martes, 28 de octubre de 2014

Como nos quieren imponer el euskera (2ª Parte)


Hace poco menos de un mes el Departamento de Educación del Gobierno Foral, presidido por José Iribas, retiraba una serie de 22 libros de texto de la asignatura de "Lengua vasca y literatura" de Educación Primaria  al considerar que "no se ajustan a la realidad institucional de Navarra ni al currículo educativo". Vamos que los troleros de turno habían incluido en los libros de texto los ya clásicos mapas de Euskal Herria y las ikurriñas con el fin de hacer creer a los niños y a las niñas navarros que Euskal Herria existe, que Navarra está incluida en ella y que la bandera de Sabino Arana es su bandera.

Obviamente, retirar no quiere decir prohibir, como algún tarugo ha llegado a argüir. El Gobierno de Navarra tiene el deber de hacer cumplir la legalidad en cuanto a materia educativa y nosotros no vamos a criticar este gesto a pesar de que probablemente llegue un poco tarde. No se puede dejar que la izquierda abertzale use un sistema educativo que pagamos todos en mayor o menor medida, para lavarle el cerebro a los críos.

Si una persona determinada quisiese adscribirse al nacionalismo vasco (o cualquier otra cosa), lo más lógico es que lo haga a una edad en la que con cierto criterio pueda llegar a esos planteamientos por sigo misma, y no que bajo la excusa del euskera y al estilo norcoreano el batasuno de turno le lave el cerebro a la criatura y le diga lo que tiene que hacer, lo que tiene que pensar y lo que tiene que sentir. Obviamente el deber del gobierno es velar por que los contenidos ofrecidos sean veraces y no un Caballo de Troya de los proetarras.

Aún saltará el típico paniaguado que nos dirá que eso del adoctrinamiento es un mito de los regionalistas malvados que están todo el día gritándonos "¡Que vienen los vascos!", a ese tipo de persona que o vive en otro universo o nos toma por tontos habría que decirle que no es algo que nosotros nos inventamos sino algo que ellos dicen de forma abierta. Por ejemplo de un documento de SEGI del año 2012 podemos sacar las siguientes citas textuales:

"el sistema educativo tiene tremenda importancia en la sociedad... para estructurar la independencia y el socialismo hay que convertir a los estudiantes en un instrumento revolucionario"

La otra parte importante de la ecuación son los padres, que deberían inculcarle al chaval valores y no anti-valores, pero los diferentes gobiernos difícilmente pueden velar por esto, a no ser que se demuestre que los padres inducen al menor a adoptar una conducta delictiva.

El consejero Iribas también denunciaba la aparición de una guía difundida por la Izquierda Abertzale llamando Gure Gidea cuyo objetivo era "hacer frente a la LOMCE y construir en Euskal Herria un sistema educativo propio". Dicha guía ha trascendido a los medios la semana pasada y se puede descargar desde este enlace (copiar y pegar en la barra de direcciones del navegador):

http://gurehezkuntzaeraiki.files.wordpress.com/2014/09/2b-gure_gida_zirriborroa_20140901_cas.pdf


Dicho documento nos permite hacernos una idea de qué quieren hacer los abertzales con la educación en Navarra:

En primer lugar deja claro que su ámbito de actuación es Euskal Herria, vamos no en forma de concepto cultural sino el mapa político de las "siete provincias" clásicas del batasunerio en las que se incluye de forma íntegra la actual Comunidad Foral a pesar de haber sitios de Navarra en los que el euskera no se hablado en cien... o diez mil años.

También heredan el farragoso discurso eufemístico de la IA, logrando que su dialéctica se parezca más a la neolengua de la novela "1984" que a otra cosa. Donde ponga "los agentes sociales" pensad en las tropecientas asociaciones que intentan abarcar todo tipo de ámbitos pero detrás de las cuales al final siempre en encuentran los mismos batasunos yonkarras que vas a encontrar un jueves haciendo el ridículo por los presos de ETA en alguna rotonda de Pamplona.

Emplean profusamente la expresión "todos y todas" a pesar de que diciendo "todos" engloban tanto a hombres como mujeres. El género de las palabras es una construcción lingüística, las palabras no tienen sexo. Viniendo de quien viene, lo raro es que no empleen la @ o la X, pero el texto ha de parecer serio aunque solo sea por encima.

Entre una serie de medidas lógicas a la que cualquier persona normal se sumaría y cuya finalidad es ocupar espacio y quedar bonito, encontramos el punto más importante para nosotros (y para ellos) en el que dicen pretender: "Un único modelo educativo que forme alumnos y alumnas euskaldunes plurilingües." Esto es lo que os veníamos diciendo en la primera parte de este artículo, pretenden que todo el mundo estudie euskera como lengua primaria por sus cojones, sí o sí. Como veis no hace falta echar las cartas con respecto a este tema: ellos mismos te lo dicen.

No faltan los reproches gratuitos hacia la LOMCE: sólo falta que pinten a Wert con cuernos y rabo. Tildan a esta ley de "antidemocrática, centralizadora, adoctrinadora, uniformizadora, mercantilista, retrógrada, segregadora y elitista." Les falta resucitar a Franco y decir que es franquista, como ya hacen en sus carteles.

Proponen medidas de flexibilidad con respecto a la organización del plan curricular, algo que calcan de los países nórdicos, pero obvian que en este tipo de países el sistema educativo hace un encaje casi perfecto en el que entre otras muchas cosas el oficio docente es uno de los más valorados socialmente hablando, no debido al sueldo (ligeramente superior a la media española) sino en gran medida a la exigencia del mismo: para ser maestro en Finlandia la nota de corte en la Universidad es superior a 9 sobre 10, después tienen que realizar un master antes de poder dar clase y un difícil examen estatal si pretenden llegar a dar clase en un centro público. Por no decir que se incentiva la formación permanente del profesorado y la obtención de resultados. Si no se obtienen dichos resultados la solución es bien fácil: echar al profesor, aunque esto no es común.

Si este tipo de medidas se implantasen en España, los de la marea verde en vez de salir a la calle a ondear cualquier bandera que no sea la de España iban a salir a volcar coches, no vaya a ser que se les exijan resultados, lo que viene siendo hacer su trabajo.

No se deja pasar la ocasión en la página ocho de volver a exigir un único idioma común que será el euskera, por supuesto. Para la IA el sectarismo lingüístico es un requisito sine qua non a la hora de construir su nación imaginaria. Si el idioma común fuese el fundamento por el cual una nación existe, no existirían países como Suiza o la India, en los que existen 4 y 24 idiomas oficiales respectivamente.

En la página 11 nos vuelve a decir que es necesario recuperar la cultura vasca, suponemos que se refiere a euskaldunizar los territorios, sobre todo en Navarra, que no tienen una marcada cultura vasca. Olvidaos de las jotas o cualquier otra seña de identidad que no sea genuinamente vasca, porque para esta gente ese tipo de manifestaciones de cultura "extranjera" no tienen cabida en la sociedad de "Euskal Herria" y las pretenden suprimir desde la más tierna infancia de sus alumnos.

Tras nuevos párrafos repletos de brindis al sol, vuelven la carga en la página 13 con sus medidas a aplicar contra la LOMCE. Su gran enemigo a batir son las evaluaciones externas que esta ley prevé dado que influyen en la nota final de manera significativa y al ser el Estado el que establece los contenidos fundamentales, son una perfecta prueba del algodón para saber si los profesores están haciendo su trabajo bien... o si no se están dedicando a inocular trolas a los chicos.

Para contrarrestar el efecto de estas pruebas, los batusis proponen en la página 16 que sean los gobiernos autonómicos de Navarra y el País Vasco los que se nieguen a cumplir los protocolos de pruebas externas o que no actúen punitivamente cuando se den este tipo de situaciones. Si esta condición no existiese, la comunidad educativa afín a la IA se echaría al monte y se negaría a impartir ese tipo de contenidos así como a que sus alumnos acudan a las pruebas (organizando fiestas si hace falta).

Está claro que esto generaría una situación en la que los alumnos no podrían tener título oficial alguno, sino uno de palo expedido por el medio educativo abertzale. Dejan claro que ellos se encargarían de conminar a las universidades y empresas de "Euskal Herria" a que aceptasen a los alumnos de su sistema educativo alternativo. Cabe preguntarse si pretenden logar esto por medio de la extorsión, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados.

Al final de la página 17 abordan de lleno el tema que nos ocupa: aseguran que la LOMCE hace posible que algún día les exijan que el castellano sea la lengua principal de estudio imposibilitando modelos como el D (íntegramente en Euskera) pero lo que realmente les parece ofender es que esta ley reconozca el derecho que tienen los padres a poder elegir que la enseñanza de sus hijos sea íntegra o mayoritariamente en Castellano. Esto último, reconocen, desbarata sus planes en los que utilizar inmersión lingüística (es decir, que todo el mundo aprenda euskera por bemoles) en su proceso de construcción nacional.

Reconocen que para hacer efectivo su faraónico proyecto de ingeniería social es necesario obligar a los niños a aprender euskera sí o sí, ya que son conscientes de que con la libertad de elección de modelos actual, el modelo D tocará techo y se estancará dificultando la expansión de su ideología, que se afanan en ligar a la cultura vasca. ¿Politización? No, claro que no. No contentos con esto, sientan las bases para "planificar la euskaldunización más allá del ámbito escolar", si siguen el esquema de obligarle a tus hijos a aprender euskera, cabría preguntarse si de forma análoga implantarían una suerte de "comisarios lingüísticos" para que vigilen que idioma habla en el parque. No es una exageración: en Infantil y Primaria en el País Vasco  los niños en “inmersión lingüística” que usan el castellano en el patio de recreo son castigados, y hace ya décadas. Libertad, será.

En las siguientes páginas afirman que la LOMCE incluye medidas como la publicación de resultados de evaluaciones que fomentarían la competencia entre los centros, algo a lo que se oponen por que según ellos supondría la aparición de centros educativos de primera y de segunda. ¿Tienen miedo a que sus ikastrolas salgan mal paradas?

Está claro que ningún sistema educativo que se precie ha de dejar a alumnos atrás, pero dar igualdad de oportunidades no quiere decir dar a todos lo mismo. El sistema ha de fomentar la excelencia, no igualar a todos los alumnos por lo bajo. Por mucho que esta propuesta aberchándal se rodee de un halo de modernidad del estilo a la democracia 2.0 en la que todos decidimos todo y obtenemos por ello verdades absolutas, le huelen los pies a los sistemas educativos fracasados en los que se evita suspender al alumno y hacerle repetir, no vaya a ser que lo excluyamos.

En resumen: la recua independentista pretende crear un sistema educativo en el que el euskera sea obligatorio y en el que por mucho lavado de cara que se le aplique en cuanto a dar flexibilidad a la hora de diseñar un programa adaptado a cada centro, al final se apliquen las mismas recetas caducas que igualan por lo bajo a los alumnos y que en las últimas décadas nos han llevado al sistema educativo ruinoso que hemos padecido hasta ahora. A esto le sumamos su negativa a que se establezca ningún tipo de control externo que certifique la calidad de su enseñanza y garantice la no existencia de adoctrinamiento político en los centros bajo su control. De esta forma se obtiene el perfecto borrego sumiso al nacionalismo vasco.

La Izquierda Abertzale no sólo quiere que tú pagues esto, sino que también les des a tu hijo para moldear su mente a su imagen y semejanza. Haz tu parte para que no lo puedan llevar a cabo.


"Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado." Sun Tzu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario