueras es una localidad aragonesa de la provincia de Teruel. Noguera es un topónimo derivado del latín “Nucaria”. El término municipal de esta Noguera turolense muga con las localidades de Santa Cruz de Nogueras, Luesma, Herrera de los Navarros y Villar de los Navarros.

El hecho de que Nogueras (y Santa Cruz de Nogueras) estén junto a dos localidades aragonesas fundadas por navarros hace pensar que las dos Nogueras pudieron estar también fundadas por navarros.

Contexto histórico de la Noguera de Albarracín

Albarracín se constituye como señorío independiente alrededor de 1164-1170 después de los tratados de ayuda mutua que firman el Rey Sancho “El Sabio de Navarra” y el Rey Alfonso II de Aragón en Sangüesa en 1168. En este acuerdo los dos reyes navarroaragoneses delimitan las tierras reconquistadas al musulmán Rey Lobo de Valencia y Murcia.

La parte oriental de la moderna provincia de Teruel (Gúdar, Monteagudo del Castillo y Teruel capital) está excluida del acuerdo, como zona de expansión de Aragón, pero Albarracín y sus tierras acaban bajo la influencia de ambos reinos, el de Navarra y el de Aragón.

A pesar de acordarse un reparto proporcional de las tierras conquistadas, el navarro Pedro Ruiz de Azagra, Teniente de Estella y Gallipienzo, ocupó las tierras que anteriormente pertenecieron a la Taifa de Albarracín dando origen al Señorío de Albarracín que ahora es parte de la provincia aragonesa de Teruel.

La actual provincia baturra de Teruel fue ampliamente repoblada por navarros, siendo Albarracín un foco destacado en esta repoblación de navarros. Los Azagra, llevaron a las tierras de Albarracín una gran cantidad de sus paisanos.

Así que el sustantivo “noguera” sería de uso común entre aquellos navarros repobladores de Teruel. Esa es la razón de que siga habiendo, especialmente en la zona más oriental de Navarra, topónimos con el nombre “Noguera” y que en la misma zona se dé el apellido aragonés Noguera como pasa en el Roncal.

Para acabar, en Lérida, la provincia más occidental de Cataluña, hay un importante río en la parte más aragonesa de esta autonomía, el Noguera Pallaresa. Y es que Pallars es una de las zonas más aragonesas de Cataluña, al menos histórica y lingüísticamente hablando. El catalán pallarés es un catalán de transición al aragonés. Por algo Pallars limita con Aragón y en el pasado fue incluso parte del Reino de Aragón.

En este foro cada página da abundante información sobre el habla de estos lares:

El muy extendido vocabulario aragonés, toponimia... en Navarra prueba que Navarra no era mayoritariamente euskalduna ni en la Edad Media ni menos aún en el siglo XIX.

Para acabar hay una popular jota navarra que corrobora el uso del sustantivo noguera para el nogal, que se titula "Para Sombra una Noguera":



Pamplonica

jueves, 9 de agosto de 2018

El PSOE del GAL ahora quiere indemnizar a las "víctimas de abusos policiales"


Es público y notorio, aunque haya pasado bastante de puntillas, que el separatismo vasco pretende blanquear el terrorismo etarra. Memoria histórica, especialmente de la guerra civil y el franquismo, y violencia policial, parapolicial y de “ultraderecha” están siendo utilizadas y manipuladas con objeto de blanquear, tapar y justificar el terrorismo etarra, ni más ni menos. 

Mientras nos dan una enorme matraca con sucesos acaecidos hace ochenta o cien años, tratan que la gente olvide sucesos acaecidos hace diez o veinte años, siempre metiendo todo en el mismo saco con la finalidad última de justificar, aunque sea de manera indirecta, la violencia perpetrada por los separatistas. En tiempos de violencia etarra, cada vez que se cometía un asesinato o intento de asesinato, los peneuvistas y batasunos solían dejar caer perlas como el “algo habrá hecho” para pretender justificar los crímenes.

En Navarra, la ocurrencia del cutrepartito, siguiendo la estela de una ley similar en el Parlamento Vasco impulsada por PNV, neo-batasuna, y también con el resto de las izquierdas, ha sido sacar una Ley de reparación de víctimas de abusos policiales con objeto de justificar a los etarras y de paso, darles un buen pellizco de dinero público (que ronda desde los 35.000 hasta los 390.000 euros según los supuestos previstos en las leyes). Resulta llamativo que ni el Parlamento vasco ni el navarro haya aprobado nunca una ley de reparación de víctimas del terrorismo secesionista o de ultraizquierda que además de asumir el relato de las víctimas les haya contemplado unas indemnizaciones de similar entidad. Por cierto, los primeros que empezaron a mover el tema en 2012 no fueron el PNV ni neobatasuna, sino el PSE-EE-PSOE de Pachi López, alias “Pachi Nadie”.

En el caso de la Ley vasca, el Gobierno frankestein de Sánchez ha retirado el recurso ante el Constitucional, por lo que permitirá a la ley salir adelante. Sin embargo, la ley foral fue recurrida y tumbada en su día por el Tribunal Constitucional, lo que obliga en el caso navarro a su replanteamiento o dejar el proyecto en el cajón. Precisamente ha sido el PSN el que ha reclamado al cutrepartito retomar el proyecto cumpliendo con las trabas puestas por el TC.

Resulta curioso que el PSOE se meta en un charco cuando, en primer lugar, ha sido el primero en tener víctimas de la violencia etarra, víctimas que no han obtenido un reconocimiento similar institucional y de su partido al previsto para los etarras que pretenden premiar con estas leyes (ejemplo reciente: https://www.larazon.es/espana/el-psoe-veta-el-homenaje-a-un-companero-asesinado-por-eta-LC14529345, https://okdiario.com/espana/2017/02/14/psoe-lasarte-rechaza-homenaje-concejal-socialista-asesinado-eta-753096). Es más, mientras el PSOE prepara una ley de memoria histórica más que discutible desde un punto de vista democrático que perseguirá la más mínima disidencia respecto del relato oficial que pretenden imponer, se niega a sancionar cualquier acto de homenaje a los etarras (https://okdiario.com/general/2018/08/06/gobierno-rechaza-sancionar-ley-homenajes-etarras-2909858). 

Pues bien, la cosa no queda ahí, porque si entramos a valorar la violencia policial y de ultraderecha que pretenden reparar las leyes vasca y navarra, nos encontramos con que, en el período que va de 1982 a 1996, durante los cuatro ejecutivos seguidos del PSOE de Felipe González, nos encontramos por un lado con numerosos actos de “violencia policial” en sede institucional, y por otra, con la violencia para-policial de los GAL que, como fijó abundante jurisprudencia de nuestros altos tribunales, afectó de lleno a numerosos cargos del PSOE, algunos de los cuales (ministro y secretario de Estado incluidos) acabaron en la cárcel. Luego resulta bastante hipócrita que reconozcan la violencia policial y parapolicial que gobiernos socialistas ampararon y practicaron (hay cargos condenados por ello, no es ninguna invención) y el PSOE curiosamente reconozca que se ha ejercido dicho “daño”, fije incluso indemnizaciones y, sin embargo, no haya pedido perdón expreso y público por el supuesto “daño” infligido.

Este blog no tiene por objeto valorar la supuesta violencia policial, parapolicial o de cualquier otro signo que acaeció durante aquellos aciagos años, pero resulta de chiste de mal gusto que el partido que desde luego practicó, de manera sistemática, terrorismo de Estado condenado por los propios tribunales de justicia españoles ahora venga a aprobar leyes que supondrán apoyar el relato etarra, blanquear sus crímenes e indemnizar a cientos si no miles de batasunos con dinero público. 

Ya que han llegado a la cumbre de su imbecilidad, por lo menos no estaría mal que el PSOE entonara su meaculpa y pidiera perdón público por esa supuesta violencia policial que acaeció durante tantos años de mandato socialista. Llegados a este punto, los socialistas ya no tienen remedio, prefieren arrimarse al separatismo que dar la cara por la nación más antigua de Europa.

miércoles, 8 de agosto de 2018

Montenegro S.A.: Las consecuencias de la implosión de Yugoslavia


Sentimientos aparte, hay muchas personas que sueñan que la ruptura de España traerá numerosas arcadias felices en los “neu estats” que suplantarán a la nación española. Brotará leche y miel, y sus ciudadanos inmensamente felices tocarán con las palmas de sus manos el paraíso perdido de Adán y Eva. Se solucionarán todos los problemas socioeconómicos, brillará la paz y armonía en una felicidad nunca antes conocida, libre de nosecuantas ataduras y por supuesto, esos fascistas que nos aprisionan día y noche. 

Si entramos en el terreno sentimental, es verdad que hay personas afines a la secta separatista que son conscientes del precio y riesgo de la ruptura, pero su sectarismo y su odio les hace preferir pagar el precio de la ruptura, sin embargo, una parte importante de los que hoy andan con esteladas, ikurriñas o banderas gallegas con la estrella roja ni se imaginan el infierno que les espera si sus anhelos y delirios separatistas llegan algún día a consumarse.

En la década de los 90 del pasado siglo en Europa Oriental o Europa del Este no solo se produjo un cambio de régimen político en todos los países que pivotaban en la órbita de la extinta URSS, Pacto de Varsovia y COMECOM, más algunos díscolos también comunistas como Yugoslavia y Albania. Varios Estados comunistas también sufrieron en paralelo una desintegración territorial, en algunos casos con funestas consecuencias. De manera más o menos pacífica se consumó en 1993 la ruptura de Checoslovaquia; la URSS implosionó territorialmente en 1991 dando lugar a conflictos políticos y armados que duran hasta hoy.

En cuanto a Yugoslavia, comenzó a desintegrarse en 1991 con Eslovenia como primera región en declararse independiente, y luego se sucedieron distintas guerras y conflictos que pusieron fin a la República Federal Yugoslava en 2003. Tres años más tarde, Montenegro, que había formado parte de Yugoslavia y en esos momentos estaba integrada en Serbia, celebró un referéndum de independencia el 21 de mayo de 2006 y con el apoyo del 55% de votos afirmativos, la región pasó a separarse de Serbia constituyendo la República de Montenegro. Para que nos hagamos una idea, Montenegro cuenta con una población de 620.000 habitantes (Navarra cuenta con 636.142 habitantes) y una superficie de 13.812 km2 (Navarra tiene una superficie de 10.391km2). Y por cierto, el idioma hablado en Montenegro, el conocido como “montenegrino”, no deja de ser un dialecto del serbio.

Si nos ponemos en situación, Montenegro no deja de ser un territorio que, en cuanto a población y extensión, son muy parecidos a Navarra. Pues bien, Montenegro, que se encontraba integrado en la República de Serbia decidió, por el interés de su oligarquía local en un momento complicado para la región, constituirse en un nuevo Estado independiente. Desde su independencia, el país balcánico ha tenido hasta este año 2018 el mismo presidente, Filip Vujanović, cuestionado a nivel internacional por su cercanía a las mafias. 

Milo Đukanović, sustituto de Vujanovic  al frente del país este mismo año, no tiene mejor pinta, ya que en el pasado estuvo acusado de contrabando de tabaco, y ha ostentado numerosos cargos de ministro y primer ministro siempre rodeado de polémica y acusaciones de corrupción. En los últimos años, la justicia italiana ha reclamado la investigación de los vínculos de toda la cúpula dirigente de Montenegro con la mafia italiana, ya que, según Judicatura y Fiscalía italiana (y algo saben del tema https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-07-30/montenegro-s-a-crimen-organizado-balcanes_1598374/), las distintas mafias italianas tienen totalmente sometido al minúsculo estado montenegrino que utilizan de base de operaciones. 

Un pequeño nuevo estado sacado de la manga por una mafia oligárquica que no solo es ultracorrupta, sino que, ha puesto nada menos que al Estado, sus instituciones y la nación entera al servicio de las mafias internacionales. Situación que no es mucho mejor en sus vecinas Albania (https://www.elconfidencial.com/mundo/2017-12-27/amistades-cosa-nostra-albania-la-colombia-europa_1496076/),  país con una población similar a la de la C.A. Vasca, y Kosovo (https://www.elconfidencial.com/mundo/2014-03-12/kosovo-independiente-y-arruinado-la-pesadilla-del-referente-para-crimea_100490/ ).

Todo esto por no hablar de los intereses de organismos como la OTAN, a los que les ha interesado fomentar de manera deliberada la desaparición de naciones y estados fuertes como Yugoslavia con objeto de manejar mejor pequeños estados gobernados por estructuras auténticamente mafiosas para extender mejor sus tentáculos (https://www.elconfidencial.com/mundo/2017-06-09/montenegro-entrada-otan-relevancia_1396285/) . De hecho, no resulta casual que los separatistas catalanes hayan afirmado por activa y por pasiva que su interés es mantenerse en la OTAN y estrechar lazos con Israel, declaraciones que no han motivado el enfado de toda la extrema izquierda radical antisionista y anti-OTAN como se supone que son las CUP, podemitas y batasunos de todo tipo de pelaje y condición.

A las mafias, a la plutocracia internacional, a los fondos de inversión, a la camarilla de George Soros, a la OTAN, a la Troika y a muchos otros grupos y lobbies les interesa que en Europa, o al menos, en algunas naciones situadas estratégicamente (y España es una de ellas), haya estados débiles y sometidos o incluso, que se disgreguen  para pasar de un estado fuerte y unido en varios estados pequeños, débiles y manejables. Y por cierto, estados de medio millón de habitantes y 15.000 kilómetros cuadrados no solo son manejables por organismos o poderosos lobbies, es que la experiencia balcánica demuestra que cualquier mafia mínimamente poderosa es capaz de parasitar y poner de rodillas a estados pequeños.

Sectarismos aparte, la experiencia socioeconómica (ningún estado de Europa Oriental que se disgregó ha traído una mejora de las condiciones socioeconómicas para sus habitantes, sino todo lo contrario) y la debilidad de un estado pequeño frente a mafias, organismos internacionales y organismos con visiones imperialistas deberían servir para que muchos que ven el separatismo con buenos ojos se lo piensen dos veces. 

Digan lo que digan y con todos sus defectos, el Estado Español, a través de los Ministerios de Justicia e Interior, todavía tiene una cierta capacidad y eficiencia en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado. Un mini-estado vascongado, catalán, gallego, leonés o cualquier otra estupidez que se les ocurra a cuatro iluminados y sus palmeros de las izquierdas y la derecha acomplejada y cobarde acabará siendo un nuevo Montenegro, un miniestado gobernado por una mafia que servirá a intereses de otras mafias extranjeras; siendo el mejor futuro de cualquier ciudadano de a pie (incluidos los de ideología separatista y ultra-izquierdista) la emigración. 

Ahora ya no podréis alegar que no fuisteis avisados…

martes, 7 de agosto de 2018

¿Pretenden PNV y la neobatasuna reeditar el Pacto de Estella?


El 12 de septiembre de 1998, los partidos separatistas PNV, EA y Batasuna-ETA, sindicatos del ramo como ELA y LAB, y el resto de organizaciones del “holding” MLNV (Jarrai, Gestoras pro-amnistía y un sinfín de organizaciones satélite) escenificaban en la localidad navarra de Estella un pacto que, en un primer momento, vendieron como un intento de buscar un proceso de diálogo y negociación para poner fin al conflicto ¿?. El acuerdo tuvo unas consecuencias inmediatas y otras más duraderas en el tiempo. En primer lugar, lo que supuso los pactos de Estella fue la creación de un frente separatista declarando a todos los habitantes, de la C.A. Vasca y la Comunidad Foral de Navarra no afectos al separatismo, como ciudadanos de segunda (¡¡¡Como los alemanes en Mallorca llegó a afirmar el señor Arzallus!!!).

Fruto de este “acuerdo” entre PNV y la ETA, los separatistas falsamente “moderados” (PNV) rompieron unilateralmente su acuerdo de coalición con el PSE-EE-PSOE echándolos del gobierno autonómico y convocando elecciones autonómicas anticipadas. Además se creó un ente tipo la ANC catalana, denominado Udalbiltza, que era una “asamblea” de cargos públicos municipales de PNV, EA y ETA/Batasuna con objeto de crear una institución supramunicipal de “Euskalherria” e impulsar el proceso rupturista. Tras la tregua trampa de ETA declarada a finales de 1998 y las elecciones autonómicas vascas del 25 de octubre de 1998, el PNV accedió al Gobierno vasco por primera vez con un acuerdo suscrito con Batasuna-ETA, y el  presidente de la autonomía (lo llaman lehendakari) obtuvo la investidura con los votos de Batasuna-ETA.

Si bien la ruptura de la tregua trampa por parte de ETA supuso la suspensión del pacto de Estella y del ente Udalbiltza, y obligó al PNV a romper con Batasuna-ETA en el año 2000 y adelantar elecciones al Parlamento Vasco  para el año 2001, el PNV decidió mantener el pulso en solitario con el desafío que planteó con el llamado Plan Ibarreche (que no era otra cosa que el desafío institucional). Al final este proceso entró en vía muerta, Batasuna fue ilegalizada en 2002, ETA tuvo que echar el cierre en 2011 y el PNV fue felizmente desalojado del poder (aunque sea con el PSOE como recambio) en la legislatura de 2009-2012.


El pacto de Estella y todas sus ulteriores consecuencias, en un intento de impulsar un desafío separatista (institucional y en las calles) y declarar a los no separatistas ciudadanos de segunda, duró de 1998 a 2009 y bien podría parecer que todo aquello quedó olvidado en el baúl de los recuerdos. Sin embargo, con un PNV que ha regresado al gobierno autonómico, una Batasuna re-legalizada por el PSOE (y mantenida después por Rajoy) y una ETA aparentemente desaparecida, los separatistas han vuelto al punto de partida. 

El PNV (que, ironías de la vida, gobierna de nuevo con el PSE-EE-PSOE) está pactando con la neobatasuna (ahora se hacen llamar EH Bildu) un nuevo Estatuto Autonómico que recuerda demasiado al texto planteado por el Plan Ibarreche, con reconocimiento de la C.A.V. como “nación” (probablemente metan también a Navarra en algún sitio) y derecho de autodeterminación.

Esta vez no han escenificado ningún pacto fuera de la ponencia de reforma estatutaria del Parlamento Vasco, pero es más que probable que exista un Pacto de Estella-bis secreto probablemente firmado en alguna sidrería deluxe situada en algún punto de la autonomía. Para que se hagan una idea nuestros lectores, ni un filoseparatista PSE-EE-PSOE, ni el más filoseparastita Podemos Euskadi han querido sumarse la ponencia de reforma estatutaria alegando que los separatistas pretenden crear ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, imagínense que estarán tramando el “moderado” Urkullu y el “hombre de paz-reencarnación de Ghandi” Otegui. 

En los próximos meses veremos el discurrir del Pacto de Estella II (o 2ª Parte), quedando algunas cuestiones en el aire, como cuál será la actitud final de Podemos, si el PNV de nuevo expulsará del gobierno a los maketos del PSE-EE-PSOE (como ya hizo en 1998) para pactar el gobierno directamente con neobatasuna, y cuál será la actitud del Gobierno central del señor Sánchez.

jueves, 2 de agosto de 2018

La clase política impulsa una nueva lengua regional: el leonés


Según informa un medio local leonés (https://www.leonoticias.com/leon/leon-calles-lliones-20180727123946-nt.html) , el consistorio de la capital leonesa ha aprobado con los votos favorables de PP, PSOE, neo/postcomunistas y separatistas leoneses los cambios de denominación de las calles de León y su rotulación bilingüe castellano/leonés. 

La medida se enmarca en una más amplia en la cual se pretende “recuperar” la lengua leonesa para evitar su definitiva extinción. Para ello, la Junta de Castilla y León (PP) prepara la creación de una cátedra de leonés en las universidades de la Junta con objeto de “mantener el habla y la escritura”. El idioma leonés hace referencia al conjunto de hablas romances vernáculas del dominio lingüístico asturleonés situado entre el gallego-portugués y el castellano. Actualmente según estimaciones de organizaciones partidarias de la inmersión lingüística en leonés, el subdialecto contaría con unos 25.000 hablantes, considerándose como una lengua cercana a su “extinción”.

Si en las últimas cuatro décadas en España el impulso de las lenguas regionales se hubiera realizado con normalidad, racionalidad y sin imposiciones ni construcciones nacionales, el impulso de dialectos casi extintos como el leonés, el asturiano o el aragonés podría resultar simpático en un contexto folclórico sin mayores implicaciones. Lo curioso es que, cuando se da auténtica libertad para aprender un dialecto con en el caso del leonés, asturiano y aragonés, y a pesar del dinero público invertido en la promoción de estos tres dialectos, las personas que optan por su aprendizaje roza unas cifras irrisorias. A pesar del intento de imposición, con el vascuence en las zonas mixta y sobretodo no-vascófona de Navarra ocurre otro tanto, siendo porcentajes minoritarios los que optan de manera libre por el aprendizaje de la lengua.

Por si fuera poco, no solo se promociona una lengua, también se intenta crear una identidad “regional” con tintes de identidad pre-nacional profundamente anti-española. No es casual que las fuerzas de extrema izquierda como IU/PCE, Podemos o los sectores más radicales del PSOE  estén tan comprometidas con el pactismo con el separatismo y el fomento y apoyo de inmersiones lingüísticas y construcciones culturales previas a construcciones nacionales. 

A estas alturas, ya solo se puede engañar a quien quiera dejarse, el fomento de nuevas lenguas y dialectos supondrá en dos décadas a lo sumo la irrupción de nuevos frentes rupturistas precisamente en los tres territorios que fundaron España: Asturias, León y Aragón. Ya no vale las miopías políticas y los cortoplacismos, y siendo políticamente incorrectos, es preferible la extinción definitiva de tres dialectos como el asturiano, leones y aragonés, que permitir que la extrema izquierda abra tres nuevos frentes rupturistas separatistas con tres nuevas construcciones nacionales artificiales. De momento, solo VOX se ha opuesto, Ciudadanos se ha puesto de perfil, y el PP de Casado se ha sumado al frente popular rupturista y filoseparatista de las izquierdas extremas. Tomen buena nota nuestros lectores.

viernes, 27 de julio de 2018

Dicotomía español/castellano: en España hablamos español


El español contemporáneo no es únicamente el castellano, sino que resulta del enriquecimiento de esta antigua lengua romance con lo que aportaron las otras hablas hispánicas. Las regiones españolas que carecen de lengua autóctona que no sea la común consideran la lengua de Castilla tan suya como de los castellanos, y se inclinan por designar como “español“ a la la lengua común, pues ven en el uso del sustantivo “castellano“ que una región es la más relevante en materia lingüística, cuando el idioma lo sienten como pertenencia de todos. Al contrario de lo que piensan algunos, llamar español a la lengua común no implica en absoluto que el gallego, bable, vascuence, aragonés, catalán o el valenciano no sean lenguas españolas. 

Claro que todas ellas son lenguas españolas. Claro que, por ejemplo, el vascuence es "una lengua española", pero no es "la lengua española". El famoso filólogo Ramón Menéndez Pidal denominaba castellano a la lengua del Mío Cid, mientras que la lengua moldeada en colaboración de todas las regiones de España la denominaba español.

Después de los recelos que tuvieron las nuevas repúblicas hispanoamericanas, recién conseguida la independencia, que favorecieron al principio la denominación "lengua castellana", hoy los latinos tienen una preferencia generalizada por los términos "español" y "lengua española". A millones de hispanohablantes les sorprendería que, en la propia España que lo vio nacer, se frenara ese término legalmente como ha pasado en parte en la redacción de la Constitución Española. Y es que para los académicos es abusivo que el nombre "castellano" desplazara a "español" en el texto constitucional.

El filólogo Manuel Seco en el enlace de abajo menciona que los "dialectos" (lenguas realmente, como él afirma) del chino, como el cantonés y el mandarín, son más diferentes entre sí de lo que los idiomas alemán e inglés lo son entre sí. También da su opinión sobre la denominación dicotómica español/castellano:


Para los académicos es preferible hablar de lengua española para referirnos a nuestra lengua universal. Según los académicos es preferible, entre otras razones, denominarla así porque en francés se dice espagnol (de hecho el término es de origen galo), en inglés Spanish, en portugués espanhol... no châtelane, Castillian o castelão...ni nada similar.

Según Manuel Seco: «El empleo sistemático del nombre “castellano” con negación del nombre “español” implica una inexactitud, la de suponer que la lengua oficial de España y de todas las regiones hispanoamericanas es patrimonio de una sola región. Idea falsa, pues la lengua castellana hace ya muchos siglos que no es propiedad de Castilla, sino de todas las regiones y naciones que la tienen como medio de comunicación.»

El devenir de la historia llevará al romance navarro a fundirse con el romance castellano, el romance aragonés... en la lengua española que asombrará al mundo en el Siglo de Oro.

También es interesante tener en mente la afirmación de Carretero y Jiménez: "el romance castellano comenzó a hablarse en tierras de Vizcaya y Álava antes que en Soria, Segovia y toda la Castilla al sur del Duero, y mucho antes que en la mayor parte del reino de León". Es interesante porque en muchas partes de España como el País Vasco se tiene por lengua invasora. Algo que es totalmente falso.

Los políticos que desarrollaron la Constitución Española de 1978 jugaron a ser académicos optando por el término "castellano" en vez de "español". No es que sea mi opinión, es que, insisto, es la de los académicos de la lengua. Los académicos no descartan por completo el término "castellano", pero recomiendan usarlo en otros contextos. De hecho hay dos situaciones en los que el término "castellano" es preferible para denominar a nuestra lengua que "español". Éstas son cuando nos referimos a su época medieval y cuando nos referimos a la actual variante o dialecto del español propia de Castilla; como cuando nos referimos al andaluz o al extremeño, las variantes del español propias de Andalucía y Extremadura respectivamente. Otro uso que sí es aceptado por los eruditos de la lengua para "castellano", pero también con "español" es cuando se contrapone a vascuence, gallego, valenciano...

A Manuel Seco no le da la impresión de que la Constitución permita dejar de reconocer que la mayor parte de los españoles (no tanto en regiones con más de una lengua) denomine a nuestro idioma común como español o lengua española. Además opina que la Constitución no puede ignorar que este uso está recogido en los diccionarios españoles e internacionales.

Es que, ¡qué ignorancia es afirmar que decir español es fascista! Afortunadamente a fuerza de usar ese adjetivo constantemente, el término fascista va perdiendo valor. Cada vez menos gente se lo toma en serio. El emperador Carlos V ya lo denominaba "español". El fascismo nació varios siglos después, en el siglo XX. No hay más ignorante que el que quiere serlo.

Aquí abajo está el diccionario vasco-español-francés”, publicado por el bilbaíno Azkue en 1905. La ortografía vasca todavía no se había oficializado, pero en círculos nacionalistas vascos ya la utilizaban. Así que el tal Azkue debía ser abertzale, vamos, próximo al PNV, porque entonces el nacionalismo vasco estaba en pañales. El tal Azkue no era sospechoso de ser españolista y menos fascista (aún no existía el fascismo) y tampoco estaba gobernando ni Primo de Ribera ni Franco alguno. Sus dictaduras fueron unos cuantos años posteriores a la publicación del diccionario de Azkue. Azkue sería nacionalista, pero su diccionario era una obra académica, no política. Por eso su diccionario no se llamó de eusquera-castellano-francés:



Entre todos los filólogos contemporáneos, Inés Fernández Ordóñez es probablemente mi preferida, pues ha planteado y aclarado temas que hasta que hizo sus aportaciones no estaban tan definidos. Ella es miembro de la RAE. Es quizás la principal difusora de una obra clave en la lingüística de la lengua española: el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI). Este atlas, aunque un tanto falto de actualidad, es sumamente útil para definir las zonas lingüísticas de España en relación con la historia de la reconquista. Este fabuloso trabajo del ALPI lo concibió en 1914 el célebre Ramón Menéndez Pidal, aunque su discípulo, el albaceteño Tomás Navarro Tomás, se encargó de dirigir la obra. El ALPI se completó en 1954 y en 2016 se publicó en Internet.

Según Inés Fernández Ordóñez, la académica, «El español es un crisol de rasgos lingüísticos de dispar procedencia y en su formación influyeron elementos asturleoneses, navarroaragoneses, gallegoportugueses y catalanes».

Éste es el blog de doña Inés Fernández Ordóñez: http://eumanismo.blogspot.com/2011/02/ines-fernandez-ordonez-rae.html

En él explica temas que la mayoría desconocemos, como el por qué de hacer una distinción semántica entre los sustantivos español y castellano. Comenta que el español es un idioma compuesto de la unión de castellano, más navarroaragonés (aragonés), más asturleonés. Y para justificarlo asevera que muy a menudo han triunfado en el español las formas asturleonesas y navarroaragonesas sobre las castellanas.

En su discurso de entrada a la RAE es mucho más explícita al respecto.

La lengua española nació como lengua castellana entre Burgos y Cantabria, que formaban el primitivo Condado de Castilla. http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/07/castillayleon/1289123856.html Pero ese primitivo y pequeño Condado de Castilla incluía parte de Vizcaya y Álava por lo que decir que el español es una lengua ajena al País Vasco es absurdo. Mucho antes de que Valladolid, Toledo, Madrid... hablaran castellano ya lo hablaban los vascos.


Durante muchos años se asegurado erróneamente que las Glosas de San Millán eran castellano. En realidad de lo que se trataba era del romance navarroaragonés. Así lo consideran los filólogos hoy en día. Tampoco fue un error imperdonable, pues aragonés y castellano eran muy, pero muy parecidos, especialmente en aquella etapa primigenia del medievo. Más, si cabe, porque el navarroaragonés riojano era aún más similar al castellano que las otras variantes navarroaragonesas. Lo mismo que la variante de Aragón era la variante del navarroaragonés más similar al catalán.

Paradójicamente si vascos y catalanes quieren independizarse tendrán que fomentar el español

En los sistemas imperiales, siempre ha sucedido invariablemente que aquellos que están más preparados y que son más capaces de desafiar a la nación dominante son aquellos que conocen bien la lengua de la potencia dominadora y después lo han aplicado a favor de su pueblo. Diciéndolo en cristiano, fue un abogado anglófono llamado Gandhi, y no campesinos hindihablantes, el que logró la independencia de La India; y sólo después de que los irlandeses pararan de hablar gaélico desafiaron a sus gobernantes británicos, finalmente consiguiendo la independencia.

Aunque parezca una paradoja, los movimientos independentistas que han triunfado no lo han hecho con la lengua que desconocían sus dominadores.

Además cuando Irlanda se independizó del Reino Unido a nadie se le ocurrió la barbaridad de imponer el gaélico y eliminar el inglés. Los nacionalistas escoceses no aspiran a independizarse y a imponer el escocés (scot) o el gaélico escocés. El inglés es la lengua materna de irlandeses y escoceses, además de ser una lengua internacional. Y hay un gran consenso en Irlanda y Escocia de que esas otras lenguas se protegerán en unas zonas concretas, pero no se expandirán más allá. El consenso no aspira a que las lenguas locales estén en igualdad de condiciones que el inglés y mucho menos que aspiren a sustituirlo.

En cambio los vascos y catalanes no se conforman con la independencia, sino que encima quieren eliminar el idioma español, a corto o a largo plazo. No importa que el español sea la lengua materna de más de la mitad de sus ciudadanos, ni siquiera que el español sea una lengua que hablan cerca de 600 millones de personas. No les importa que unos 500 millones lo tengan por lengua materna. Es un inmenso potencial lo que se puede hacer con el español. De ahí que junto con inglés, francés, ruso, chino y árabe, el español sea una de las lenguas oficiales de la ONU.

La India era claramente una colonia. Irlanda no exactamente, pero había luchado contra el dominio británico desde el principio por siglos. Los vascos y catalanes sólo han empezado a no querer ser españoles desde anteayer. De hecho los vascos han sido orgullosamente españoles por los siglos de los siglos. Irlanda, La India...son casos que no tienen nada que ver con Cataluña o el País Vasco. Además las independencias irlandesa e india se consiguieron en una época propicia y anterior incluso a la gran descolonización. La gran época descolonizatoria fue la de las décadas de 1950, 1960 y 1970 especialmente la década de los 60. 

El indio Ghandi y el irlandés De Valera

Mahatma Ghandi, el máximo líder independentista indio, fue un buen estudiante de derecho en Inglaterra y por tanto se desenvolvía con soltura en la lengua de sus amos coloniales. Hablaba y escribía en inglés sin faltas ortográficas ni incorrecciones gramaticales. Consiguió que la India se independendizara. Ni él ni sus sucesores se plantearon sustituir el inglés como lengua de trabajo en la India.

Eamonn de Valera, un héroe de la Independencia de la República de Irlanda, no pretendió imponer un programa de irlandización lingüística. Los independentistas irlandeses mantuvieron el inglés y protegieron el gaélico irlandés, pero sin pretender imponerlo en las zonas anglófonas de mayoría monolingüe. Sus sucesores irlandeses han mantenido la misma acción política.

Es interesante lo que plantea este artículo abajo sobre Eamonn de Valera, un descendiente de los españoles supervivientes de la Armada Invencible, que se integraron muy bien en la católica Irlanda. El artículo plantea el triunfo de la independencia irlandesa por un descendiente de los españoles de la Armada Invencible como la revancha de la derrota española:


Pamplonica

miércoles, 18 de julio de 2018

Colgar una laureada será motivo de multa (pero NO la propaganda proetarra)


El 12 de julio, en pleno periodo festivo de los sanfermines, el cutrepartito publicaba en el Boletín Oficial de Navarra una modificación de la Ley Foral 33/2013 de reconocimiento y reparación de los navarros víctimas de la represión del golpe militar de 1936. Que hubo golpe militar en julio de 1936 nadie lo duda, aunque la primera duda que surge es quien puede acogerse a dicho reconocimiento y reparación, ya que hubo navarros represaliados y víctimas a raíz del golpe militar como el caso de Víctor Pradera e hijo, asesinados por las milicias rojo-separatistas en San Sebastián en agosto de 1936. Aunque sepan nuestros lectores que todos los navarros represaliados en la guerra civil no cuentan, solo aquellas víctimas que fueran de ideología rojo-separatista y siempre que el gatillo lo apretara uno del bando contrario.

Pues bien, el nuevo Estado-totalitario tipo 1984 de Orwell que están construyendo de manera conjunta la izquierda radical española (PCE/IU, Podemos y el actual PSOE bolchevizado) y el separatismo en todas sus variantes, coaliciones y sopas de letras, va a meterse hasta en la cocina de nuestra casa, y algún día nos impondrá hasta lo que tengamos que comer cada día (ya lo hacen con los almuerzos de los niños en los colegios, donde antes cada uno se llevaba el bocadillo de casa y ahora hay un calendario de comidas obligatorias). En materia de memoria histórica, junto al pack de la ideología de género y el separatismo -adoctrinamiento, manipulación histórica e inmersión/imposición lingüística- es donde más ha avanzado esta siniestra dictadura cada vez menos encubierta.

En el caso de Navarra, y gracias a esta nueva ley floral aprobada por el impresentable Parla-miento que nos des-gobierna por "imperativo legal" (si señores, la ley también nos obliga a aguantaros a vosotros) nos deja unas perlas que si la sociedad española fuera realmente democrática y gozara de un mínimo de cultura generaría escalofríos (aparte de la correspondiente reacción). 

Con esta nueva norma (imperativo legal) el Gobierno de Navarra y los entes locales podrán obligar a cualquier particular a la retirada de cualquier símbolo que consideren "franquista". Si el sujeto se negare, entonces las Administraciones podrán utilizar la fuerza para su retirada, además de imposición de multas que van desde los 600 euros hasta los 6.000. 

Además, las Administraciones autonómica y local podrán prohibir actos que según la ley "entrañen descrédito, menosprecio o humillación a las víctimas o sus familiares, exaltación del golpe militar o del franquismo, u homenajes o concesión de distinciones a las personas físicas o jurídicas que apoyaron el golpe militar y la dictadura”. Que actos se encuentran dentro del mencionado ámbito quedan al libre arbitrio de la autoridad competente, por lo que, cualquier histérico de ultraizquierda o separatista con alto cargo en el ramo correspondiente podrá utilizar esta norma para prohibir actos públicos, actos que por cierto la competencia para autorizar o no correspondían a la Delegación de Gobierno y los Tribunales de Justicia (¿invasión de competencias?, tranquilos que el desGobierno de Peio Santxez mirará para otro lado).

Pues la cosa no queda ahí, ya que la norma recoge un artículo 22 de infracciones que recoge como conductas sancionables entre otras las que vamos a señalar a continuación, con multas que van desde los 200 hasta los 150.000 euros:

1) La realización de excavaciones, con el ánimo de exhumar restos de víctimas de la represión que tuvo raíz en el golpe militar de 1936, sin atenerse al Protocolo de Exhumaciones de la Comunidad Foral de Navarra..
2) La remoción de terreno, o la construcción sobre el mismo, sin la autorización pertinente donde haya certeza de la existencia de restos humanos correspondientes a víctimas desaparecidas.
3) La destrucción o alteración grave de un bien, o parte del mismo, que esté integrado en un Lugar de la Memoria Histórica de Navarra.
4) La destrucción de los documentos de la Memoria Histórica de Navarra a los que se refiere el artículo 13 de la presente ley foral, así como la destrucción no autorizada de las pruebas de ADN en relación con lo establecido en el artículo 8 de la misma.
5) La realización de cualquier obra o intervención en un Lugar de la Memoria Histórica de Navarra que afecte a fosas de víctimas o enterramientos clandestinos sin la debida autorización.
6) El incumplimiento, sin causa justificada, de la obligación de comunicar el hallazgo de restos que razonablemente pueda suponerse que pertenecen a víctimas de la represión durante la Guerra Civil o la Dictadura franquista, según lo previsto en esta ley foral.
7) El incumplimiento de los deberes de conservación y mantenimiento de un Lugar de la Memoria Histórica de Navarra o en la señalización regulada en esta ley foral.
8) El incumplimiento de la resolución por la que se requiera la retirada de elementos,
de símbolos, leyendas y menciones franquistas, así como la restitución o instalación de nuevos elementos relativos a menciones y homenajes a personas que se significaron por su apoyo al golpe de estado franquista y la posterior dictadura.
9) La rotura o retirada sin permiso de placas, monumentos u otro tipo de elementosconmemorativos o de homenaje a las víctimas a que se refiere la presente ley foral. Su alteración mediante pintadas, incisiones u otras marcas con el fin de insultar o vejar la memoria de quienes son recordados u homenajeados, de injuriar a las víctimas o de hacer apología o exaltación de los participantes, instigadores o legitimadores de la sublevación militar de 1936 y de la Dictadura franquista.
10) Utilizar o emitir expresiones ofensivas, vejatorias o atentatorias contra la dignidad de las víctimas de la Guerra Civil o la Dictadura franquista en cualquier medio de comunicación, en discursos o intervenciones públicas o en plataformas digitales, cuando estas conductas no sean tipificadas como delito de incitación al odio.

De los 10 puntos seleccionados (hay más), el más grave es el último, ya que con este artículo tan vago van a poder perseguir cualquier opinión que disienta de la "verdad oficial", que no verdad real, bien sea realizada mediante cualquier soporte físico, electrónico u incluso, discursos e intervenciones públicas. Vamos, que a partir de ahora cuidado los tuiteros que seguro que hay ya una unidad especial de la policía autonómica (nuestros mossos autóctonos) dedicada a vigilar las redes sociales (igual que vigilan los mercadillos de chapas de fiestas). 

Desde aquí emplazamos a todas esas fuerzas tan "democráticas" y preocupadas con las memorias históricas de las represiones a aprobar una Ley Foral que tenga el mismo contenido pero donde dice "franquismo" diga "terrorismo etarra y de extrema izquierda". Siéntense a esperar queridos lectores, que dicha ley no la verán nunca aprobada, sobre todo si depende de partidos como PSOE, IU/PCE, Podemos y por supuesto, los separatistas de todo pelaje y condición.

miércoles, 11 de julio de 2018

Churros de la Mañueta y de Lerín


Todo pamplonica que se precie conoce los sabrosos churros de la calle Mañueta que abren sólo en sanfermines y algún domingo de otoño. Un dato curioso es que varios de los churreros de  esta familia (Elizalde) son médicos el resto del año.

Pero, ¿cuáles son los ingredientes de los churros y roscas que hacen? Sus ingredientes son secretos, pero hay un par de ingredientes de los que sí podemos hablar. La leña con la que fríen los churros es de haya de Navarra. El haya es un árbol extendido por La Montaña navarra, la zona más al norte de la Comunidad Foral. 

 Imagen del interior del local de la churrería de la Mañueta y mapa de vegetación de España con el haya al norte de Navarra.

El otro ingrediente desvelado de los churros de la Mañueta es el aceite de oliva de Tarazona, provincia de Zaragoza. 

Aceite de oliva de Tarazona y su comarca del Moncayo

El otro establecimiento famoso por sus churros es "El Churrero de Lerín". Este negocio alimenticio se fundó por un nativo de la localidad de Lerín, Ribera de Navarra. Allí no se limitan a vender churros, sino que despachan unos cuantos comestibles más. Son algo menos famosos que los de la Mañueta, pero más famosos por el chocolate caliente.

Fachada del local "El Churrero de Lerín".

Pamplonica