jueves, 19 de abril de 2018

Algunas anotaciones respecto a la muy digna concentración del martes


El pasado martes tuvo lugar en Pamplona una escueta concentración en apoyo a los guardias civiles y sus parejas que hace ya casi dos años fueron víctimas de una brutal paliza por parte de una turba de abertzales en Alsasua. Obviamente ésta se producía a modo de desagravio frente a la otra manifestación a favor de los agresores que tuvo lugar el pasado sábado con el apoyo del euskogobierno y toda una invasión de autobuses guiputxis.

Artículo relacionado: Un Cuatripartito de ratas cobardes se exhibe en Alsasua

En primer lugar hay que agradecerles a quienes han trabajado desde la organización para que la convocatoria saliese adelante en tan poco tiempo. Pero esto no quita que efectivamente tiene que haber un sitio para la crítica constructiva, que suele ser este blog:

En primer lugar, a la sociedad navarra en su conjunto. Nos congregamos unas 2500-3000 personas, lo cual es un avance en comparación a las concentraciones de unos pocos cientos de personas que de manera tan estoica viene convocando Vecinos de Paz en Pamplona. Pero es ante todo una cifra insuficiente en comparación con la manifestación abertzale que logró juntar a 35.000-50.000 infraseres el pasado sábado en Pamplona.

La concentración del martes ocupó aproximadamente el área en rojo, 1670 metros cuadrados que a dos personas por metro cuadrado nos dan unas 3.300 personas. Quitando el área de la rampa y los maceteros de los árboles, unos 2500-3000 asistentes.

La etarrada estaba a su vez pletórica, comparando la concentración de Carlos III y su manifestación del sábado, cuando sabemos de sobra que tuvieron que traer como mínimo un centenar de autobuses llenos de vasquitos para juntar a tanta gente en Pamplona, y hay suficientes vídeos que demuestran las cadenas de autobuses colapsando el tráfico de Pamplona.
Otros batasunos en cambio, todo ufanos, no se cortaban al afirmar que se había tratado de la manifestación más grande de la historia de Navarra, obviando que hace poco más de diez años 75.000-100.000 manifestantes tomaron Pamplona en un mar de banderas españolas para proclamar que Navarra no podía entrar en las negociaciones del ejecutivo socialista con la ETA.

El 17 de marzo del 2007, una fecha para la Historia en la que la mayor manifestación que ha recorrido Navarra (al menos en los últimos cien años) se echó a las calles de Pamplona entre miles de banderas españolas

Artículo relacionado: Un 17 de marzo

Aun con la ayuda exterior, habiendo venido ultraizquierdistas en autobús incluso desde Logroño, estamos hablando de una capacidad de convocatoria actual diez veces mayor, salvo excepciones muy trabajadas como la manifestación a favor de la bandera de Navarra del 3 de junio del año pasado. Pero es que la movilización no es algo que se pueda apagar y encender a voluntad, sino un músculo que ha de ser ejercitado con movilizaciones continuas y motivos no nos faltan para que la próxima sea aún más grande.

Artículo relacionado: ¡Navarros, la lucha continúa!

A su vez el lunes anterior un ciudadano particular publicó esta esquela viva en el Diario de Navarra

En segundo lugar, a la organización que decidió poner el himno de Navarra para acto seguido cerrar el acto sin el himno nacional. Ciertos sectores del navarrismo siguen arrastrando los mismos complejos de siempre y no tienen problema en prescindir de los símbolos nacionales para contentar a no se sabe muy bien quién, de hecho muchos de los asistentes se sintieron decepcionados por esta omisión de difícil justificación.

¿Acaso los guardias civiles de Alsasua fueron apalizados por representar a Navarra? ¿Los 14 guardias civiles asesinados por ETA en Navarra lo fueron por ser navarros? ¿Alguna del puñado de banderas que se encontraban izadas era la de Navarra? Más vale que empecemos a pensar más en nuestra gente y menos en las trolas que igualmente contarán al día siguiente en el Diario del Menticias, todo lo demás es una huida hacia adelante y concesiones hacia un enemigo que nos quiere ver fuera de nuestra tierra.

La ausencia del himno nacional decepcionó a los asistentes, y no somos los únicos que lo creemos.

Esto ya es una anécdota, terminando el minuto de silencio una persona lo interrumpió de forma unilateral, hecho que fue respondido con chistadas y un aplauso que acalló su intervención. En las manifestaciones puede y debe haber espacio para las diferentes sensibilidades, pero otra cosa es no saberse comportar y pretender interferir en el desarrollo de la concentración aprovechando un minuto de silencio a las víctimas de ETA en Navarra.


Como es obvio no todo han sido pegas. Se agradeció mucho la presencia de líderes políticos venidos de otras comunidades, como Begoña Villacís o Rosa Díez. La asistencia de otros personajes públicos como el filósofo y escritor Fernando Savater, sin duda alguna contribuyó a aumentar la repercusión de la concentración; de la misma manera que las palabras de la incombustible Consuelo Ordóñez elevaron al público.

Hay que agradecerle de nuevo a la organización que se haya mojado en esta concentración, que esperamos devuelva a la sociedad civil a una nueva dinámica de movilización que acabe en otra gran manifestación como la del 3J.

Hispano

miércoles, 18 de abril de 2018

El PSN-PSOE y el euskera


Si hay tres cuestiones clave en el debate y lucha identitaria en Navarra son precisamente el euskera, la Historia y el adoctrinamiento que hacen los separatistas a través de la imposición lingüística y la Historia manipulada. Así, nos encontramos con dos bloques que, por lo menos, tienen una idea muy clara: el bloque separatista, que propugna la imposición del vascuence como herramienta de adoctrinamiento y "construcción nacional"; y el bloque constitucionalista por así decir "serio" que propugna la libertad y la oposición frontal a la inmersión/imposición lingüística y a la utilización del vascuence como herramienta de adoctrinamiento y construcción nacional. IU/IE  y Podemos, aunque en "teoría" son partidos de ámbito nacional, en Navarra ejercen de partidos "satélite" del separatismo.

El PSN-PSOE, partido que se define como foralista y constitucionalista, en materia de vascuence lo lógico es que se situara en un plano similar al defendido por UPN, PPN y C´s-N, sin embargo ya son muchas las décadas en las cuales, o los socialistas se han decantado por la indefinición, o han acabado aceptando la inmersión lingüística en vascuence. Tampoco resulta de extrañar la posición de la filial navarra de Ferraz, a fin de cuentas el PSOE ha apoyado en el pasado y continúa haciéndolo en el presente la inmersión lingüística talibán en Galicia, CAV, Baleares, Valencia, Cataluña y recientemente en Asturias con el bable.

Ya en 1986 los socialistas navarros apostaron por el entreguismo del norte de Navarra a la inmersión lingüística del vascuence, consagrando una falsa cooficialidad en la zona vascófona. UPN y AP tuvieron entonces que apoyar la Ley Foral del Vascuence en su versión original de 1986 a cambio de evitar que se extendiera la cooficialidad del vascuence a toda Navarra como pretendían PNV, EA y Herri Batasuna. Cuando el PSN-PSOE se decantó por el cutrepartito de 1995, de nuevo apostó por una política lingüística expansiva del vascuence con objeto de contentar a sus socios de gobierno: al CDN, IU y EA. 

Desde la caída del cutrepartito de 1995 al año siguiente con el escándalo Otano, los socialistas navarros han ido variando su apoyo a la inmersión lingüística en vascuence dando "una de cal y otra de arena". En esto llegamos al año 2012, y tras la ruptura del pacto de gobierno entre UPN y PSN-PSOE se produce un nuevo viraje de los socialistas hacia la izquierda radical y el panvasquismo, fruto del cual aprueban al final de la anterior legislatura la Ley Foral de modificación parcial de la Ley 18/1986 del Vascuence. Esta ley introduce una nueva redacción del artículo 26 de la Ley Foral del Vascuence del 86, mediante la cual, se extiende nada menos que el modelo D (toda la educación en vascuence menos una asignatura de lengua castellana) a toda Navarra, incluyendo la zona no vascófona.

Si faltaba algún despropósito más por añadir, el 12 de abril de 2018 el PSN-PSOE daba su voto afirmativo a la nueva Ley Foral de Contratos de Navarra, una norma que intenta extender la inmersión lingüística al ámbito privado (quienes pensaban que este tipo de medidas solo afectaban a los funcionarios estaban muy equivocados). Un partido que se dice constitucionalista y foralista debería mantener una posición muy distinta frente al intento de catalanizar lingüísticamente a Navarra y convertir a los castellano-parlantes en ciudadanos de segunda. Pero después de cuatro décadas está claro que el PSN-PSOE va a mantener una línea errática y pro-inmersión lingüística, una posición que ya no va a variar. De hecho, si sus bases estuvieran muy descontentas con dicha línea, hace años que se habrían sublevado. La pregunta que queda por hacer, conocida la opinión de aparato y afiliados es si los votantes van a seguir avalando con su voto una política en materia lingüística del PSN-PSOE que relega al 95% de los votantes socialistas a ciudadanos de tercera en su propia tierra, y los condena al ostracismo o a la emigración.

martes, 17 de abril de 2018

CCOO Navarra: caballo de Troya batasuno


España tiene un problema enorme de identidad provocado por un separatismo creciente y cada vez más desafiante, pero también por la actitud de la izquierda frente a dicho fenómeno. Ante un centro-derecha (PP) cada vez más paralizado, la izquierda (que lleva haciendo de tonto útil del separatismo desde hace cuarenta años) está, en algunos ámbitos, secuestrada por el secesionismo y, en otros, totalmente noqueada. Cortoplacismo, revancha histórica, alianza mal entendida con fuerzas secesionistas que se etiquetan "de izquierdas" y la búsqueda de una hegemonía total frente a la "derecha" han llevado a partidos como IU o Podemos, sectores cada vez con más peso en el PSOE (y filiales regionales de dicho partido) o a otro tipo de organizaciones como los sindicatos UGT y CCOO a acercarse cada vez más al secesionismo e incluso a asumir como propias tesis de los separatistas.

Imagen del pasado viernes a la puerta del Parlamento de Navarra: los sindicatos CCOO, ELA y LAB brindan con champán tras aprobarse la Ley Foral de Contratos Públicos de Navarra que traspone la imposición lingüística del vascuence al ámbito laboral privado

En el caso de Navarra, en primer lugar, hay que tener presente que Podemos e Izquierda Unida forman parte del cuatripartito y cada vez se les ve más a gusto. En lo que es la estructura del partido Podemos las tensiones internas se deben a cuestiones de liderazgo, no ideológicas, y en el caso de Izquierda Unida (la cual no olvidemos que mantiene una coalición desde hace muchos años con los pro-batasunos de Batzarre) si bien parece que pudiera existir alguna pequeña tensión interna en materia identitaria, al final los pro-separatistas triunfan e imponen sus tesis. Como no podía ser menos, el sindicato CCOO en Navarra, debido a su cercanía ideológica y coyuntural de la central sindical con IU-IE y Podemos, se han arrimado al cuatripartito y a sus políticas identitarias. Es más, recientemente eligieron a un Secretario General Regional ("Txetxu" Rodríguez), de la línea más vasquista, para poder incorporar el sindicato al cutrepartito, y que pudiera tener un mejor encaje en el secesionismo panvasquista con la menor polémica posible. Asimismo, Joseba Eceolaza (exlíder de Batzarre) era colocado como responsable de comunicación de CCOO, continuando con la línea de dejar la cúpula del sindicato en manos de panvasquistas.

El pasado sábado 14 de abril CCOO, cómo no, marchaba junto a toda la batasunada en favor de los ocho agresores de Alsasua, ¿marcharán en el mismo sentido en favor de los cinco encausados de la manada?

Al poco de resultar elegido máximo responsable de CCOO Navarra, el tal Txetxu declaró que "buscará el consenso también con ELA y LAB". Toda una declaración de intenciones que por supuesto se han ido cumpliendo como proféticas, ya que CCOO no ha dejado de arrimarse al Anschluss panvasquista; lo mismo se ha manifestado con el cutrepartito "contra las corrupciones de la derecha", en favor de los angelitos de Alsasua, o ha brindado con champán frente al Parlamento por la aprobación de una ley foral que pretende "imponer" el vascuence como obligatorio en el ámbito laboral privado. Y por supuesto que ha dado su conformidad al Decreto Foral de vascuence que a su vez impone el vascuence en el ámbito laboral de las Administraciones Públicas de Navarra. Como  se puede apreciar, CCOO de Navarra mira tanto por sus trabajadores que está dando su conformidad a unas normas que discriminan al 86% de la clase trabajadora navarra, todo muy coherente.


Cartel de CCOO en favor de los líderes golpistas del secesionismo en Cataluña

A estas alturas, y con lo que hemos visto en estas últimas cuatro décadas en Navarra y en el resto de España, es difícil que nos sorprendan, pero no podemos dejar de reflexionar cómo organizaciones que se autodenominan "de clase", "antiburguesas" e "internacionalistas" han caído en las redes de la burguesía de clase (alta) nacionalista identitaria. Al fin de cuentas UGT y CCOO en Cataluña hoy son esclavos nada menos que de CiU (hoy PDCAT), lo mismo que CCOO Navarra hoy es esclava de Herri Batasuna y PNV/Geroa Bai. Y lo triste de todo es que ni se percatan de ello, están encantados de ser la muletilla y el caballo de Troya del secesionismo burgués más anti-obrero. Porque… ¿qué puede estar más en contra de los trabajadores más desfavorecidos que la imposición lingüística, la crispación social, la persecución social de quienes no comparten la ideología secesionista o incluso, la ruptura familiar o de amistades? Por no hablar de las consecuencias psicológicas, sociales y económicas que se generarían si al final los secesionistas acaban consiguiendo sus objetivos. Si todavía quedan afiliados o posibles afiliados de CCOO con un poco de cerebro deberían plantearse su continuidad en una organización que está contribuyendo a su ruina; un ejemplo, numerosos afiliados y delegados de CCOO en Cataluña del sector público se están pasando al CSIF.....

Líderes de UGT y CCOO en Cataluña participando en los actos separatistas en apoyo a los delincuentes mal llamados "presos políticos"

lunes, 16 de abril de 2018

Vinieron para quedarse: en el Gobierno foral, ayuntamientos… en toda Navarra


La política convencional se rige por una serie de lugares y prácticas comunes, al menos en la Europa a la que pertenecemos. Así, el turnismo de los partidos es la práctica habitual, siendo norma de estilo muy consolidada la transición educada, pacífica y facilitadora de todo recambio gubernamental. Naturalmente que cada partido procura imprimir un sesgo propio a la acción de gobierno; si bien ésta se encuentra muy limitada por la economía global, Bruselas, Estrasburgo y los poderes transnacionales.

Otra práctica muy generalizada, en este espacio nuestro, no es otro que una aceleración del ritmo gubernamental a lo largo de los dos primeros años del correspondiente mandato de cuatro, al objeto de consolidar cambios e imprimir carácter propio, y la preparación de las elecciones en los dos siguientes; disminuyendo, en consecuencia, la presión de las novedades del ejecutivo o de los gobiernos locales y federales, allí donde existan tales.

Como en tantas cosas, en Navarra las cosas no funcionan así.

Ello se debe a la concurrencia de unos partidos de ideología nacionalista separatista y de pulsiones más o menos totalitarias (conforme su matriz marxista-leninista, en el caso de Sortu y sus aliados vampirizados, o un PNV de ritmos algo más pausados y sus aliados navarros de Geroa Bai).

Aburri Eguna en Pamplona (2018). Observen la apropiación de algunos símbolos navarros.

Desde que surgieron, los separatistas panvasquistas han perseguido el poder –cualquier forma de poder- sin prejuicio alguno. Así, el PNV no dudó en alcanzar acuerdos con formaciones antagónicas ideológicamente hablando; recordemos sus pactos con partidos y gobiernos del Frente Popular. Su instinto de supervivencia les llevó a episodios vergonzosos como su rendición ante los fascistas en Santoña (por ejemplo, véase http://www.elcultural.com/revista/letras/El-pacto-de-Santona-1937/18515), los contactos “informales” con los fuerzas alemanas de ocupación en el sur de Francia durante la Segunda Guerra Mundial  (http://www.rtve.es/alacarta/videos/otros-documentales/otros-documentales-esvastica-sobre-bidasoa/4468659/) o su colaboración con diversas agencias de inteligencia norteamericana (entre otros, puede consultarse https://elpais.com/elpais/2009/05/01/actualidad/1241165817_850215.html).

Las organizaciones políticas surgidas directamente de las órdenes de ETA (desde la sopa de siglas de la Mesa de Alsasua, pasando por Herri Batasuna, hasta llegar a Sortu y su coalición-zombi EH Bildu), nunca mostraron escrúpulos de ningún tipo ante la violencia extrema perpetrada por sus correligionarios “más entregados”. Su connivencia con el terrorismo fue total y, pese a ello, día tras día tratan de imponer hoy lecciones morales desde una artificiosa equidistancia dialéctica que pretende mostrarse como ética. Nada más lejos de la realidad. 

Desde tales presupuestos, de carácter totalitario, en su acceso a los diversos gobiernos e instituciones democráticas no comparten -en métodos y objetivos, tácticas y estrategias- análogos esquemas que el resto de partidos del sistema.  De ahí su interés en “exprimir” legislaturas y mandatos, instalando mecanismos que, aunque ellos no permanecieran, sigan proporcionando sus frutos, conquistándoles nuevos espacios y “agentes” individuales o sociales para la “construcción nacional”.

De hecho, como factor coadyuvante de tal orientación, el papel de los sindicatos “vascos” (ELA-STV, LAB, EHNE, STEE-EILAS, etc.) siempre se caracterizó por unas ambiciones que excedían, y mucho, las meras reivindicaciones propias de los sindicatos al uso; especialmente en el ámbito de las administraciones públicas.

También hay que recordar cómo los “técnicos” incrustados en las diversas administraciones del País Vasco, y especialmente en Navarra, jamás facilitaron nuevas políticas que fueran, según su incontrolable criterio, contrarias a sus objetivos intermedios y finales. Así, el “marcaje” de los consejeros más decididos e “ideológicos” de UPN fue brutal; siendo el mediático uno de tantos frentes desplegados.

Otro ejemplo de “entrismo”. Correspondió hace ya muchos años, a un consejero de Educación del extinto CDN en coalición con UPN, la organización y constitución de Euskarabidea (https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2008/05/14/140508ed39.htm). Sin duda se hizo con la mejor intención: potenciar el vascuence, encauzar medios, institucionalizar tal acción… Pero, para los nacionalistas, nunca es suficiente. Lo cierto es que hoy Euskarabidea es un gigante, con una enorme plantilla, muy potenciada por el cuatripartito al que han asignado como nueva sede, nada menos, la antigua Casa del Deporte: un emblemático edificio que proporcionará a la causa de la euskaldunización todavía mayor visibilidad, accesibilidad y presencia mediática. Y casi 66.000 euros adicionales para reformarlo (https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/19/Euskarabidea+traslada+sede+a+Casa+del+Deporte.htm).

Futura sede de euskarabidea, se observa que generará mucha basura

En buena lógica “democrática”, el cuatripartito debiera estar plegando velas, preparándose para “vender” sus acciones y organizando la futura campaña electoral. Lo segundo y tercero de lo anterior, seguro que ya lo vienen haciendo; por ejemplo esa promesa de varios miles de plazas en las administraciones públicas navarras en las que la máxima valoración del vascuence permitirá nuevas oleadas de colonos guipuchis con plaza fija.
Pero tampoco están plegando velas. Comprobémoslo con unos pocos ejemplos; todos ellos procedentes de diversas informaciones difundidas en las últimas semanas en la web del Gobierno de Navarra, un formidable instrumento de agit-prop manejado sin complejos.

- Muestra sobre el sexto centenario del amejoramiento del Fuero General de Navarra (5 de marzo): http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/05/Muestra+sexto+centenario+Amejoramiento+del+Fuero.htm
Un intento más, de los separatistas panvasquistas, de apropiarse la foralidad.

- Campaña de sensibilización 2018 ante el día 8 de marzo, dirigida al empoderamiento de las mujeres, desde niñas. Carteles, consignas… todo ello enfocado a la ciudadanía en general. Agenda LGTBI a tope. http://www.navarra.es/home_es/Temas/Igualdad+de+genero/Sensibilizacion/8+de+marzo.htm

- Impacto en las mujeres de las prestaciones y acciones del Empleo Social Protegido del Gobierno de Navarra y del Servicio Navarro de empleo en la campaña 2017 y previsiones de la de 2018. Ideología de género en cascada.  http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/09/Las+politicas+de+derechos+sociales+permiten+1416+nuevos+contratos.htm

- 100.000 euros del Gobierno de Navarra para Topagunea al firmar un convenio para la realización del programa Euskaraldia: 11 egun euskaraz en Navarra. 9 de marzo. Euskaldunización en marcha. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/09/Gobierno+de+Navarra+y+Topagunea+firman+programa+Euskaraldia.htm

- 16 de marzo de 2018. Declaración institucional que junto al Gobierno de Navarra firmaron las comunidades autónomas españolas asistentes al I encuentro de la Red Interautonómica de Memoria Histórica. Desvergonzado revanchismo guerracivilista. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/16/declaracion+institucional+memoria+historica.htm

Los cruzados de la causa.

- 20 de marzo. El Departamento de Salud pone en marcha el “Observatorio de Muerte Digna”, una herramienta “para conocer las formas de morir en Navarra y los avances en el ámbito de los derechos de la persona en el proceso de la muerte, priorizando el alivio del sufrimiento de cada paciente y el respeto a su libertad en el proceso de la muerte”. Más ingeniería social. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/03/20/Salud+activa+el+Observatrio+Muerte+Digna.htm

- Publicación en la web del Gobierno del “Anteproyecto de Ley Foral de Reforma de la Administración Local de Navarra”. Remodelación de macomunidades, entes locales, etc., al objeto de colocar a sus amigos. https://gobiernoabierto.navarra.es/sites/default/files/anteproyecto_ley_foral_reforma_administracion_local_navarra_informacion_publica_definitivo_18-12-2017.pdf

- 5 de abril. El Archivo Real y General de Navarra organiza, dentro de su programa de exposiciones mensuales, una muestra de pequeño formato de documentos relativos a los acontecimientos históricos conocidos como La Gamazada, con motivo de su 125 aniversario. Otro intento de instrumentalizar los Fueros y la foralidad; acaso por incomparecencia de otros. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/04/05/exposicion+La+Gamazada.htm

- 6 de abril. Navarra acoge el 10 de abril una reunión de representantes de política lingüística de las Comunidades Autónomas, con lenguas oficiales y que han suscrito un Protocolo General de Colaboración en materia de Política Lingüística. A la reunión asistieron responsables de los gobiernos del País Vasco, Catalunya, Galicia, Illes Balears, Comunitat Valenciana y Navarra. La Comunidad Foral de Navarra se adhirió a dicho Protocolo en abril de 2017. Este Protocolo tiene por objeto establecer un marco de colaboración de las Comunidades Autónomas con lengua propia que tienen estatus de oficialidad en los términos establecidos en sus correspondientes estatutos de autonomía. Más madera. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/04/06/Reunion+Navarra+con+comunidades+autonomas+con+lenguas+cooficiales.htm

- 7 de abril. El Departamento de Educación del Gobierno de Navarra organiza para el próximo 21 de abril la jornada de multilingüismo, "Nuestras lenguas, otras lenguas" dirigida al profesorado de los centros escolares de Navarra. ¿Actividad dirigida a los euskaldunes o a los araboparlantes? Está claro: hacia los primeros. http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/04/07/apertura+inscripcion+jornada+multilinguismo.htm


Por último, hablaremos del correo electrónico, de 9 de abril, dirigido a todos los trabajadores del Gobierno de Navarra, por la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, invitándoles a asistir a las III Jornadas de Paz, Convivencia y DDHH. El correo está en vascuence, en primer lugar y en la parte superior del texto, y en español por último. Adjunta cartel y folleto. Se denominan “Sembrando convivencia: una mirada desde el arte”, con seis eventos a desarrollar los días 12, 14, 16, 19 y 22 de abril en el Baluarte de Pamplona. Es decir: a lo grande. Adoctrinamiento puro y duro en la equidistancia ante “el terrorismo y otras formas de violencia política”.

Efectivamente, trabajan a largo plazo; seguros de que si viene alguien distinto después, no tendrá el valor de retroceder en terreno alguno. Ha venido, pues, para quedarse. De una u otra forma. Con o sin violencia. Con las instituciones o contra ellas.

No, la lucha contra el nacionalismo no puede limitarse a convencionales campañas electorales cada dos, tres o cuatro años. Ni a una acción de gobierno constitucionalista centrada básicamente en la gestión económica; dando por bueno todo lo anterior e inhibiéndose de los contenidos y efectos culturales de toda política. Al nacionalismo se le debe combatir en las instituciones: dentro y fuera. En campañas electorales y fuera de ellas. En la calle, en las plazas, en las redes sociales y en cada ambiente. Son sus reglas y van a por todas.

No ser consciente de todo ello es engañarse y/o engañar a los demás.

Sila Félix 

viernes, 13 de abril de 2018

Puigdemont desmonta la euroorden y deja a la UE en entredicho


Hace algún tiempo desde este blog advertimos que uno de los mayores desafíos a la Unión Europea y la viabilidad del proceso de "integración" no lo representaban ni el Brexit, ni Trump, ni Le Pen ni Putin, sino el desafío separatista catalán (y por extensión el resto de grupos separatistas o filoseparatistas que pululan por España). Por desgracia tenemos que advertir a nuestros lectores que no nos hemos equivocado ni medio ápice en nuestro pronóstico. Lo que ha ocurrido recientemente con la puesta en libertad provisional de Puigdemont en Alemania (desde el país germano se pone en duda incluso el delito de malversación) es muchísimo más grave de lo que muchos creen. Y no solo se trata de una mera cuestión judicial (y eso que la justicia sí está politizada en España, Alemania y hasta la conchinchina).

Vayamos por partes; hasta el arresto de Puigdemont en Alemania nos hemos encontrado con que un delincuente (además con imputación de delitos gravísimos) se ha paseado por varios Estados miembros de un club que nos ha dado la espalda negándose a que Puigdemont y un grupo de jerarcas separatistas fueran entregados a las autoridades españolas para responder ante la justicia. Cuando un país ingresaba en la CEE hoy UE, se revisaba que dicho Estado cumpliera con unos requisitos y estándares democráticos avalados tanto por los organismos comunitarios como por el resto de Estados miembros. Es más, cuando un país se estima que pudiera estar saliendo de dichos estándares, existe un procedimiento para sancionarles (ejemplo; Austria en 2000, recientemente amenazas sobre Polonia y Hungría). Pues bien, España fue aceptada en el club en 1985 y desde entonces nunca se ha incoado o amenazado con incoar un proceso de sanción, suspensión o expulsión del club. Entonces, ¿cómo es que Estados miembros de la UE ponen en duda la calidad democrática de España? ¿realmente merece la pena formar parte de un club así?

Por otro lado, se monta un operativo Administración de Justicia + policía + CNI para detener a Puigdemont en Alemania y no en otros estados europeos hostiles (sí, hostiles a España, a pesar de ser miembros del club UE) ya que se suponía que era un Estado más serio y menos hostil. De nuevo surge la necesidad de cuestionarse la permanencia en un club con cesión de soberanía y pérdida de identidad (no es tontería) con naciones y Estados tan hostiles y que tantos problemas nos han dado con etarras o ahora los puchimonts. Pero para rizar más el rizo, resulta que la justicia alemana se permite el juicio de poner en cuestión nuestro ordenamiento jurídico interno, ya que, por lo que el juez alemán tiene que velar es porque la entrega del delincuente a España suponga que éste (el delincuente) cuente con garantías jurídicas y no se vaya a violentar sus derechos fundamentales. 

Si en España se persiguiera a políticos por sus ideas, existiera una justicia tercermundista, un régimen que oprime y violenta los derechos fundamentales y existieran presos políticos, la UE hace tiempo que habría suspendido la permanencia de España en el club comunitario o incluso nos habría expulsado y no lo ha hecho. Sin embargo la justicia alemana no entrega a un delincuente porque considera que no ha cometido delito alguno, siendo los tribunales españoles y no los alemanes los que lo deben determinar. Esta situación ¿supone que a partir de ahora cada Estado va a juzgar si un delincuente ha actuado conforme a derecho o no en otro Estado? cuando Alemania nos solicite la entrega de un delincuente ¿lo vamos a juzgar previa entrega conforme a nuestro derecho? ¿les vamos a decir a Bélgica o Alemania si su derecho nos gusta o no previa entrega de un delincuente reclamado por dichos Estados? ¿tiene sentido que siga existiendo una euroorden cuando el Estado al que se le solicite la entrega de un delincuente va a juzgar según criterios políticos o de oportunidad y no según criterios jurídicos? ¿de verdad que vamos a disolver España -su soberanía, identidad e historia milenaria- en un club así? ¿y si pasado mañana algún Estado miembro de la UE reconoce como Estado independiente a alguna parte escindida a lo kosovar de España?

Lo que ha ocurrido con Puigdemont y otros huidos de la justicia española, a pesar de contar con gobiernos débiles y partidos globalistas eurohistéricos, no solo deja en papel mojado la euroorden, sino que pone en cuestión el proyecto de integración europeo (proyecto discutible por otra parte). Al Gobierno de la nación española lo deja en muy mal lugar, Alemania demuestra ser un socio poco fiable, como lo son por general los países del norte de Europa. España más pronto que tarde va a tener que plantearse (como han realizad con éxito los británicos) su permanencia en el club bruseliano. Las alianzas internacionales deben de vasarse en el mantenimiento de la soberanía e identidad, el impulso en la creación de un bloque hispánico, un trato preferencial con el sur y este de Europa y el resto (árabes, chinos, USA...) según interés propio. ¡Ah! y cuando los países felones del norte de Europa nos soliciten un delincuente, ¡ya veremos si nos gusta su derecho!

El manifiesto de cien intelectuales (franceses) contra el separatismo islamista


Somos ciudadanos de opiniones diferentes, y muchas veces opuestas, que nos hemos puesto de acuerdo para expresar, aparte de toda actualidad, nuestra inquietud frente al aumento del islamismo.  No son nuestras afinidades las que nos reúnen, sino el sentimiento de que un peligro amenaza la libertad en general, y no solamente la libertad de pensar. Lo que nos reúne hoy es más importante que lo que es probable que nos separe mañana. 

El nuevo totalitarismo islamista busca ganar terreno por todos los medios y a presentarse como víctima de la intolerancia.  Hemos podido observar esta estrategia cuando el sindicato de enseñanza SUD-Éducation-93 proponía hace unas semanas un curso de formación con talleres de reflexión sobre el “racismo de Estado”, prohibiendo la entrada a los “blanco/a.s”. Algunos monitores eran miembros o simpatizantes del Colectivo contra la islamofobia en Francia y del Partido de los Indígenas de la República (PIR).  Ejemplos como éste se han multiplicado en los últimos tiempos.  Así, hemos sabido que la mejor manera de combatir el racismo sería separar las “razas”.  Si esta idea nos choca, es que somos todos republicanos.  

También escuchamos que, puesto que las religiones son pisoteadas en Francia por una laicidad “instrumentalizada”, hay que dar a aquella que es minoritaria, es decir, el Islam, un lugar especial para que deje de ser humillada. La misma idea continúa así: parece que, cuando las mujeres se cubren con un velo, estarían protegiéndose de los hombres, y que ponerse aparte les permite emanciparse.   El punto en común de estas proclamas es pensar que la única manera de defender a los “dominados” (no es vocabulario nuestro sino el de SUD-Éducation-93) sería ponerles aparte de los otros, y darles privilegios. 

No hace mucho tiempo, el apartheid reinaba en Sudáfrica.  Basándose en la segregación de la raza negra, el país quería disculparse creando unos bantustanes donde se les concedía una autonomía ficticia. Un sistema así ha desaparecido, felizmente.  Pero resulta que hoy hay un apartheid de nuevo cuño que se le propone a Francia, una segregación al revés según la cual los “dominados”  conservarían su dignidad buscando refugio respecto a los “dominantes”.  Entonces, ¿quiere esto decir que una mujer que se quita el velo y sale a la calle sin él tendría problemas?  ¿Quiere decir que una raza que se relaciona con las otras sería humillada?  ¿Quiere decir que una religión que acepta ser una entre tantas otras perdería su dignidad? 

Y en cuanto a los franceses musulmanes, o de cultura musulmana sin ser creyentes, que aman la democracia y quieren vivir con todo el mundo, ¿el islamismo ha previsto ponerles en un lugar aparte a ellos también?  Y las mujeres que se niegan a estar encerradas, ¿quién decidirá por ellas?  Y los demás, aquellos que no merecen por lo visto ser protegidos: ¿estarán bajo llave en el campo de los “dominantes”? 


Todo esto choca de frente con lo que se ha trabajado en Francia para garantizar la paz civil.  Desde hace tiempo, la unidad del país se ha fundado sobre la indiferencia respecto a los particularismos que pudieran ser causa de conflicto.  Eso que se llama el universalismo republicano no consiste en negar los sexos, las razas o las religiones, sino en definir el espacio cívico con independencia de ellos para que nadie sea excluido. 

Y ¿cómo no ver que la laicidad protege también las religiones minoritarias?  Ponerla en peligro nos expone a la vuelta a las guerras de religión.  

¿Para qué puede servir este segregacionismo de nuevas formas? ¿Debe solamente permitir a los « dominados » salvaguardar su pureza viviendo entre ellos mismos?  ¿No tiene como objetivo afirmar la secesión respecto a la comunidad nacional, de sus leyes y de sus costumbres?  ¿Acaso no es la expresión del odio mejor representado contra nuestro país y nuestra democracia?    

Que cada persona viva según la ley de su comunidad o de su casta y en el desprecio a la de los demás, que cada uno sea juzgado solo por los suyos, esto es contrario al espíritu de la República.  Esta fue fundada sobre el rechazo a los derechos privados aplicados a categorías específicas y exclusivas, y sobre la eliminación de los privilegios.  Las mismas leyes para todos nosotros, esto es lo que nos garantiza la República.  Lo que llamamos, simplemente, la Justicia. 

El nuevo separatismo avanza disfrazado.  Quiere parecer benigno, pero es en realidad el arma de la conquista política y cultural del islamismo.   El islamismo quiere estar aparte puesto que rechaza al resto de la sociedad, incluyendo a los musulmanes que no comparten sus puntos de vista.  El islamismo detesta la soberanía democrática ya que le niega toda legitimidad.  El islamismo se siente humillado cuando no es él quien domina. 

No hay ninguna razón para aceptar esto.  Queremos vivir en un mundo completo donde los dos sexos se miran sin sentirse insultados por la presencia del otro.  Queremos vivir en un mundo completo donde las mujeres no son juzgadas como inferiores por naturaleza. Queremos vivir en un mundo completo donde las personas pueden relacionarse sin temerse.  Queremos vivir en un mundo completo donde ninguna religión sea quien mande. 

Traducido por Calíope

jueves, 12 de abril de 2018

La necesaria eliminación de ayuntamientos en Navarra


Hace unos años, con el tema de la crisis, el socialista Roberto Jiménez proponía con buen criterio la eliminación por fusión de ayuntamientos navarros.

Sería una idea formidable para la Comarca de Pamplona. Hay duplicidades (se queda corto el término) de alcaldes, concejales y funcionarios municipales. Desde Villava hasta Cizur Mayor es básicamente un continuum urbano.

Vitoria y Zaragoza son dos ciudades cercanas a Pamplona en las que los pueblos de alrededor no tienen ayuntamiento propio, sino que dependen del de la ciudad respectiva. La gestión de sus servicios es excelente y encima ahorran dinero.

Y es que quitando el tema administrativo la ciudad funciona como un todo. Es un derroche de recursos al que se le pueden dar muchas salidas necesarias.

Hace dos décadas se anexionó Mendillorri a Pamplona y algo antes pasó lo mismo con Echavacoiz. El que no hubiera continuidad urbana no les supuso impedimento alguno para fusionarse a Pamplona.

Así que mayor razón de fusionarse a Pamplona tendrían ayuntamientos como Ansoáin, Barañáin, Burlada o Villava (incluso Berriozar, Cizur Mayor, Huarte...), que son una continuación de la trama urbana pamplonica.

Algunos pretenden obviar que tantos ayuntamientos, concejos, mancomunidades, consorcios, juntas, sociedades municipales, asociaciones, fundaciones... son un gasto innecesario que lo tenemos que detraer de los verdaderamente necesarios como la sanidad, la educación...

A muchos les da repelús la palabra recortes, pero si se recorta de los gastos no productivos y con ese ahorro reducimos, por ejemplo, listas de espera por la contratación de personal sanitario, entonces son imperativos.

Necesitamos funcionarios, no cabe duda. Pero necesitamos funcionarios que no entren por enchufe, aunque no sepan hacer la o ni con canuto. No se trata de gastar por gastar para asfixiar al contribuyente.

En Italia en años recientes se han fusionado los ayuntamientos de menos de 1.000 habitantes. En Grecia se han eliminado dos de cada tres ayuntamientos.

Es normal que los alcaldes, concejales... se opongan a este tipo de medidas. Con esas medidas tan beneficiosas para la ciudadanía los caciques locales se verían de patitas en la calle.

Futuras viviendas, muchas ya una realidad, de La Cuenca de Pamplona. El término municipal de Pamplona está prácticamente finiquitado, por lo que si Pamplona pretende edificar y ganar habitantes pronto sólo podrá hacerlo si se fusiona a otros municipios comarca nos.

Otras tropelías de los ayuntamientos

Al alcalde de Berriozar, un señor feudal moderno, le enerva que otra policía que no esté a su orden se meta en su coto municipal privado. Por no hablar de la alcaldesa batasuna de Barañáin que deniega el permiso de entrada de la Guardia Civil en las fiestas locales. 

Esto es así en cualquier localidad gobernada por alguna coalición en la que se incluyan batasunos. ¿Qué derecho tienen de impedir el trabajo de la Guardia Civil? ¿Para esto se usa la autonomía municipal?

Más si cabe cuando en las fiestas de nuestras localidades nos enmarranan de carteles proetarras e independentistas. Y de barracas políticas (choznas) que de cinco sólo una, si la hay, es de su cuerda terrorista. Hace falta Guardia Civil y una buena brigada de limpieza de esos carteles proetarras.

¿Por qué el ayuntamiento de Estella puede decidir que se cambia el nombre a Estella-Lizarra? La toponimia debería decidirse desde el Gobierno de Navarra. Pero que la decida un técnico navarro, no guipuzcoano.

Otros despropósitos municipales son las puestas de ikurriñas, el programa Bai euskarari, los técnicos de euskera, korrikakas...

Con el despliegue de la ikurriña que no representa más que a cuatro gatos, fundamentalmente guipuzcoanos y vizcaínos o sus hijos, no sólo se comete un atropello identitario contra la mayoría de navarros, sino que las multas no las pagan los culpables sino que van a cargo de los contribuyentes.

Y mientras se dilapida nuestro dinero en esas tonterías, las listas de espera no bajan. Para esto quieren algunos autonomía municipal. 

La fusión de municipios la quieren muchos ciudadanos, pero pocos políticos porque perderían el puestico.

Pamplonica

miércoles, 11 de abril de 2018

¿Memoria Histórica o revanchismo guerracivilista?


El del Monumento a los Caídos de Pamplona, del que venimos hablando y no poco en este blog últimamente, en realidad no es un caso excepcional. El encono y persistencia con que se le viene persiguiendo –y ello, además, sin posibilidad de réplica a un discurso impuesto y autopresentado como universalmente explicativo y definitivo- acompaña múltiples decisiones políticas, acciones sociales, pronunciamientos mediáticos, legislaciones nacionales, autonómicas y municipales… muchas de ellas impulsadas desde unas asociaciones autodenominadas de Memoria Histórica. Y por toda España de manera análoga. El del Monumento a los Caídos de Pamplona sería otro supuesto más… ¿Seguro?

En este caso que nos ocupa concurre una incidencia significativa, acaso decisiva, al proporcionar abundante luz sobre este debate: ETA, desde sus orígenes, se marcó como objetivo prioritario demoler este Monumento y eliminarlo hasta del recuerdo mismo. Quiso imponer su Memoria Histórica y su “relato”, frente a la verdad y realidad de la misma.

La Transición española a la democracia tuvo aspectos positivos y otros no tanto. Pero, en todo caso, estuvo marcada por la voluntad de superación de las ulteriores guerras civiles que tanto sufrimiento trajeron a España en los siglos XIX y XX, así como el cierre de las heridas previas más inmediatas; incluso las del terrorismo sufrido a finales del franquismo.

Existió un general consenso –ejemplar el papel del Partido Comunista de España de entonces- roto exclusivamente por ETA y GRAPO, quienes persiguieron, todavía con más medios y saña, sus estrategias terroristas; no dirigidas ya contra un franquismo enterrado en las instituciones y por la Historia, sino contra la misma realidad de una España que nunca aceptaron. Unos querían romperla; otros, sovietizarla.

Insistiremos en algo obvio: no hay nada más humano que el afán de sentido, reconocimiento, justicia, relato y afecto. Y si es posible, reparación.

Cientos de miles de personas sufrieron en extremo bajo el franquismo, en primera persona, o en las de sus familiares más directos. Todas ellas precisaban –también hoy- memoria y reparación. Bienvenidas, así, todas las actuaciones emprendidas en tal sentido: recuperación de cuerpos, entierros dignos, ceremonias de reconocimiento, placas, monumentos, películas y relatos, estudios científicos... Pero si se procede paralelamente a la eliminación sistemática de todo lo que recuerde a los “otros”, tales extremos no estarán dirigidos a la reconciliación, sino al revanchismo determinado por un guerracivilismo que pretende alterar la Historia... con efectos retroactivos.

No vamos a afirmar que todas las violencias sean similares; tal carga, para los amigos de los terroristas. Ni creemos en la equidistancia moral. Tampoco concebimos que cada sufrimiento, personal e intransferible, pudiera, siquiera, suprimirse con palabras vanas y tardías.

El Ayuntamiento de Callosa de Segura (Alicante), gobernado por un tripartito formado por el PSOE, Podemos e Izquierda Unida; retiro una cruz "franquista" entre una gran contestación ciudadana. Ahora los vecinos de Callosa de Segura reproducen la cruz de los caídos en forma de luz a pesar de que están siendo multados con 100€ por noche.

Memoria, por supuesto. Historia, siempre. Reconciliación: es deseable e imperiosa. La paz, el objetivo que debiera ser común a todos. Pero no seamos ingenuos: para algunos la paz no es un bien prioritario, incluso apenas deseable; por encima estaría el triunfo del propio proyecto político y social. El fin justificaría los medios. Un ejemplo evidente: el de todos los terrorismos.

No obstante, más allá de generalizaciones más o menos compartidas, debemos señalar que la denominada Memoria Histórica parte de algún discutido presupuesto metodológico que afecta incluso a su propia denominación: si es memoria, será selectiva. Y si es selectiva, no puede ser histórica, pues esta disciplina –la Historiografía- pretende explicar qué sucedió, cómo, porqué, quienes fueron sus protagonistas, sus mentalidades, su intrahistoria, la vida cotidiana… De una manera integral, unitaria; sin eliminar espacios, hechos, o protagonistas. Sin “adaptarla”, mutilándola, en función de un criterio ideológico.

En los años de la Transición, especialmente a lo largo de los primeros, pero también en un goteo constante perpetrado en décadas siguientes, se eliminaron monumentos e inscripciones “franquistas” de todo tipo, múltiples denominaciones de los callejeros, de las mismas localidades, estatuas, títulos honoríficos…  De hecho, del franquismo no queda mucho a nivel simbólico; pero sí materialmente hablando: ¿se debieran derribar todos los miles de viviendas sociales entonces edificadas? ¿Y los colegios, carreteras, edificios públicos de todo tipo…?

Efectivamente, permanecen en pie el Valle de los Caídos, en Madrid, y este gran monumento navarro. Pero, la pretensión de su demolición, ¿realmente responde a una higiene democrática o, más bien, a intereses de tinte totalitario cuyo objetivo real sería el cambio socio-político y  mental por medio de una “policía del pensamiento”?

Mucho tenemos que, analizando críticamente los procesos en marcha, nos encontramos ya en esta situación que, en su naturaleza última, nada tiene que ver con la verdad histórica; siendo tal máscara, únicamente, mero instrumento a manipular al servicio de fines totalmente ajenos.

Veamos una situación de hecho que se remite al más elemental sentido común. Si hoy es imposible recabar apoyo institucional alguno en la búsqueda de un requeté navarro desaparecido en combate en el frente de Belchite, por poner un ejemplo, alegándose desde las instituciones actuales que sus familiares pudieron hacerlo durante 40 años de franquismo y que no se contempla por ley, algo está fallando en los presupuestos de tales medidas; y en el mismísimo sentido de realidad. En el franquismo tampoco se desplegaron excesivos medios al respecto; respondiendo buena parte de las mismas a iniciativas particulares. De hecho, hoy mismo, vienen siendo recuperados restos de combatientes del ejército nacional, si bien se consideraba que corresponderían a republicanos represaliados (https://www.20minutos.es/noticia/3070917/0/exhuman-primera-fosa-figuerola-dorcau-encuentran-17-soldados-guerra-civil/).

Soldados republicanos llevan capturado a un oficial del bando nacional para ser fusilado durante la Guerra Civil Española (1936)

En la pretensión de borrar todo rastro de aquél que sea considerado como rival, despreciando por puro sectarismo otras legítimas pretensiones, no hay grandeza alguna. Si se pretende resarcir la violencia pasada con otras modalidades más “actuales y “sofisticadas” de violencia espoleadas por el rencor, sus frutos no serán duraderos. Ni responderán a la verdad.

Memoria Histórica, de acuerdo, pero para todos y para todo. En caso contrario, se trata de elemental sectarismo.

Reconciliación… Todas las personas de buena voluntad afirman que es un bien colectivo siempre deseable. Pero hoy algunos persiguen un tardío castigo del “otro”, borrar su recuerdo, eliminarlo del relato histórico, imponer una única visión… Todo esto es incompatible con las prácticas más elementales dirigidas a la reconciliación; lo que implica “unos”, “otros”, acaso unos “terceros”, y, en todo caso, pluralidad de fuentes, testimonios, miradas... Unanimidad equivale, entonces, a totalitarismo.

Perdón… Un movimiento de la inteligencia, la voluntad y el afecto que debe ser siempre libre, moral y personal: no existiendo Ley que lo imponga. Ni violencia que lo sostenga por siempre.

El que fuera presidente de la Segunda República, y tantas veces citado, D. Manuel Azaña, incorporó otra palabra en tan difícil, pero necesaria, ecuación colectiva: piedad. Un término que acaso hoy suene a “antiguo”, se perciba como demasiado “religioso”, o simplemente imposible de practicar.

Paz, piedad, perdón; en palabras literales de Don Manuel de su célebre discurso del 18 de julio de 1938 en Barcelona: «Cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que les hierva la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelva a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y escuchen su lección: la de esos hombres que han caído magníficamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor, y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, piedad, perdón».

Es la pura y dura realidad: muchos de quienes dicen ser deudores del espíritu del intelectual alcalaíno, o no le comprenden o simplemente lo ningunean…. conforme el bastardo interés del momento. Piedad, por tanto.

Por último: verdad. Simplemente, verdad. Para buscarla, sin adjetivos, hay que ser honesto y veraz. Pero cuando hay una ideología por medio, ello es imposible; o extremadamente dificultoso. Aquí radica la clave de la peculiar Memoria Histórica de hoy: está al servicio de una ideología totalitaria que pretende destruir la Historia, cambiar las mentalidades y predeterminar el futuro. Un ejercicio de “ingeniería social” que torpedea la convivencia.

Por todo ello, hoy, los espíritus críticos no pueden permanecer en silencio cuando se dogmatiza y discursea por medio de eslóganes vacíos de estricta virtualidad propagandística. Ser rebelde y crítico implica rechazar la Memoria Histórica que nos quieren imponer desde el poder.


Sila Félix

martes, 10 de abril de 2018

El supremacismo vasco (2ª parte)


En el anterior artículo terminé hablando sobre las bases mitológicas que el romanticismo pre-nacionalista había otorgado al pueblo vasco, hechos diferenciales que a su vez servirían para fundamentar privilegios tan vascongados como la hidalguía universal. No me he querido prodigar demasiado, ya que teorías sobre el posible origen de los vascos existen mil: desde supuestos vínculos lingüísticos con algunos pueblos del Cáucaso a pretendidas compatibilidades genéticas con los bereberes del norte de África y los guanches canarios. Aunque esto último de África no creo que le haga mucha gracia a los PNVeros...


Como de todo hay en la viña del señor, también hay personajes que esgrimen teorías magufas como que el pueblo vasco desciende de los pobladores de la Atlátida, una isla/continente legendaria descrita por Platón. Otras más delirantes los emparentan con los Anunnaki, unas deidades sumerias que muchos conspiracionistas identifican con extraterrestres. Teorías disparatadas de esas que hoy en día tienen amplia difusión en canales de YouTube con cientos de miles de visitas, muchas de ellas de personas crédulas que asumirán de forma acrítica cualquier bola, contribuyendo así a la mitificación de unos pueblos actuales que hace tiempo que se han mezclado con sus poblaciones vecinas.


Como también introduje en el anterior artículo, a finales del siglo XIX Sabino Arana crea el nacionalismo vasco como una ideología de odio basada en el nacionalismo racial que defiende la superioridad de la raza vasca frente a los españoles. Recordar de nuevo que este hombre no es un mindundi, sino que fundó el Partido Nacionalista Vasco, se inventó la ikurriña que ahora los proetarras pretenden imponernos en Navarra y que aun a día de hoy goza de crédito entre los nacionalistas vascos con una fundación y unos premios en su honor.

Para Sabino Arana, las tradiciones culturales propiamente vascas -como si los demás pueblos de España no tuviesen sus propias tradiciones-, así como la lengua vasca tan pretendidamente única -cuestión de la que hablaré luego-; son la manifestación palpable de una supuesta raza vasca pulcra e inmaculada cuya existencia es amenazada por los "maketos", inmigrantes provenientes del resto de España para trabajar en la industria vasca y a los que atribuye suciedad, indecencia, afeminamiento y en definitiva todos los defectos imaginables. Incluso el de la proclividad a la blasfemia, ¡y que lo diga un vasco!

Si hay una cita de Sabino Arana que puede demostrar este último extremo, probablemente sea esta: "La diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos del contacto de los españoles y evitar el cruzamiento de las dos razas. Si nuestros invasores aprendieran el eusquera, tendríamos que abandonar éste, archivándolo cuidadosamente su gramática y su diccionario, y dedicándonos a hablar el ruso, el noruego o cualquier otro idioma desconocido para ellos."

El supremacismo vasco después de la Segunda Guerra Mundial

La muerte de su maestro dejó al PNV como un pollo sin cabeza y correteando de un lado para otro, dado que en sus últimos días Sabino Arana abjuró de su ideología separatista para abrazar un regionalismo más ligero, probablemente se trató de una treta al encontrarse con un partido ilegalizado y perseguido hasta el punto de verse encerrado en la cárcel. Sea como fuere el partido se encargó de correr un tupido velo y seguir como siempre.


Al final de la Segunda Guerra mundial todo eso de el nacionalismo racista ya no estaba muy buen visto que digamos y son ideas que efectivamente irán abandonando al menos de forma aparente, ya que los vasquistas se lo seguirán teniendo muy creído, si ya no es la raza, usarán cualquier tipo de superchería en torno a su cultura o la lengua vasca. Este cambio de estrategia fue promovido por etarras como Txillardegi que abogan por centrar el hecho diferencial del pueblo vasco en torno a la lengua y la cultura, más que entorno a la supuesta raza vasca. 

Además, cada vez eran más los vascos que tenían al menos un apellido originario de otra parte de España, y no eran caladeros de militantes desnortados que la izquierda abertzale fuese a dejar a su suerte.

Esto no quiere decir que ya no exista una suerte de cierto racismo soterrado entre los abertzales y su entorno. Durante el anterior ejercicio de la Cámara vasca un estudio contabilizó que de 48 representantes nacionalistas, 32 tenían sus dos primeros apellidos eusquéricos; 10, uno castellano y el otro eusquérico, y solo 6 poseían sus dos patronímicos castellanos. Proporción que en nada se ajusta a la realidad del País Vasco, hoy en día la mayor parte de los vascos tienen algún apellido con origen en el resto de regiones españolas.

Se podría decir que partidos como el PNV, de cara a la galería se han refundado como partidos social-demócratas muy progres, pero a la hora de la verdad existe un techo de cristal que impide llegar a las altas esferas a aquellas personas que no cuenten con unos cuantos rimbombanes apellidos vascos. Si hubo un Lendakari apellidado "López" ha tenido que ser durante el paréntesis socialista.

Otros dirigentes jeltzales se cortaban menos, como el propio Xabier Arzalluz, conocido porque llegó a reconocer que el PNV se aprovechaba de la actividad armada de ETA, aquella cita célebre "No conozco ningún pueblo que haya alcanzado su liberación sin que unos arreen y otros discutan; unos sacudan el árbol, pero sin romperlo para que caigan las nueces, y otros las recogen para repartirlas" u otras al respecto a la incidencia del grupo sanguíneo RH negativo como prueba del algodón de la existencia de una raza vasca, que aparece reflejada en la imagen principal.

¿Nadie se ha preguntado por qué durante décadas el Athletic de Bilbao era el equipo más español de todos, ya que sólo fichaba jugadores del País Vasco y Navarra? Esquilmando las canteras locales de los otros equipos es como se han ganado su merecida mala fama entre las aficiones rivales.


¿Por qué si el País Vasco es una de las regiones más ricas de España con una de las menores tasas de paro, ha sido también una de las que menos inmigración extranjera ha acogido? a algunos vascos les gusta darse golpes en el pecho y presumir de su baja tasa de paro, habría que ver si en vez de acoger un 6,5% de inmigración, acogiesen un 15% como Madrid, si tendrían el 11% de paro actual y no un 20%.

¿No son acaso los puestos de la administración que exigen euskera una forma de prevenir que españoles de otras regiones opositen en el País Vasco? Poco podemos decir respecto a los filtros lingüísticos en el funcionariado que no hayamos dicho ya.

Estas últimas son sólo algunas de las formas de xenofobia soterrada más cutres, que son demasiadas para ser enumeradas en su totalidad.

Algunos "hechos diferenciales" en el imaginario vasquista actual

Con podemos ver en el caso de la iletrada de la primera entrada, entre los afines al vasquismo han calado una serie de leyendas que sirven para reforzar la idea de lo especiales que son los vasquitos, así:

- Aseguran que el euskera es una lengua especial, generalmente dicen que es la lengua más antigua de Europa o del mundo. La realidad es que el vascuence no es una lengua aislada sino una lengua muy latinizada y lo que hoy en día entendemos por euskera batúa, como cualquier otro idioma, es un batiburrillo de palabras de muy diversos orígenes. En primer lugar, alrededor del 80% de las palabras del vascuence actual proceden del latín o de otras lenguas romances, ¡no se salva ni la palabra eta (y) que proviene del latín et! También recibe aportes del íbero u otras lenguas indoeuropeas como el celta, así es como la raiz Nava que da nombre a nuestra tierra, proviene en última instancia de lenguas protocélticas.

Sí es cierto que una minoría de palabras nos son de origen desconocido o incluso a priori, podemos inferir que son muy antiguas al hacer referencia a formas de vida propias del neolítico. El ejemplo arquetípico es el de hacha, que en vasco es aizkora con dos posibles componentes: aizk (piedra) y kora > gora (arriba), así es como podemos llegar a la conclusión de que este nombre provendría del neolítico (cuando se hacían hachas de piedra) o a lo sumo de una gente con una forma de vida muy primitiva... si es que no procede de la locución latina asciola que es un diminutivo para el hacha.

Lo llaman "el idioma más antiguo de Europa"

Por otro lado, existen palabras muy básicas que habría que esperar fuesen antiguas pero muy probablemente han sido tomadas de otros idiomas. Por ejemplo, Ur (agua) es una palabra "casualmente" muy ubicua en la extensa región a caballo entre Europa y Asia de probable origen indoeuropeo, que es posible que llegase al vasco a través del latín ya que una urna era el recipiente de barro cocido que se usaba para sacar agua de los pozos o transportarla.

- Respecto a cuanto tiempo llevan por estas tierras los vascos, nos venden que los vascos han estado aquí desde hace decenas de miles de años, la realidad es que no existen a penas registros del uso del vasco antiguo a este lado de los Pirineos durante la Edad Antigua, salvo en torno a la región Aragonesa de las Cinco Villas. Una teoría que cada vez está cobrando más fuerza es que la que dice que la euskaldunización se produjese de forma tardía y al final del Imperio Romano, por parte de pueblos verdaderamente euskaros situados al sur de Francia, lugar en el que sí que hay abundantes registros.

- Atribuyen a los vascos dudosas gestas heroicas y uno de las leyendas más extendidas es la que dice que los arrantzales (pescadores) vascos fueron en realidad los primeros en llegar a las Américas antes de Cristobal Colón. Esta perfectamente demostrado que los vikingos llegaron en torno al año 1000 a la península de Labrador y la isla de Terranova del actual Canadá, donde crearon un asentamiento cuya localización es conocida y que conocían como Vinland, pero que sería evacuado a los pocos años debido a la hostilidad de los nativos americanos y el pequeño número de colonos nórdicos. 

Es de sobra conocido que los balleneros vascos se fueron desplazando desde el Cantábrico hacia el norte del Atlántico en búsqueda de nuevos caladeros, pero no existe prueba arquelógica ni documental de su llegada a Norteamérica antes que Cristobal Colón. Sería aproximadamente a mediados del siglo XVI, es decir varias décadas después del descubrimiento oficial de "las Indias" y cuando se sabía que había tierras más allá de los mares, cuando los primeros balleneros vasco-franceses llegarían a las mismas tierras del Canadá a las que llegaron los vikingos. Estos pescadores, buscaban pasos de ballenas donde poder emboscarlas y obtener su preciado aceite. De hecho, los balleneros vascos llegaron a tramar buenas relaciones con los islandeses dado que usaban su isla como base, pero este idilio comercial llegaría a su fin en 1615, cuando decenas de vascos fueron masacrados por campesinos islandeses en la conocida como "Matanza de los españoles".


Otra chorrada que les he oído decir, por irrisorio que suene, es que google la había "inventado" un vasco. Probablemente se sintiesen los reyes del mambo al ser una de las primeras páginas extranjeras en ofrecer contenidos traducidos al vasco. Pero no, el buscador de buscadores es el hijo del useño Larry Page y el ruso-judío Sergei Brin

Todas estas historietas nos pueden parecer chorradas pero es que los vasquitos basan el orgullo de su nación imaginaria y nos miran por encima del hombro mediante este tipo de charlotadas, cuando tienen a verdaderos héroes históricos más vascos que el txakoli, como Blas de Lezo, Catalina de Erauso, Andres de Urdaneta, Miguel Lopez de Legazpi o Juan Sebastian Elcano; cuyo único problema es que eran unos españolazos.

Hispano