martes, 21 de mayo de 2019

Folclore e intercambios, determinados por el terreno y el clima


En este artículo veremos cómo las costumbres y el folclore se modelan con los intercambios humanos. Pero los intercambios, especialmente en el pasado, se han dado sobre todo con los vecinos más accesibles geográficamente y climatológicamente. El clima asimismo define qué tipo de semillas o plantas son más propicias para cultivar en cada lugar y momento. Si tenemos la jota navarra como mayoritaria es porque entre Navarra y Vascongadas estamos separados por montañas, pero con La Rioja y Aragón no hay separación física y la cultura no es una excepción. Por eso también los navarros y los aragoneses (los riojanos no) usamos los diminutivos ico e ica, porque ha habido una conexión navarroaragonesa continua.

La España de los diminutivos ico e ica en rojo. A pesar de lo que afirma el mapa, amplias zonas orientales de Castilla usan ico e ica y amplias zonas orientales de la Comunidad Valenciana no.

Con tal de igualarse a nosotros los vascos cogen "todo" lo navarro como propio. El día de Navarra 3 de diciembre (San Francisco Javier) ahora es fiesta en el País Vasco como el día del euskera, como si fuera un hecho probado que esa lengua y no el navarroaragonés hubiera sido la lengua del santo navarro. Los vascos han cogido nuestros zampanzares (joaldunak) como suyos, como nueva tradición, hasta el punto de que existen ahora grupos de zampanzares en zonas como Vizcaya que nunca han tenido esa tradición. Lo mismo pasa con el baile de la era, el Valcarlos y otros elementos folclóricos navarros. Pero hay algo que nos queda a los navarros que nunca recibirán como suyos los vascos abertzales: la jota navarra. Y es que la jota navarra es demasiado navarra para que quepa en el folclore vasco. Todo lo que es demasiado navarro para ellos es demasiado español. Pero es que esa es la realidad. Navarra es muy española por muchas pataletas que hagan los paletos abertzales. Nunca aceptarán la jota como apropiada para la invención nacional "panva" (panvasca). Como mucho, con suerte, la dejarán relegada como reliquia exótica de La Ribera de Navarra, aunque históricamente ha sido el principal elemento folclórico de toda Navarra.

Dos vídeos grabados en Pamplona que exaltan la relación de las tres hermanas del Ebro (La Rioja, Navarra y Aragón) a modo de jota:



"Vuelan jotas de Aragón por los cielos de Navarra."

Climatología y relieve determinan nuestras costumbres

Es un hecho que el clima y el terreno han determinado nuestras tradiciones. Navarra nació de la Marca Hispánica con Aragón y Cataluña y de una y otra forma ha colaborado con la antigua Corona de Aragón durante siglos. Debido entre otras cosas a que nuestra tierra, como si fuera un volquete, está inclinada hacia el Mediterráneo, no hacia el más cercano Atlántico. Si la situación fuera de otra forma, sería diferente. Por ejemplo si las montañas que nos separan del País Vasco estuvieran entre Navarra y La Rioja o entre Navarra y Aragón, y si la mayoría de ríos navarros desembocaran en el Atlántico. Posiblemente una zona mucho más amplia de Navarra sería verde, no habría eras y lo más típico navarro sería el chistu en vez de la jota. Quién sabe. Pero la naturaleza ha determinado que el folclore y la historia gire en Navarra hacia Valdebro-Mediterráneo. La gaita navarra es el instrumento de viento más popular de Navarra, más que el chistu. Se oye en el estellica baile de la era, acompañando a nuestras comparsas de gigantes y cabezudos... En la familia de la gaita Navarra también está la dulzaina valenciana, la gaita aragonesa, la gralla catalana y la dulzaina castellana. Son instrumentos de doble lengüeta.

La geografía y la climatología han hecho de la mayor parte de Navarra una zona de cultivo de secano y de regadío distinta del País Vasco, excepto de Álava, y similar a la mayor parte de España.

Pamplona no es excesivamente seca, pero es claramente más seca que San Sebastián y Bilbao. No digamos cómo es Navarra de Tafalla para abajo. Es un secarral, especialmente en los alrededores de Tudela. Incluso visitantes foráneos me han llegado a comentar en tono jocoso, al ver paisajes como los de alrededor de Tudela y Zaragoza capital, que se esperaban encontrar en medio de este paisaje con John Wayne de un momento a otro. No les faltaba razón, de hecho varias películas del oeste se han hecho en las vecinas Bardenas, unos montes desérticos entre Navarra y Aragón. No estoy exaltando el paisaje seco, sólo digo que el clima y el relieve nos hacen diferentes de los vascos y a continuación abundaremos más en por qué.

Las montañas que nos separan de los vascos se convierten en planicies cuando nos dirigimos de Navarra hacia La Rioja y Aragón.

Los paisajes más llanos y secos son más propicios para el cultivo del trigo, cebada y otras semillas de secano. En estos paisajes se dan las eras, espacios abiertos donde se trilla el cereal. Navarra está llena de lugares propicios para cultivar secano y tiene eras por buena parte de su geografía. Básicamente, exceptuando la cornisa Cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco), España tiene eras en toda su geografía. España se considera un país Mediterráneo por su clima y vegetación. Hasta regiones de interior como Extremadura, las Castillas o Navarra tienen características mediterráneas. 

 Era (el campo con un círculo dentro) en Tierra Estella, Navarra, y en Ascaso, Aragón.

Las Vascongadas en cambio no, excepto Álava, que con La Llanada Alavesa es una prolongación de La Meseta Castellana. Pero Álava es una cosa aparte dentro de las Vascongadas: poco eusquera, nacionalismo vasco no mayoritario... Por eso pusieron la capital en Vitoria, así como la facultad de vascuence de la UPV, para tener Álava secuestrada.

El baile de la era lógicamente se da en eras, que son áreas con relativa sequedad como las que hay en Navarra, Álava, La Rioja, Castilla, Aragón, pero no en tierras tan húmedas como Vizcaya y Guipúzcoa. El baile de la era no es precisamente un ejemplo de baile típicamente vasco aunque se lo hayan apropiado los abertzales.

Excepto La Rioja Alavesa que ha estado muy vinculada a Navarra como parte del Reino de Navarra, Álava ha estado muy unida política y culturalmente a Castilla. Su bandera es rosácea como las de varias banderas provinciales castellanas y contiene un castillo y un león. En buena medida es como si fuera una provincia castellana más, una suerte de País Vasco castellano. De hecho buena parte de Álava, con Burgos y Cantabria son cuna de Castilla y del idioma medieval castellano que ahora ha evolucionado a español.

Bandera de Álava y de la propuesta de Comunidad Autónoma Alavesa

Por los rasgos que han unido tanto a Álava con Castilla hubo en su día un partido con representación parlamentaria, Unidad Alavesa, que propugnaba separarse de las bastante más abertzales Vizcaya y Guipúzcoa, para formar su autonomía propia. No en vano Álava, como acabamos de ver, tiene en su escudo un castillo con un león, en clara alusión a sus vínculos con  Castilla y con León.

Las fieles Álava y Vitoria y su clima propicio para las eras de secano

Álava y su capital han sido siempre fieles a España, igual que Navarra, por eso Álava y Navarra conservaron los fueros después de las guerras carlistas y durante el franquismo. Álava es la única provincia vasca lo suficientemente seca y con las suficientes llanuras para dar lugar a que existan las eras de cereal. La apertura física con sus prolongadas llanuras que la abren a Castilla, o a La Rioja, junto con las montañas que la separan de las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, han hecho de Álava una provincia muy vinculada, sentimental y culturalmente, a sus vecinas no vascas.

Álava y su capital, Vitoria, han sido y son tradicionalmente fieles a España, al contrario que sus vecinas del norte. Álava es el ancla del País Vasco en España. En Álava hay una mayoría que se siente vasca y española. También hay una minoría que se siente alavesa y española sin sentirse vasca.

Pegatina de la difunta Unidad Alavesa abogando por su separación del País Vasco. Para muchos alaveses los navarros somos su modelo.

Con astucia el nacionalismo vasco ha hecho que Álava se vaya acercando más a sus postulados. Para empezar pusieron la capital vasca en Vitoria, como hemos visto arriba. Eso trajo toda una horda, digo, multitud de gente, de funcionarios abertzales de Vizcaya y Guipúzcoa. A continuación pidieron derechos lingüísticos para la exigua minoría alavesa vascohablante.

Como a todos nos gusta dar derechos, no nos enteramos de que en realidad, al menos en este caso, dar derecho a los cuatro gatos vascófonos alaveses en realidad supuso quitar derechos a los hispanohablantes que son mayoría por goleada. Efectivamente eso es lo que pasó, se trajeron otros tantos funcionarios guipuzcoanos y vizcaínos para que los "vascófonos alaveses" (vizcaínos y guipuzcoanos) pudieran ser atendidos en euskera.

Estos funcionarios y sus familias que les acompañaron eran fundamentalmente abertzales, de ahí que ahora te encuentres en Álava un PNV tan potente incluso en pueblos como Oyón, en plena Rioja Alavesa, a un puñado de kms de Logroño, capital de la autonomía de La Rioja. Es de locos. Han creado en Álava una sociedad abertzale de importación, como hacen los chinos en el Tíbet y en Xinjiang.

Pero la mayor parte de alaveses, hispanófonos monolingües, perdieron el derecho a tener las mismas oportunidades laborales en Ofertas Públicas de Empleo por el mero hecho de que no hablaban vascuence, aunque tuvieran mejores aptitudes que sus competidores guipuzcoanos y vizcaínos que consiguieron los puestos.

Con el muro del difícil eusquera levantado contra la mayoría de alaveses, todavía el gobierno vasco sigue importando colonos guipuzcoanos y vizcaínos e impiden que vengan españoles de otros lares. Luego dirán que cada vez más alaveses son abertzales. Pues no, cada vez hay más abertzales guipuzcoanos y vizcaínos en Álava con la excusa de que los vascófonos tienen que ser atendidos en vascuence.

Los hijos de toda esta hueste de funcionarios serán alaveses, sí, pero ante todo vascos y abertzales. Y eso es lo que se pretende hacer en Navarra y se lleva haciendo en Navarra por más de 40 años. La excusa es siempre dar derechos a los cuatro gatos que hablan en vascuence. No sé qué derechos puede reclamar alguien que ya habla español y que encima lo tiene por lengua materna cuando el euskera lo ha aprendido en el colegio. Como Álava y Navarra tienen mucha menos población que Guipúzcoa y Vizcaya, los abertzales tienen una cantera casi ilimitada de funcionarios (colonos) dispuestos a cambiar la realidad socio-política de nuestras tierras.

Ya lo advertía Ernesto Ladrón de Guevara, el ex político socialista alavés, en una antigua colaboración con este blog:


De aquellos polvos estos lodos.

Pamplonica

miércoles, 8 de mayo de 2019

El navarroaragonés influyó en el vascuence sobremanera


El eusquera navarro (no el batúa) era muy navarroaragonés. Eso quiere decir que el romance navarro tuvo que contar un un gran porcentaje de hablantes navarros montañeses, gentes que en teoría para los abertzales sólo hablaban vascuence. La influencia del aragonés (como generalmente lo denominan los académicos) fue inmensa en los navarricos vascófonos. Eso se debe a que los vascófonos eran navarroaragonesófonos también. Al menos una gran parte de ellos, si no la mayoría.

Mapa de los "dialektos" (idiomas según algunos filólogos) eusquéricos o euscalquis.

Éste es un mapa que muestra las zonas bilingües de euskera con francés o español. El mapa es antiguo, pues el roncalés y el salacenco hoy en día han desaparecido y ahora son sustituidos por una lengua ajena a estos valles navarros: el euskera batúa, es decir, guipuzcoano. En este mapa antiguo la zona bilingüe abarca la totalidad de la Cuenca de Pamplona, lo cual no refleja la realidad actual porque la zona mixta no es bilingüe. Los vascófonos que hay de La Ulzama a Pamplona y más abajo son tan pocos (a menos que inflemos las estadísticas con agurparlantes) que no sería veraz aseverar que esa zona sigue siendo vascófona bilingüe, menos aún monolingüe, como muestra engañosamente el mapa. Menos de un 10% de hablantes que se pueden comunicar y escribir en euskera en esa franja no hacen a esta zona bilingüe. Hay que actualizar estos mapas. Otra cosa son los 80% ó más catalanes bilingües en las zonas menos catalanófonas de Cataluña. Ahí sí hay bilingüismo, en Navarra no.

Ahora se nos quiere vender el euskera como la lengua auténtica de Navarra que hay que recuperar. Para empezar el euskera no era ni la única ni la principal lengua de la Navarra prerromana. Los eruditos del tema han probado con la arqueología que antes de los romanos las lenguas mayoritarias y de las élites de la actual Navarra eran las celtas. Además ni todos los "vascones" (concepto de invención grecolatina) hablaban vascuence, ni todos los que lo hablaban eran vascones. Por eso hay tantos topónimos celtas en La Montaña navarra: Baztán, Ulzama, Lesaca, Bidasoa... Además se sabe que Navarra posteriormente fue muy romanizada. De ahí que el 70 u 80% del léxico del euskera tenga origen romano, occitano o navarroaragonés. Es más, el occitano era la lengua mayoritaria de la Pamplona medieval, la única de la Estella medieval y el aragonés era la única lengua de la Tudela medieval. Navarra no es vascófona porque nunca lo ha sido. No en plenitud, desde luego. Una de las muchas convergencias que tiene el romance navarro (aragonés de nuestro viejo Reino de Navarra) con el vascuence navarro (no el vascuence guipuzcoano que nos quieren imponer) es la conversión de los hiatos ea y oa en los diptongos ia y ua. Es un fenómeno que ya vimos que se daba en roncalés:


La cuestión es saber si es porque los roncaleses hablaban mucho navarroaragonés (sea el romance navarro que hablaban con los riberos o el aragonés de los ansotanos, zaragozanos...) o porque así era el vascuence original de roncaleses y ansotanos. Parece innegable que el fenómeno es de origen navarroaragonés. Sea como fuere el fenómeno de diptongar hiatos no era exclusivo del aragonés y del roncalés, sino que también se daba en el euscalqui (dialecto eusquérico) navarro, claramente influido por el romance navarro. Si no se daba en la totalidad del dialecto navarro del vascuence, sí se daba en la comarca de Pamplona.

Así Mutilva es Mutilva y no Mutiloa porque en el vascuence comarcal (¿Acaso en todo el euscalqui navarro?) el hiato oa se transformó en el diptongo ua como en navarroaragonés, al contrario que en guipuzcoano. A continuación la semivocal u de Mutilua (no pronunciar Mutilúa) se convirtió en consonante dando lugar a Mutilva. Intentar "corregir" la toponimia poniendo por delante el batúa "Mutiloa" dejando de lado la versión más navarra, "Mutilva", es un insulto a la navarridad. Si tenemos toponimia en vascuence navarro (Mutilva), ¿por qué tenemos que aceptar la imposición del foráneo guipuchi (Mutiloa)? El fenómeno de diptongar hiatos es muy aragonés y por eso se daba en el vascuence del Roncal, así que entonces Pamplona y La Cuenca también tuvieron que ser muy "navarroaragonesas" lingüísticamente. Incluso la toponimia menor tan navarroaragonesa denota que el romance navarro tuvo que hablarse muy al interior de La Montaña. Quizás esos navarros montañeses medievales hablaban euskera (o no), pero la toponimia menor no deja dudas de que había muchos montañeses navarros hablantes de navarroaragonés muy al interior. Este es desde luego el caso del Roncal, Salazar...

Un gif de la iniciativa "Navarros y aragoneses, hermanos". Hasta el vascuence navarro está influido por el aragonés.

En el Fuero general de Navarra (año 1238) aparecen términos como "compaynero", "seynor", "vasayllo", "coal", "quoando", que no son otra cosa que "compañero", "señor", "vasallo", "cual", "cuando". Todo eso es romance navarro, que los filólogos denominan como aragonés o navarroaragonés. Todas esas palabras se pronunciaban igual que en castellano. Por enésima vez la historia nos corrobora que el navarroaragonés (con sus matices ortográficos) hablado en La Rioja, Navarra y Aragón era bastante parecido al castellano. En otras palabras, el castellano llegó a Navarra suavemente porque lo que se hablaba en Navarra era muy parecido. De otra forma el euskera hoy no sería una lengua minoritaria. Otro dato curioso es que el euskera ha copiado parte de la ortografía navarroaragonesa. Así el fonema "ñ" en vascuence es frecuentemente "in" (EspaINa, ErripagaINa...), una clara copia de la romance "yn". El fonema "ll" es "il", copia del navarro "yll" y del francés "ill". Además Belagua, aunque algunos crean que es más vascófono escrito "Belagoa", en romance navarro se pronuncia "Belagua". Y es que el aparente hiato "oa" se pronunciaba como diptongo "ua" en romance navarroaragonés.

Vamos, que el romance navarro se tuvo que hablar mucho en La Cuenca de Pamplona para causar tal impacto sobre el euskera comarcano. Lo curioso es que toponimia aragonesa (del navarroaragonés) hay desde muy antiguo en La Cuenca de Pamplona y más al norte. Por ejemplo Sagüés, Garrués, Juslapeña, Villava, Burlada (del latín Bruslata: quemada), Salinas, Tiebas... son topónimos en romance navarro en plena Cuenca de Pamplona. Suso y Yuso, como los de La Rioja, son topónimos documentados en La Ulzama. Y son términos romances, no eusquéricos. En este enlace sobre La Ulzama se aprecia la influencia celta y del romance navarroaragonés:


El romance navarro era una de las tres variantes del aragonés, junto con el riojano y el aragonés propiamente dicho. Así que no cabe duda de que el aragonés se habló en Pamplona y su comarca. Esto no quiere decir que no se haya hablado otra lengua a la vez. En un estudio más exhaustivo encontraríamos aún más topónimos aragoneses en Pamplona y alrededores.

Selva (de Irati) es un topónimo navarroaragonés entre el Valle de Arce y La Aézcoa.

En español la palabra selva tiene una connotación más tropical, pero en navarroaragonés y en catalán (Selva de Mar) tienen el significado de bosque de nuestras latitudes. En un ejercicio de sinceridad he de reconocer que es un topónimo mayor, por lo que aunque sea navarroaragonés pudo haber sido bautizado por la administración centrada en Pamplona. No obstante en toda esta zona pirenaica hay mucha toponimia menor en navarroaragonés, y esa sí que fue denominada por los lugareños. Así que tuvo que haber unos cuantos hablantes de romance navarroaragonés entre los valles pirenaicos de Arce, Aézcoa, Salazar y Roncal, especialmente en los dos últimos. Por algo todavía hoy en día se preserva en Aragón en la zona límite con Roncal la fabla aragonesa, que no es otra cosa que el último reducto (junto con el panocho murciano) del navarroaragonés.

Con diferentes nombres el romance navarro (navarroraragonés, o actual aragonés) se habló en La Rioja, Navarra y Aragón 

Insisto en que el vascuence nunca ha sido la principal y menos aún la única lengua de Navarra. Ya al principio de la edad media el aragonés era la lengua principal de La Rioja, Navarra y Aragón. Por algo era la lengua oficial en las cortes de los dos reinos: Navarra y Aragón. Era la lengua de La Rioja hasta que al pasar a ser parte de Castilla se castellanizó lingüísticamente, pero a su vez influyendo en el castellano.

Extensión del romance navarro (o aragonés) de Aragón a Burgos y de Navarra a Murcia. Dialectos actuales del español norteño: 1) español occidental, de sustrato asturleonés; 2)castellano o español central; 3) español oriental, de sustrato navarroaragonés. 

El asturleonés, el castellano y el navarroaragonés se fusionaron dando lugar al español. En León y Asturias aún queda un sustrato (o resto) de asturleonés incluso en zonas donde ya nadie habla asturleonés. En Navarra, que ya no se habla romance navarro, queda un sustrato navarroaragonés que se mantiene en todo el español de nuestra región, si bien se da con más claridad de Pamplona para abajo, en especial en áreas cercanas a Aragón como Cáseda, Carcastillo o Buñuel. En La Rioja a pesar de su temprana castellanización se puede observar el sustrato navarroaragonés. En Aragón y Comunidad Valenciana se puede observar también el sustrato navarroaragonés. En el norte de Huesca aún quedan hablantes de navarroaragonés.

Evolución de La Reconquista. El vascuence no se expandió porque no era la lengua de la mayoría de los repobladores navarros, pero sí el navarroaragonés.

Una pregunta para los que ven en la Navarra de antaño solo vascuence: Si el vascuence era la lengua mayoritaria, ¿por qué fue el romance navarroaragonés el idioma que se extendió hacia La Ribera (y hasta Murcia) y no el vascuence? Si los navarros navarrófonos eran minoría, entonces el mediodía navarro solo pudo recibir la lengua navarroaragonesa por repobladores únicamente aragoneses. Sabemos que eso no pasó. En ninguna repoblación humana se expande la lengua minoritaria.

Imagen fluvial de la Valdebro, el Gran Valle del Ebro. El Valle del Ebro gracias a sus afluentes abarca Estella, Tafalla, Pamplona, el Roncal..., es decir, casi toda Navarra. Lo mismo que los ríos fluyen hacia el Ebro y desembocan en el Mediterráneo los navarros hicieron la repoblación de España hacia la Valdebro y el Marenostrum.

Estos dos idiomas que se han extinguido (asturleonés y navarroaragonés) de la mayor parte de sus antiguas áreas siguen vivos en los dialectos o variantes del español hablado en Asturias, León, La Rioja, Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana... Incluso las características de estas variantes regionales del español han pasado en buena medida al español estándar. Por eso los filólogos consideran que es injusto e inexacto denominar castellano al español, pues el asturleonés y el navarroaragonés han aportado mucho a esta fusión de lenguas que se llama español. Además ya el emperador Carlos I de España y V de Alemania ya lo denominaba así allá por el siglo XVI.

Lo cierto es que aunque se hablaba navarroaragonés en las actuales regiones de Navarra y Aragón, en los registros históricos y obras posteriores, se denominaban por diferentes nombres, sea romance navarro en Navarra o romance aragonés en Aragón. Por ser dos variantes hermanas de la misma lengua los filólogos lo llaman navarroaragonés y lo simplifican como aragonés porque sólo sobrevive en el norte de Aragón y precariamemte en la Murcia rural. Aunque poco a poco el aragonés de nuestras tierras se fue castellanizando, la influencia fue mutua hasta convertirse en español.

Influencia fonética entre vascuence y lenguas romances

Según la filóloga Mª Teresa Echenique un 70-80% de las palabras eusquéricas modernas derivan del latín o del romance. Si a esto le añadimos lo de origen celta, ibero... entonces el vascuence no es un idioma tan libre de "contaminación" foránea como se suele pensar, sino todo lo contrario. El vascuence en cuestión de léxico es tan latino como el que más. Con el vascuence pasa algo similar a lo que pasa con el inglés, que es una lengua germánica, pero que está tan latinizada que a menudo se cuenta erróneamente entre las lenguas romances. Esto nos da una idea del gran "mestizaje" que dio origen a los navarros y que la genética confirma esa "impureza" étnica. Por otro lado el latín ha dejado en euskera, entre otras cosas, sufijos como "ain" y "ano" que hacen referencia al dueño de una tierra. No siempre los topónimos acabados en "ano" vienen del latín "anus" (posesión de), pero casi siempre, por ejemplo: Amillano, Arguiñano, Arellano, Avinzano, Baquedano, Barindano, Galdeano, Gollano, Guirguillano, Labiano, Meano, Otiñano...

Pero veamos un poco la influencia fonética que ha ejercido el vascuence sobre el español. El vascuence tiene sólo 5 fonemas vocálicos y lo mismo pasa con el aragonés y el valenciano por influencia del vascuence directa o indirecta. En Valencia los repobladores navarroaragoneses hicieron que el valenciano perdiera en la práctica las vocales adicionales que tenía. En cambio en catalán y gallego hay más de 5 fonemas vocálicos y distinción entre v y b que no tienen el navarroaragonés, el español y el valenciano apichat. Aunque es innegable la influencia que ha ejercido el navarroaragonés sobre el euskera, también hay que tener en cuenta que la pérdida de v y las 5 vocales que tiene el aragonés son de influencia eusquérica.

La f de Nafarroa es de origen aragonés

El extendido uso de la f en aragonés nos hace deducir con certeza que el área nuclear del navarroaragonés tuvo que haberse romanizado muy antiguamente.

En vascuence en cambio todavía hoy la f es básicamente inexistente, a no ser que el vocablo en cuestión sea un tecnicismo grecolatino o un neologismo. La f es tan rara en euskera que a menudo se sustituye por la b o por la p. Napar en vez de Nafar, besta en vez de festa, pagoa en vez de fagoa... De hecho se cree que Navarri (Nabarri fonéticamente) o algo similar era el nombre del que derivaron Navarra y Nafarroa. Esto lo corrobora por ejemplo el apellido eusquérico Navarcorena. Si Nafarroa fuera la forma más autóctona, este apellido sería Nafarcorena en vez de Navarcorena, pero no lo es. Si el nombre Nafarroa fuera más autóctono que Navarra, Navarra sería Nabarra o Nabarroa en euskera o habría muchos más fonemas f en el léxico de esta lengua (el vascuence). De hecho, aunque es poco común, existe el apellido Navarroa y también el apellido Navarra. Si lo trasladamos a la ortografía en vascuence estándar tendríamos Nabarroa y Nabarra. Navarroa existe todavía como apellido, aunque se da más que nada en Francia.

En nuestro país solo el aranés (occitano de la Valdarán) y el español han perdido la f inicial latina. Aunque el debate no está cerrado, para muchos lingüistas no hay duda de que la pérdida de la f inicial latina (y varias otras efes en medio de palabras) se debe a la influencia del vascuence. Al fin y al cabo la primitiva Castilla abarcaba las provincias de Burgos, Cantabria y un buen pedazo de Vizcaya y Álava. Cualquiera que sea un poco observador se puede dar cuenta de que los sonidos labiodentales (f y v) son inexistentes (v) o casi inexistentes (f) en euskera. Por eso cuando se normativizó el vascuence batúa (1960s) decidieron eliminar la v y dejaron el grafema b para representar la v y la b; después de todo no existía diferencia fonética.

Las palabras que en latín empezaban con f (farina, fabulare, femina...) en castellano, por influencia del vascuence, perdieron la f generalmente ante vocal, transformándose en h como en: harina, hacer, hinojo, haba, hablar, hembra, higo, hoja, hilo, hambre, humo...; aunque hay excepciones como fama, febrero, fiebre, familia, fiesta, filo, fin, fuego..., que normalmente son cultismos, al contrario de los otros casos. También se dieron casos de pérdida de f intervocálica, cuando los hablantes las percibían como palabras prefijadas, como en ahogar, sahumar... Cuando no las percibían como prefijadas (cultismos aparte), se transformaban en el fonema b o desaparecían: provecho (de profectus), rábano (de raphanus), dehesa (de deffensam)... En topónimos y apellidos se ven incluso casos en los que nombres (o sus derivados), que no habían perdido la f inicial latina, sí la pierden: Honcilla (Ledigos, Palencia), Hontanar (Toledo), Hontecillas (Cuenca), Hontanares (Ávila, Guadalajara y Segovia), Hontanas (Burgos), Hontalbilla (Segovia), Hontalbilla (Valladolid), Honrubia (Cuenca), Hontanaya (Cuenca)... Todos estos ejemplos anteriores son derivados del latín fonte (fuente), pero sólo se dan en Castilla o en zonas donde se habla asturleonés de transición al castellano: Cantabria. El cántabro no es un idioma, sino un dialecto de transición entre el asturiano y el español de Castilla.

En el libro "Historia de la lengua española" de Jaime Oliver Asín se menciona un poema en
relación con el matrimonio de los Reyes Católicos y la creación del Reino de España: "Llámala Castilla Ynojo, que es la letra de Ysabel, llámala Aragón Finojo, que es la letra de Fernando." Y es que la España de los Reyes Católicos, de forma similar a la actual, contaba con una considerable variedad lingüística. Se cree que el poeta aragonés Pedro Marcuello, autor del poema, quería celebrar la feliz unión de Castilla y Aragón, con un poema con las iniciales de ambos monarcas.

Los Reyes Católicos con el hinojo.

La unión dinástica de la Corona de Castilla y de la Corona de Aragón se efectuó en 1479 y una rama de hinojo simbolizaba esa unión. Al igual que la propia palabra “hinojo” la rama de hinojo representaba la unión de las dos Españas y las dos hablas, castellano y navarroaragonés, que dieron origen al español. Y es que, como acabamos de ver, en Castilla decían "inojo" (sin h) con la letra inicial de Isabel y en Aragón (y Navarra...) decían "finojo" con la letra inicial misma de Fernando. En aquella época no estaba definida la ortografía, así que es normal ver escrito Ysabel e Isabel, así como inojo, ynojo e hinojo.

El topónimo Foncillas se da por toda la geografía española, en Aragón, Cantabria, León... En Navarra, incluso en su capital, Pamplona, hay algunos apellidados Foncillas. El apellido Foncillas es de origen aragonés. En muchos casos de la evolución del latín surgieron soluciones idénticas o similares en distintas lenguas romances. De ahí que a menudo haya topónimos coincidentes en áreas de España que hablaron asturleonés, castellano o navarroaragonés. No obstante en Castilla (solamente) se encuentran topónimos equivalentes como Honcilla en los que sí ha desaparecido la f inicial latina a pesar de ser de la familia de "fuente".

Algunos filólogos tienen sus dudas sobre la influencia que tuvo el vascuence y se preguntan cómo si en Navarra había un gran número de vascohablantes el romance navarro había mantenido la f inicial que existía cuando todavía era latín. Yo planteo una solución al respecto: que Navarra era un territorio mucho más romanizado y no había tantos vascófonos por tanto. De hecho, ya hemos visto que en la Navarra prerromana (Navarra es la denominación posterior a la Marca Hispánica) las lenguas principales eran celtas. La romanización más intensa en Navarra que en Castilla y Vascongadas no sólo se debería a la época romana en sí, sino a épocas posteriores, por la gran influencia de monasterios como el de Leyre que irradiaron gran influencia en el habla de la gente. El navarroaragonés deriva del latín, pero es una lengua intermedia entre el catalán y el español.

No es hasta hace escasas décadas que el nacionalismo vasco ha empezado a utilizar el término Nafarroa. A partir de ahora creo que cuando vea el nombre Nafarroa no voy a poder evitar pensar en el término "navarroaragonés" por el diptongo oa, que coincide en "Nafarroa" y "Navarroaragonés", y por la f que el topónimo "Nafarroa" recibió del navarroaragonés.

El hecho de que la f sea foránea al vascuence y que venga del navarroaragonés lo admiten incluso los filólogos abertzales. No digo que el término Nafarroa no esté documentado, pero es que históricamente ha tenido más arraigo entre los propios vascófonos el topónimo Navarra. E insisto en que la f de Nafarroa es un préstamo de origen navarroaragonés. Puesto que "Navarra" es un nombre autóctono creo que no debería importar en qué lengua estemos hablando para usarlo. Debería usarse siempre el nombre "Navarra", o como mucho ponerlo en euskera con b para adaptarlo a la ortografía eusquérica actual.

Lo mismo que la izquierda aberchunga empezó a denominar a su imaginado Gran País Vasco como Euskal Herria soló desde los años 1970, es también entonces más o menos cuando empezaron a llamar a Navarra como Nafarroa. Los nombres que usaba la etarrada hasta entonces eran Euskadi y Nabarra. Todavía hoy hay abertzales que llaman a Navarra en euskera así: Nabarra. Por ejemplo tres webs navarras abertzales, Nabarralde, Nabarra Aurrera, y Nabarlur, prefieren Nabarra a Nafarroa y no dudan en usar Navarra tampoco. Hay que recordar que la exclusividad de los caracteres k, b, z, tx... en vascuence no se dio hasta el nacimiento del euskera batúa hace medio siglo, por lo que escribir Navarra en euskera como "Navarra", en vez de escribir y decir Nafarroa, no debería sorprender a nadie.

El nombre de Navarra aparece escrito por primera vez en las crónicas francas en 769 de nuestra era. Esa remota época en la que Navarra aparece escrita con "v" no era precisamente anteayer, pues aún faltaba un siglo para que se fundara el Condado de Castilla. El nombre de Navarra con "b" no aparece hasta casi 300 años después, en 1050, cuando Castilla aún no era ni un reino. El nombre Nafarroa es mucho más moderno y se debe a la lengua navaroaragonesa (el romance navarro) tan extendida en Navarra. Repito que "Navarra" no es un nombre castellano porque Castilla no existía cuando se acuñó. Es más antiguo y navarro e incluso más euskérico que el nombre navarroaragonés "Nafarroa".

La f era y es muy extraña al eusquera y en consecuencia lo era también para el castellano, pero era un fonema muy usado en navarroaragonés, prueba de que en Navarra y Aragón no había tantos vascófonos, como se suele creer. Lo que está claro es que el latín sí estaba muy extendido entre navarros y aragoneses. Es decir, Navarra y Aragón estaban muy romanizadas. De otra manera no se puede explicar que en navarroaragonés no haya habido pérdida de f inicial latina. Y hay más, la f de Nafarroa penetró milagrosamente en vascuence. Hay muchos navarros que repueblan España, por la reconquista.

La gente de la Meseta en castellano primigenio, era incapaz de decir el gentilicio "nafarro", "nafarrillo", por lo que se perdía la f en el intento, legándonos topónimos como Narros, La Najarra, Naharros, Naharrillos... En América latina, más arcaizante lingüísticamente que España, se conserva este fenómeno como se puede oír en la palabra "fuego" que la dicen "huego" con h aspirada.

Mapa de la extensión horizontal primitiva del navarroaragonés hoy conocido como fabla aragonesa en Huesca y como panocho en Murcia.

Más información sobre toponimia derivada del latín "fonte" con pérdida de f: Toponimia campurriana el agua (I)

Pamplonica

martes, 30 de abril de 2019

Francos en Navarra


Los francos eran un pueblo germánico que invadió la Galia romana. El gentilicio "franco" dio origen al gentilicio "francés". Nos interesa saber del pueblo franco porque ha dejado una indeleble huella en buena parte de España, particularmente en Navarra. Los francos se establecieron también en Portugal, Italia... De ahí que el apellido Franco sea tan frecuente en Italia. El apellido y el topónimo "Franco" entró en España por el Camino de Santiago y el camino nace en Francia, la tierra de los francos. Es lógico que haya gente apellidada Franco en Galicia como el dictador, pues en Galicia termina el Camino de Santiago. Después de todo, el Camino de Santiago nació en Francia y a través de él entraron una gran cantidad de francos que  se quedaron a lo largo de todo el camino. 

Debido a la peregrinación a Santiago de Compostela hubo aportaciones del francés, occitano... que legaron léxico a la lírica cortesana. La mayoría de estos galicimos se mantienen en español como el caso de "rúa" (calle), que también fue cogido por gallego y portugués. Los topónimos navarros Franco-Andía y Francoa-Chiqui en el monte El Perdón, son buena prueba de ello. Es que el Camino de Santiago transcurre por el monte de El Perdón, cerca de la localidad navarra de Cizur Mayor y de las de Uterga y Legarda. En Pamplona ya en la Edad Media había una mayoría franca hablante de romance occitano. De hecho, de los tres barrios o burgos pamplonicas, sólo La Navarrería hablaba vascuence, mientras que San Cernin y San Nicolás hablaban romance. De ahí la relativa frecuencia de topónimos francos en Pamplona y La Cuenca. Los nombres de los barrios, de La Chantrea y La Rochapea tienen este origen. Rocha se traduce como "roca", mientras que "pea" se cree que es un término eusquérico traducido como "debajo" relacionado con "behea". Tenemos en Pamplona varias calles que se llaman (en su versión antigua) "rúa"...., similar al francés "rue".

El prefijo "jus" se usa o usaba tanto en occitano, como en catalán, como en navarroaragonés. Se da por ejemplo en Cataluña (Pallars Jussà) y también en las cercanías de Pamplona (Juslarrocha, Juslapeña). Por darse el prefijo "jus" en todas esas lenguas romances a veces no es siempre fácil saber de Pamplona para arriba si un topónimo con "jus" es navarroaragonés u occitano. Juslapeña es un topónimo considerado de origen navarroaragonés. Juslapeña se traduce como "bajo la peña". Como no cuadra con la Academia de la Lengua Vasca encontrar un nombre romance tan al norte de Pamplona, se sacaron de la manga el topónimo eusquérico Txulapain, que a pesar de ello se ha aceptado como cooficial. Se documentan también Val de Sant Estevan, (1268), Sant Esteuan de ius la Peynna (1366), San Esteban de Juslapeña (1534), todos ellos topónimos navarroaragoneses. Juslarrocha en cambio parece claro que es un topónimo occitano. Se traduce como "bajo la roca", igual que La Rochapea.

Nombre antiguo de una calle pamplonesa con la denominación de origen galorrománica "rúa". Además hay una calle, Chapitela, que deriva del francés "chapitel", y la cuesta de Labrit tiene el nombre de una localidad francesa.

San Cernin, misionero cristiano de las Galias, fue el que bautizó a San Fermín y a miles de navarros, los primeros cristianos de Navarra. De ahí que sea patrón de Pamplona. Se dice popularmente que el pañuelico rojo que usamos en nuestras fiestas es en memoria de la sangre que derramó San Fermín al ser martirizado con un toro por sus creencias religiosas. San Cernin es la versión franca (occitana concretamente) del nombre San Saturnino. San Cernin tiene una iglesia en su honor en el Casco Viejo pamplonés, la de San Saturnino. También hay un colegio en su honor, San Cernin, apodado de las francesas por su tradición de enseñar el francés y por sus frecuentes intercambios con escolares franceses de la famosa cadena de colegios La Salle.

En los alrededores de Pamplona, en la localidad de Villava, hay un paraje con nombre francés, Martiquet, donde están sus piscinas municipales, de las que reciben su nombre, aunque se empeñen en eusquerizarlo escribiéndolo Martiket. Los gobiernos navarros deberían hacer un ejercicio de sentido común y devolver topónimos no eusquéricos como Martiquet a su grafía original. O al menos permitir que coexistan topónimos verdaderamente bilingües. Por ejemplo no Zizur Mayor/Zizur Nagusia, sino Cizur Mayor/Zizur Nagusia, o Ardoy/Ardoi. Eso se tiene que aplicar especialmente a topónimos no eusquéricos como Martiquet. Los abertzales, que han estado al frente de departamentos que han decidido casi siempre sobre los topónimos navarros, no deberían decidir sobre este importante asunto, porque es que como darle cerillas a un pirómano. Lo han hecho con todos los gobiernos navarros en mayor o menor medida. Los nombres de lugar te hacen identificarte con ese lugar. 

Las piscinas municipales de Villava están en el paraje de Martiquet, entre Villava y Huarte. Como vemos por la intensidad del color, el apellido Martiquet se da donde más en Francia y en menor medida en zonas de América donde hay colonias de origen francés como Argentina, Canadá y Colombia. No obstante este apellido no cuenta con demasiados portadores ni en Francia.

Estella era una localidad franca en la Edad Media, así que era enteramente occitanohablante, no vascófona. De ahí su nombre romance, muy parecido al francés Estelle y al español Estrella. Decir que Estella es un topónimo castellano es una barbaridad, pues se denominó Stella en latín, medio milenio antes de que Castilla, con sus fieles soldados vascongados, conquistase el Reino de Navarra. Afirmar que Estella es un nombre castellano sería una barbaridad parecida a la que algunos hacen al afirmar que apellidos como Martínez, López Pérez...son todos apellidos castellanos. Como si Castilla se hubiera dedicado a repartir colonos castellanos por todas partes de España, y por eso ahora los apellidos acabados en "ez" serían mayoritarios en el País Vasco, Aragón, Navarra... Llamemos a las cosas por su nombre, esos son apellidos españoles. Se formaron más o menos a la vez en toda España. Pérez, Martínez, López... son apellidos tan navarros como Ezpeleta, Zubiri o Irigoyen, aunque también sean autóctonos del conjunto de España.

El nombre latino Stella lo eligió el rey de Aragón y Pamplona Sancho Ramírez porque era una parada importante en el Camino de Santiago navarro (Campus Stellae). El origen de la segunda parte del topónimo de Santiago de Compostela es precisamente Campus Stellae. Pero mientras en gallego perdió una l, en romance navarro la mantuvo y le añadió una "e" antes de la "s" dando origen al topónimo Estella. Estella no fue en la Edad Media vascófona, sino occitanófona, como Pamplona. Eran localidades de población mayoritariamente franca. Por eso no se hacía referencia a ellas con topónimo eusquérico alguno. Si Campus Stellae hubiera estado en Navarra se habría llamado Campostella o algo así, a imitación de cómo evolucionó aquí el nombre Stellae a Estella.

Como los francos repoblaron buena parte de España en la Reconquista, nos podemos encontrar con topónimos y apellidos de este origen como Gascón, París, Narbona, Narboneta...por diversas regiones españolas. Aquí en Navarra por ejemplo en Ezcároz (Salazar) hay un texto de antaño mencionando a un vecino con el apellido París. No todos los París llegaron a España en la Edad Media. Roncal-Salazar es una comarca vecina de Francia y Aragón, por lo que la influencia de ambas es considerable.

Por otro lado hay que decir que hasta los vascófonos se referían a las localidades francas de Estella, y Pamplona, con sus nombres actuales no eusquéricos, como muestran los topónimos DOCUMENTADOS, por ejemplo Estellerri, Estellerri bidea, Pamplonagañe... No debería permitirse que un ayuntamiento tenga tanta autonomía como para denominar a su localidad como le venga en gana, como han hecho con Estella que ahora se llama oficialmente Estella-Lizarra. Puedo entender en todo caso que se use Estella o Lizarra según el idioma que se use.

Tener autonomía municipal para darle un mal uso es como darle a un mono una pistola cargada y pretender ingenuamente que no vaya a hacer uso de ella. Asumamos la realidad, Estella, Pamplona y el conjunto de Navarra somos básicamente hispanohablantes monolingües. Sólo muy al norte de Navarra hay un porcentaje de BILINGÜES con eusquera, porque ya murieron la inmensa mayoría de los abuelicos vascófonos monolingües. Además en esa zona de Navarra sólo viven cuatro gatos. Los viajeros que nos visitan tienen la idea de que en Pamplona hay un alto porcentaje de vascófonos porque todos los cartelicos son bilingües. No reflejan la realidad social pamplonesa, ya que solamente hay un 7% de bilingües en Pamplona. La mitad de los cuales prefiere usar el español en sus relaciones sociales.

En Aragón hay un pueblo muy cercano al Valle del Roncal, Navarra, conocido como Canfranc. Su población estaba principalmente compuesta por francos, por lo es lógico deducir que el sufijo "franc" deriva de "franco". Además es que es uno de los pasos históricos de la frontera franco-española. Los reyes aragoneses concedieron a Canfranc privilegios fiscales por su situación fronteriza y la pobreza de sus tierras en plenos Pirineos. Canfranc además era el primer pueblo del llamado Camino de Santiago Aragonés.

Valcarlos es un pueblo navarro fronterizo con Francia. Su cultura está muy afrancesada, por ejemplo se dan más de dos besos en la cara para saludar a una persona, incluso entre hombres. Valcarlos es el primer pueblo navarro por el que pasa el Camino de Santiago. Folclóricamente hablando forma parte de la Navarra francesa (o Baja Navarra), conocida históricamente como Ultrapuertos. La Navarra francesa perteneció un tiempo a España, como Rosellón, la Cataluña francesa. Se cree que el topónimo Valcarlos, Valle de Carlos, viene de Carlomagno, el más célebre de los monarcas francos. Volviendo de guerrear contra el Islam en Zaragoza, el emperador franco tuvo un encontronazo armado con los moradores del área. Los locales derrotaron al franco. Esta hazaña se ha visto reflejada en la célebre Chanson de Roland. De este Roland viene el apellido navarro Roldán.

La iglesia de Valcarlos tiene una innegable influencia francesa en su estilo arquitectónico.

Roncesvalles es el siguiente pueblo navarro en el Camino de Santiago. No se sabe con certeza, pero se cree que su nombre es una forma afrancesada de un previo topónimo eusquérico y que posteriormente pasó al romance navarro. Por enésima vez la los "expertos" abertzales se han sacado de la manga un topónimo sin historia como es Orreaga y se quedan tan campantes. Están documentados algunos topónimos eusquéricos para Roncesvalles, pero ninguno ha conseguido el placer de los euscolocos. Roncesvalles es la otra localidad navarra relacionada con la historia relatada en la mencionada Canción de Roldán.

Burguete es el siguiente pueblo en el Camino de Santiago desde Roncesvalles. Su relación con Roncesvalles es tal que, entre otros, se ha conocido como Burgo de Roncesvalles. También se ha conocido como Burguet de Roncesvalles, un topónimo que con la pérdida de la e final, tiene un característico sabor franco occitano. El nombre es lo suficiente transparente como para atribuirle un origen en "inmigrantes" francos y efectivamente ese es su origen. Además todos los topónimos documentados de Burguete menos Auriç son romances. En este caso sí está documentado un nombre en vascuence, Auriç, pero los "expertos" lo han "adaptado" al idioma guipuzcoano, el batúa, y lo han denominado Auritz. Burguete es un pueblo famoso por su raza particular de caballos, los burguete. Burgui es un pueblo roncalés, así que cercano a Francia. El topónimo se cree relacionado con un barrio de la también roncalesa localidad de Isaba, barrio que se conoce como Burguiberría, es decir "burgo nuevo". Recordemos que los burgos se suelen deber a poblaciones a poblaciones fundadas por francos.

Urdax es otra localidad al norte de Navarra junto a la frontera con Francia. También con un claro toque francés. Urdax es un topónimo romance, pero no hay un origen claro. Se teoriza que pueda venir del vascuence "urde", "urdaiz". También está la posibilidad de que derive del antropónimo Jordán. Yo añadiré otra posibilidad bastante plausible. Pues como Navarra y Aragón han tenido muy presentes el elemento celta desde mucho antes de los romanos, quizás un sustrato celta haya dado la terminación en x de Urdax. Yo lo comparo a la cercana Dax, conocida en época romana como Aquae Tarbellicae. Los celtas galos tenían una gran tendencia a sufijar nombres propios en x, como podemos comprobar en registros históricos de Vercingetórix, máximo líder galo que se rindió a Julio César. Los comics de Astérix y Obélix reflejan la historia gala en época romana.

Es posible que un sustrato celta hiciera que tanto Dax como Urdax sufijaran sus topónimos romances en x. En el artículo sobre la Navarra celta ya vimos que la zona del Bidasoa (cercana a Urdax) por influencia celta alteró un tanto el eusquera local. Por otro lado el topónimo celta "landa" está presente tanto en Urdax como en Dax. Dax está en el departamento de Las Landas, mientras que Urdax tiene un barrio conocido como Landíbar, es decir, Landa Íbar. Urdax tiene otro barrio famoso que se conoce como Dancharinea. También tiene un barrio, Tejería, con nombre innegablemente romance. ¿Se habrá hablado romance aquí alguna vez? Parece que sí, quizás debido a ser paso fronterizo. El Camino de Santiago pasa también por Dax, que era un gran punto de atracción de peregrinos hacia Santiago de Compostela.

Muchos de los francos eran de Gascuña y también nos legaron topónimos y apellidos derivados como Gascueña, Gascoñuela, Gasco, Gascón... Gascue es un concejo del ayuntamiento navarro de Odieta que tiene el aspecto de ser la forma diptongada de Gasco por acción del aragonés (el romance navarro). Es un topónimo de una localidad muy pequeña, por lo podría tratarse de un topónimo menor. Si efectivamente es un topónimo menor derivado de Gasco, sería un gran shock para los abertzales, pues indicaría que se habló navarroaragonés tan al norte como la comarca de Ulzamaldea. Si hubo celtas (Ulzama es un topónimo celta) en la antigüedad, ¿por qué no iba a haber francos en la zona en el medievo?

Además Gascue está a sólo 20 km del Camino de Santiago después de todo. La diptongación ue es castellana y navarroaragonesa, pero no occitana, por lo que si efectivamente tiene este origen algún fenómeno tiene que haber acontecido para aragonesizarse. Quizás pobladores hablantes de romance navarro se instalaron en un lugar fundado o denominado previamente por francos gascones. Se cree que el apellido Gastón deriva de Gascón. Lo cierto es que en Navarra una rama destacada de los Gastón viene de Isaba, Roncal y Roncal limita con Bearne que forma parte de Gascuña, una región histórica francesa, repartida entre las regiones administrativas francesas de Nueva Aquitania y Mediodía-Pirineos. Parece que el apellido Gastón en origen era un nombre de pila y de hecho en Francia lo es y está bastante extendido. Gastón era el nombre de pila de varios nobles del vecino Bearne (junto a Navarra y Aragón). Varios de estos tienen diversas relaciones históricas con Navarra y la Corona de Aragón, incluso, por ejemplo Gastón IV de Bearne tiene un papel fundamental en la Reconquista de Zaragoza.

Región francesa de habla gascona incluyendo el pequeño Valle de Arán. Este turístico valle es junto con la ciudad de Lérida y Tabarnia parte de la Cataluña no independentista.

Como reliquia de su antigua pertenencia a Gascuña el Valle de Arán mantiene la lengua gascona, a veces considerada como dialecto del occitano. El gascón se denomina aranés en el Valle de Arán.

El imperio de los francos llegó a abarcar mucho más que la actual Francia, incluyendo partes de España, Italia y toda Alemania, Holanda, Austria, Bélgica... Todavía existe una región de Franconia en recuerdo de los francos que abarca principalmente el norte del estado alemán de Baviera. También existen dos ciudades alemanas con el nombre de Frankfurt o Fráncfort, que se puede traducir como Fuerte Franco. Esto nos da una idea de lo mucho que penetraron los francos en la actual Alemania. El Franco Condado es parte de la región administrativa francesa de Borgoña-Franco Condado. Su nombre también hace referencia al pasado franco de esta región histórica francesa. Por cierto que el Franco Condado (Franche Comté) estuvo muy vinculado a España ya que perteneció al Imperio Español.

Imperio franco en su momento de auge. Se puede apreciar Navarra como parte de la Marca Hispánica.

La Marca Hispánica, de la que Navarra formaba parte, era la marca del sur del mismo imperio. Una marca era un tipo de estado fronterizo con un territorio hostil. La Marca Hispánica era la marca del sur. Austria era una de las marcas del este, de ahí su nombre. En época carolingia se conocía sólo como Marca del Este u oriental. El futuro Sacro Imperio Romano-Gerrmánico, heredero en parte de los carolingios es el que terminaría de denominar a la Marca del Este como País del Este, Austria.

Nombres como Francisco, Francesco, Francis, Francesc, François, o el apellido Francés tienen origen en el sustantivo Franco que es un gentilicio. En honor a los fueros especiales que se les daba a los francos se empezaron a crear las villas francas. De ahí vendrían multitud de Villafrancas repartidas por España, Italia, Francia... que no necesariamente se poblaron con francos. Aquí en Navarra tenemos una Villafranca en la Merindad de Tudela. En Navarra tenemos también el apellido Alemán y en Pamplona el topónimo Los Alemanes en el barrio de La Chantrea. El apellido Alemán (o Alemany...) está muy extendido por las dos grandes áreas metropolitanas españolas de Madrid y Barcelona, por Sevilla, Sta. Cruz de Tenerife, Navarra y varias de las provincias de repoblación navarra en la Reconquista: Castellón, Valencia, Alicante y Murcia.

Al apellido Alemán aunque tiene un origen en alemanes de antaño, sus portadores vinieron a España alrededor del año 700, y lo hicieron como francos desde Aquitania. El topónimo pamplonica "Los Alemanes" tiene origen en personas apellidadas Alemán. Por otro lado hay que recordar que el gentilicio "alemán" y el topónimo "Alemania", muy similar en las diferentes lenguas latinas, pero muy diferente en las lenguas germánicas, deriva de "alamán" y los alamanes sólo eran una de las muchas tribus germánicas. Esta tribu estaba más o menos situada en el suroeste de la actual Alemania.

Aquí arriba podemos ver, a la derecha del Imperio Franco, Alemania o Alamania, el territorio de sólo una tribu germánica que ha dado nombre en las lenguas romances al conjunto de la actual Alemania.

También se puede apreciar que los antiguos alemanes o alamanes eran parte del Imperio Franco, así que eran considerados francos. Además cuando los primeros francos apellidados Alemán entraron en España en 700 (aproximadamente), como ya hemos comentado, estaban asentados en Aquitania, de donde pasaron a España.

Pamplonica

miércoles, 24 de abril de 2019

¿Qué es ser navarro?


¿Es simplemente no ser vasco? Para muchos navarros ser navarro es no ser vasco, y punto, o simplemente no ser abertzale. Algunos navarros que conozco, tienen muy claro que no son vascos, pero no tienen tan claro qué es ser navarros. Estaremos de acuerdo en que una identidad se pergeña basándose en algo que se es, no que no se es.

El pañuelo rojo, símbolo navarro frente a la homogeneización vasca

El pañuelico rojo es uno de los signos de identidad de los navarros, sin importar clase social, edad, sexo, si se es montañés, ribero..., o incluso si se es de Navarra o de fuera. Tampoco importa que se sea de izquierdas, derechas, abertzale o patriota español. En las fiestas de los barrios pamplonicas y en las de los pueblos los aberchungos están promoviendo el cambio del pañuelico rojo de toda la vida por el vasco azul a cuadros.

Cabezudo tudelano con pañuelico rojo

El pañuelico rojo, lo mismo que la faja roja, e incluso la boina roja con la ropa blanca, son prendas tan característicamente pamplonicas y navarricas que todo el mundo las identifica como nuestras, literalmente todo el mundo. Eso es cierto hasta el punto de que la mismísima compañía de entretenimiento Walt Disney ha hecho episodios de Mickey Mouse en países conocidos del mundo y el que representa a España combina un encierro con toros en Pamplona con una tomatina típica de Buñol, Comunidad Valenciana.

Mickey Mouse en "Al Rojo Vivo" está en Pamplona con Minnie y acaba corriendo el encierro y en medio de una tomatina.

La faja y la boina son tan nuestras que las propias palabras faja y boina, pasaron al español estándar desde nuestro viejo idioma navarroaragonés. Como este traje tradicional navarro es tan conocido por el mundo, se identifica como típicamente español. Probablemente por eso es que la izquierda abertzale quiere quitárselo de encima. ¿Haría lo mismo con las traineras y el zorcico? Posiblemente no, porque el modelo del buen vasco y del folclore vasco estándar es vizcaíno y guipuzcoano, no navarro y alavés.

Niños danzantes en Aoiz con pañuelo rojo

El rojo es un color que se suele identificar con el valor. El blanco en cambio se suele identificar con la pureza, así es considerado en Occidente como en Japón, partes de África Negra...

La jota navarra

La jota está más o menos extendida por casi toda España, de norte a sur y de este a oeste. Incluso, al otro lado del mundo, en una región de Colombia existe la jotas. Por no mencionar la jota tapatía propia del estado mexicano de Jalisco:



Sin embargo hay distintos tipos de jotas y distinto nivel popular de aceptación de la misma. El tipo de jota que nos concierne es el de las conocidas como jotas del Ebro: jota riojana, jota navarra y jota aragonesa. Las jotas del Ebro, aun con sus diferencias entre sí, se distinguen de las otras jotas españolas en cuanto a instrumentos utilizados y a estilo.

 Jotas de la Valdebro. Imágenes de joteros navarroaragoneses, de la Plaza del Pilar, Zaragoza, y de la Plaza del Castillo, Pamplona, en discos de jotas navarras y aragonesas.

Cada una de las tres jotas del Ebro también tiene sus particularidades. Dicen que la jota nació en Valencia. Si la jota nació en Valencia es lógico pensar que los jornaleros de Requena, Utiel y sus comarcas, a su regreso a casa comentarían maravillados el baile que habían visto y que se llamaba jota. Estos agricultores de Requena, Valencia, bajaban a la Ribera del Júcar a la siega del arroz a finales de septiembre y a la comarca de Lliria y las tierras del Turia a la siega de la alfalfa, del cereal y la cebolla.

Esta danza se extendió por Requena, Utiel y sus comarcas (que ya vimos que habían sido repobladas por gentes de origen navarro y aragonés) y seguramente estos mismos jornaleros fueron los que empezaron a transmitirla cuando subían a la siega del cereal a los Reinos de Aragón y de Navarra. La jota ha sido un baile y canto popular en casi toda Navarra de norte a sur, desde El Roncal, pasando por Pamplona, Estella, Tafalla, hasta Tudela. Poco a poco las instituciones musicales y culturales han ido relegándola a La Ribera, como si fuera algo extraño o exótico en Pamplona.

Jaén, Ávila y Salamanca, otras provincias de influencia navarra

En este blog pretendemos contar esa parte de la historia de Navarra tan desconocida tanto en Navarra como fuera. Aquí hacemos hincapié en la historia de Navarra que nació de la Marca Hispánica y que desde entonces ha tenido una proyección hacia la España del Ebro y del Mediterráneo, la España oriental. Es una historia olvidada o desdeñada en Navarra, pero es clave para saber qué es ser navarro. También es importante tener en cuenta lo que han aportado los navarros ilustres y anónimos al conjunto de España y de la Hispanidad.

La provincia andaluza de Jaén tiene bastante más relación con Navarra de lo que se piensa. No sólo se considera (según la leyenda) que nuestras cadenas y esmeralda se obtuvieron allí. La mayoría de andaluces que vinieron a Navarra en los años 50 y 60 vinieron de allí.

A Jaén fueron unos cuantos navarros en la reconquista y curiosamente jienenses de origen navarro han vuelto. Por algo el apellido Amezcua es tan común entre los jienenses que viven en Navarra. Las Amescuas están en Tierra Estella y ese es el origen de este apellido andaluz. Además no hay demasiadas provincias españolas que cuenten con más apellidados "Navarro" que la de Jaén. Y la mayoría de ellas son de la España oriental, ampliamente repobladas por navarros.

De hecho la parte oriental de Jaén perteneció al Reino de Murcia, que ya sabemos que recibió un buen número de repobladores navarroaragoneses o de castellanos y valencianos descendientes de navarros y aragoneses. Santa Quiteria, venerada en Navarra en Burlada, Tudela... es venerada en la localidad jienense de Sorihuela del Gualimar, situada en una de las comarcas jienenses orientales que pertenecieron al Reino de Murcia. Se considera que el nombre Sorihuela (lo mismo que la Sorihuela salmantina) significa "Soria pequeña". Soria ya sabemos que durante algún tiempo perteneción a los reinos de Pamplona/Navarra y Aragón y que fue repoblada por navarros y aragoneses. Así que parece ser que ambas Sorihuelas fueron fundadas por sorianos con un probable origen navarro. Sorihuela, la salmantina, está en la comarca de la Sierra de Béjar.

Panorámica de la localidad de Béjar. "La ancianita", la plaza de toros de Béjar, con 200 años es una de las más antiguas. 

Fuera de la España oriental las provincias de Salamanca y Ávila fueron de las que más navarros recibieron. Y por lo que vemos una parte de los repobladores castellanos de Salamanca eran sorianos, así que también tenían un componente navarro. Supongo que por eso la Sorihuela salmantina está en la comarca de la Sierra de Béjar. Béjar, como Pamplona, cuenta con uno de los encierros más importantes y antiguos de España. Béjar perteneció antaño al concejo de Ávila. En Cuéllar, Ávila, está otro de los encierros más celebrados de España. Se cree que Béjar recibió fuero propio al principio de la repoblación.

Además, aunque los navarros y sus descendientes causaron mayor impacto en la Corona de Aragón, también hubo unos cuantos que lo hicieron en la Corona de Castilla, como los Zúñiga. Diego López de Zúñiga fue un hidalgo, ricohombre de Castilla y Navarra. Poseía los títulos de señor de Zúñiga y Mendavía en Navarra, de Béjar y Castella en Castilla, señor de Baides, Bañares, Curiel, Grañón, Monterrey y de varias otras villas. Llegó a ser corregente cuando los reyes castellanos Enrique III y Juan II eran menores de edad. Los descendientes de este castellano de origen navarro jugaron un papel destacado tanto en España como en la América española, donde quedan muchos descendientes.

Nuestro vecino idioma aragonés hoy en día

El romance navarro fue la lengua principal del Reino de Navarra desde su nacimiento. Por eso era la lengua escrita en textos oficiales desde el nacimiento del reino y por eso fue la lengua que pasó en la reconquista a La Ribera y más allá. Además cuando llegó el castellano a Navarra, antes de 1512, se acogió con normalidad porque el navarroaragonés hablado de Pamplona para abajo era muy semejante, por lo que se tomó como algo muy familiar. Por la gran similitud entre castellano y navarroaragonés unos filólogos creen que las glosas emilianenenses (La Rioja) son textos en castellano y otros creen que es en navarroaragonés. Aunque últimamente se tienden a inclinar por que se trata de un texto escrito en una variante riojana del romance navarro (o navarroaragonés), lo cierto es que no es un gran error porque si el conjunto del navarroaragonés era similar al castellano, más aún lo era el navarroaragonés de La Rioja, vecina de Castilla. No hubo jamás imposición del castellano. Fue más que nada una situación de fusión de ambos.

El perder gradualmente el idioma navarroaragonés por el castellano no se tomó como pérdida realmente, pues el castellano se impregnó de navarroaragonés convirtiéndose en el moderno español. El romance navarro tenía una variante en el hermano Reino de Aragón, el romance aragonés. Los filólogos crearon el término "navarroaragonés" para el conjunto de las dos variantes. Por economía lingüística se tiende a denominar como aragonés a secas. El navarroaragonés o aragonés (y el español) es tan navarro como el vascuence y desde luego es más nativo de Pamplona para abajo que el vasco. Aquí abajo vemos el aragonés en gris, su dialecto de transición al español y sus dialectos de transición al catalán.

El aragonés es un remanente superviviente de lo que fue la lengua navarroaragonesa.

Se aprecia en el mapa que el aragonés es un idioma que se habla en un área limítrofe con Navarra. Como está hecho por catalanistas hay un dialecto de transición al catalán, el chapurriau, que consta como catalán, pero que es de transición entre el catalán y el navarroaragonés. El pallarés (Pallars, Cataluña), aunque no está en el mapa, también se puede considerar dialecto de transición entre el aragonés y el catalán.

Por la similitud con el castellano, proximidad, y prestigio del mismo, el idioma navarroaragonés fue sustituido paulatinamente, pero inexorablemente, hasta que hoy sus restos se limitan a unos cuantos valles norteños de la provincia de Huesca. Si contamos las hablas de transición, el aragonés también se habla en la famosa Franja y en el noroeste de Lérida.

La Franja Aragonesa es una zona controvertida, ya que los catalanes afirman que es catalanoparlante y por lo tanto debería pertenecerles. Sus habitantes sin embargo se sienten absolutamente aragoneses y no quieren rollos independentistas.

Lo navarroaragonés es también nuestro

Es una injusticia e incoherencia histórica pretender convertir/imponer en vasco mediante el fomento del eusquera y de topónimos vascófonos, muchas veces inventados (Zangoza, Tutera...) en zonas con cultura tan navarroaragonesa. Es un genocidio cultural en toda regla.

Como hemos visto en otros artículos, ni siquiera en La Montaña todo es únicamente y puramente vasco porque también allí hay instrumentos musicales, topónimos, vocabulario, trajes y bailes (aparte de la jota navarra) que parecen más aragoneses que vascos. Por ejemplo los trajes aezcoanos, salacencos o roncaleses tienen un aspecto claramente aragonés. El roncalés chunchún (instrumento musical) se da también en Aragón, aunque reciba otro nombre. Incluso hay una jota roncalesa llamada chunchún también. Por no hablar de las muy navarroaragonesas almadías que se dan tanto en Navarra como en Aragón.

Celebremos la batalla de las Navas de Tolosa

Euskal Herria no tiene historia, no ha sido un reino, en cambio Navarra sí ha sido un reino, y con mucha historia e íntimamente ligada al conjunto de España. El Gobierno de Navarra debería celebrar todos los años un acto conmemorativo en Jaén (donde se llevó a cabo la batalla de las Navas de Tolosa) que recuerde en qué contexto se logró la adquisición de las cadenas y de la esmeralda de nuestro escudo.

Quizás incluso fuera interesante celebrarla como día patriótico español. Ésta se puede decir que fue la primera gran batalla que unió a todos los españoles en la defensa de su país. Para Navarra la celebración es doble porque de ahí vienen nuestras cadenas y nuestra esmeralda. Por eso cada 16 de julio debería celebrarse, quizás a título personal, algún tipo de evento o memorial exaltando la navarridad y la hispanidad.

Pamplonica