jueves, 22 de octubre de 2015

El timo del 'antifascismo'


Durante la última década han surgido como las setas, sobre todo en las ciudades, grupúsculos autodenominados "antifascistas". ¿A caso ha vuelto el fascismo o se trata la aproximación de la extrema izquierda al fenómeno del pandillerismo?

Basta ver el diseño y la retórica empleada en sus medios (twitters, blogs, foros, etc) para entender que estos chicos no pretenden ser monjitas de la caridad: llamamientos -velados o no- hacia la violencia política, estética tétrica o violenta con motivos de puños americanos, cadenas, gente encapuchada... Vamos, ese tipo de cosas que asustarían a las viejecitas, pero que cualquier persona con dos dedos de frente ve como algo propio de un Latinking o más bien un niñato que ha jugado demasiado al GTA.

No vamos a entrar en el sinsentido de adoptar una supuesta postura ideológica cuya única razón de ser es oponerse a otra, a la hora de la verdad su “tropa” demuestra una carencia casi absoluta de cualquier formación política que no se pueda obtener en la letra de una canción. Una muestra de esto puede ser la propaganda que difunde en las redes sociales algún grupúsculo "antifa" de Pamplona, como un cartel en el que llaman “nazis” a lo que ellos llaman ‘Navarra Resiste’, UPN y... ¡el SAIn! un partido político (Solidaridad y Autogestión Internacional) muy minoritario cuya máxima es... erradicar el hambre en el tercer mundo.

Propaganda 'antifa' de Pamplona

Como podemos ver, estos chicos no es que sean un primor intelectual, tampoco es que lo tengan que ser, ya que al fin y al cabo son carne de cañón al servicio de la Izquierda Abertzale, guardianes de la porra a los que poner literalmente patrullando las calles para amedrentar a quienes no piensan como a ellos les gusta, porque para esta gentuza el “fascismo” no son una serie de ideologías políticas muy concretas que resultaron derrotadas en la Segunda Guerra Mundial, sino el cajón de sastre en el que catalogar y de esta forma desacreditar a quienes no piensan como ellos.

Si son capaces de calificar como “fascistas” a un partido de izquierda cristiana como el SAIn –a ellos no les gusta el cristianismo–, es obvio el aprecio que nos tienen a quienes de forma útil y con cabeza defendemos la Navarra foral y española a pie de calle. Primero optaron por difamarnos, utilizando incluso pseudo-medios abertzales como ahotsa.info para publicar información manifiestamente falsa para cualquier persona que se tome la molestia de leernos en las redes. Como vieron que eso no daba resultado, sino que al contrario, le daba aún más publicidad a nuestras acciones propagandísticas, han optado por hacernos el vacío, no sin renunciar a callarnos a base de palos, como algún iletrado les pedía en las redes sociales: “Haber si nos vamos cayendo del guindo ya k estos como les dejemos sacar un poco la cabeza liaran alguna,kienes son,donde se juntan ,donde viven ,y a por ellos...” (cita literal incluyendo faltas de ortografía).

Este tipo de grupitos marginales son también un imán para descerebrados que buscan dar algún tipo de justificación política a sus ansias de violencia indiscriminada, para de esta forma llenar sus vidas y sentirse alguien con poder, si juntamos todo esto con policonsumo de drogas unido probablemente a algún tipo de trastorno psicológico, tenemos grupos de niñatos surgidos al calor del fútbol como los archiconocidos botas, minibotas y microbotas. Estas son una serie de bandas de Pamplona que tuvieron su punto álgido a principios de esta década y que protagonizaron numerosas agresiones, reyertas tumultuarias, atracos, disturbios callejeros...

Dichas bandas de ideología abertzale (algo omitido por “nuestros” medios) se asimilaban más a una banda callejera criminal, como pueden ser las bandas latinas. Cuando no había algún “fascista” al que agredir (algún “pijo” que vistiese un polo Lacoste, por ejemplo) se dedicaban a pegar a gente por sus gustos musicales -los Heavies del bar Atxiki- e incluso llegaron a agredir por algún tipo de excusa peregrina a un ex-preso de ETA, por sorprendente que esto parezca.

Ante este tipo de acciones propias de descerebrados, las cabezas pensantes de la Izquierda Abertzale decidieron desactivar el monstruo que ellos habían creado, incluso montaron una pantomima en la que calificaban las agresiones de sus niñatos como... ¡agresiones fascistas! Lo que nos devuelve al punto de partida, para esta gente el fascismo no es una ideología política determinada, para ellos se trata del mal absoluto y a el pertenecen todas aquellas personas que no comulgan con su ideología de extrema izquierda sectaria y excluyente.

Ellos se creen con el derecho a decirnos lo que podemos hacer, lo que podemos decir y lo que podemos pensar. No entremos en su juego violento porque es lo que quieren, respondamos a su propaganda con contrapropaganda y démosles donde más les duele: ejerciendo nuestro derecho a expresarnos en libertad.

La ideología de un “antifascista” en dos segundos

2 comentarios:

  1. Para empezar, el papel de un periodista debería ser informarse antes publicar cualquier tipo de artículo, y es obvio que no has realizado esa labor previa. El uso de vocablos como "niñatos" o "gentuza" muestra claramente tu posición política y todo artículo que pretenda informar ha de ser escrito objetivamente y no subjetivamente pues realmente están desinformando a la gente y haciéndoles ver lo que ustedes quieren.
    En segundo lugar, ellos no le dicen que hacer, que pensar o que decir, bien sabe que España es un país libre y usted y los individuos criticados por su persona pueden realizar este tipo de acciones dentro del margen de la ley y difundir, del modo que crea conveniente, sus ideales políticos.
    En tercer y último lugar, los antifascistas no califican de fascismo todo aquello que les contradiga o el "mal absoluto sino que se centran en el termino de fascismo y su definición en el S.XXI, es decir, un movimiento de exaltación nacionalista de carácter totalitario, o por otra parte, una actitud autoritaria y antidemocrática, estos mismos mencionados por la R.A.E. Así pues toda persona que contenga los atributos nombrados puede ser considerada fascista.

    Espero haber aclarado algunas de sus muchas dudas y falta de información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni soy periodista, ni esto es un medio. La RAE dice: "Actitud autoritaria y antidemocrática que socialmente se considera relacionada con el fascismo." y por esa definición se le puede considerar "fascismo" al comunismo, obiamente la RAE se adapta a la realidad social, y esta es que hay mucho retrasado que le echa al fascismo la culpa de todo :) Es obvio que el que no está informado eres tú: ¿Me puedes decir qué actitud "antidemocrática" o "autoritaria" tiene el SAIN para que lo llamen "nazi" o "fascista"? Que me quiero reir...

      Eliminar