viernes, 1 de diciembre de 2017

El futuro de los Fueros de Navarra


Una de las señas de identidad más características de las gentes de Navarra a lo largo de su historia ha sido un vívido fuerismo. Por lo que respecta a tendencias políticas y partidarias -autóctonas o foráneas pero de implantación popular-, el fuerismo también ha alimentado, a lo largo de casi dos siglos, a la derecha y el centro-derecha; incluso a cierta izquierda. Tradicionalistas, integristas, conservadores, derechistas de la CEDA, nacionalistas vascos (CNV y PNV), liberales… todos ellos integraron el fuerismo en sus respectivos idearios; elevándose, en el caso del carlismo, a categoría de una de sus cuatro columnas vertebrales.

Hoy día, el navarrismo social, cultural y político -heredero de las corrientes citadas, salvo la nacionalista y la residual napartarra- sigue alimentando el discurso, el simbolismo y la concepción del “nosotros”, de las diversas fuerzas partidarias que viene generando a lo largo del actual Régimen Constitucional del 78: Alianza Foral Navarra, Unión de Centro Democrático y Unión del Pueblo Navarro; por citar las más relevantes. También debieran recordarse, aunque con un papel muy desigual: Agrupación Popular Navarra, Frente Navarro Independiente, Partido Moderado, Regionalistas Navarros, Centro Democrático y Social y, sobre todo, Convergencia de Demócratas de Navarra. Por su parte, la Comunión Tradicionalista Carlista, todavía hoy, sigue enarbolando su histórico lema de Dios-Patria-Fueros-Rey.

Decíamos que esa referencia a los Fueros forma parte del “nosotros” del navarrismo social, cultural y de sus expresiones políticas. Frente a los nacionalismos vascos de derivas casi antagónicas, la tentación napartarra, las periódicas intentonas centralistas (¿Ciudadanos?), los supuestos castellanismos avasalladores, la universal globalización uniformadora… los Fueros navarros siguen siendo motivo de orgullo, sentido de la pertenencia, referencia identitaria, integrante básico de la memoria colectiva; todo un cuerpo jurídico y un estilo de “hacer las cosas”. Pero, en verdad, ¿sabemos qué son los Fueros? Y, en relación a esa cuestión, ¿siguen siendo operativos? ¿Tienen futuro?

Sigamos con los interrogantes. Si se viene hablando, históricamente, de Régimen Foral, ¿no sería más oportuno y correcto, hoy, calificarlo como “autogobierno de origen foral”? Pero, ¿es sólo una cuestión de palabras o hay algo más?

A mayor abundamiento, de plantearse estas cuestiones, a nivel de calle: ¿cuántos navarros podrían dar una mínima respuesta coherente? ¿Y las nuevas generaciones? ¿Y todos los navarros que nacieron en América Hispana, norte de África o en los países del este de Europa y que ya son ciudadanos de pleno derecho? A todos ellos, ¿no les integrará más en Navarra el aprendizaje y vivencia de un vascuence ideologizado, como herramienta para la “construcción nacional vasca”, que la referencia a una foralidad que seguramente desconocen y por la que difícilmente pudieran sentir afecto?

Ciertamente, la cuestión siempre está en el tapete de la actualidad, de una u otra manera. Hoy día, en que se viene cuestionando como supuestamente insolidario el sistema del “cupo vasco”, por natural y lógica extensión, nuestro Concierto Económico también es objeto de no escasas críticas; cuando no estigmatizado. Pero no todas las “escuelas” políticas al uso coinciden, ni siquiera en sus lecturas internas, al respecto. Así, Daniel Lacalle, personaje mediático de incuestionable factura liberal, ha defendido, muy recientemente, el sistema del cupo vasco como apropiado para toda España (https://www.elespanol.com/economia/20171124/264603547_13.html). Sin duda, los fueristas navarros, liberales o no, compartirán su criterio. Pero, en todo caso, Fuero no es únicamente Concierto Económico.

De hecho, se viene percibiendo en algunos ambientes, más o menos navarristas, cierta inquietud y preocupación ante todas estas cuestiones. Así la joven asociación Doble 12 inició sus actividades, el pasado 1 de diciembre de 2016, con una conferencia impartida por el parlamentario de UPN Iñaki Iriarte sobre el Fuero de Navarra. Poco después, el 18 de enero siguiente, ya en este año, los discretos “Diálogos en Pamplona” se centró en “Naturaleza, vigencia y futuro del Fuero de Navarra”, a partir de las actualísimas reflexiones del jurista José Viguria. Por último, el pasado 22 de noviembre, en el marco de los “Coloquios de UPN del valle de Egüés”, la Catedrática de Historia del Derecho, Mercedes Galán Lorda, desarrolló una ponencia sobre “Los Fueros de Navarra”. Algo se mueve, por tanto.

Ahora mismo, la crisis catalana ha planteado, entre otras tantas cuestiones, la eventualidad de una reforma de la Constitución Española, especialmente en lo que respecta a la configuración territorial; bien en clave federal o confederal. De presentarse el debate y la correspondiente negociación política, ¿qué salida tienen los Fueros?, ¿pueden jugar todavía un papel en ese previsible contexto? La respuesta corresponde, sin duda, a los expertos: juristas y políticos. Pero de poco servirá –en la lucha por la salvaguarda de la identidad navarra- si la participación navarrista se reduce a un ejercicio retórico o un puro nominalismo. En cualquier caso, insistiremos en que nuestro autogobierno de origen foral tiene su origen en los pactos por los que Navarra se incorpora a la unidad constitucional; de tal modo, ninguna reforma constitucional puede alterar estos pactos.

 Los reyes de Navarra eran taaan vascos, que nunca redactaron sus fueros en vascuence, sino en romance navarro y castellano

Los Fueros navarros han sido –sinteticemos- expresión de una comunidad cristiana, de un pueblo que vivía sus ideales y su religiosidad, por medio de unos instrumentos jurídicos que evolucionaron a lo largo de los siglos y en los que sus necesidades encontraban una acogida humana y una respuesta material.

En la Era de la Globalización, ante un nacionalismo panvasquista identitario muy activo y atractivo, a la foralidad navarra se le presenta la posibilidad de redescubrirse; de volver a ser un instrumento operativo que alimente su pulso vital, social y comunitario.

Los Fueros se asientan -se acepta generalmente- sobre tres conceptos básicos: tradición, pacto y principio de subsidiariedad. Estos tres conceptos, por su parte, son manifestaciones de la libertad civil personal; no de una libertad individualista y atomizada. Libertad civil y libertad política: libertades, en plural. Pero, ¿cómo articular estos conceptos en una sociedad posmoderna y descristianizada? Siendo, el actual, un régimen político en crisis de representatividad, ¿pueden, los Fueros, aportar alguna propuesta? Ante un Estado de deriva totalizante y totalitaria, ¿cómo salvaguardar un principio de subsidiariedad que estructure y promueva las libertades, derechos y capacidades de comunidades y personas? A una libertad entendida hoy como provista únicamente de derechos, y no de responsabilidades, ¿cómo educarla al servicio de “los otros”?

Los Fueros, el fuerismo como movimiento, se encuentran en una encrucijada acaso decisiva para su supervivencia, en la que deberán ponerse en marcha para afrontar los retos antes sugeridos. Con reforma constitucional y sin ella, es un reto ineludible.

Sila Félix

8 comentarios:

  1. Se repite hasta la saciedad que hace falta"pedagogía democrática". Yo diría que, en Navarra, lo que se necesita es "pedagogía fuerista y foralista"; conceptos que suenan similar, pero que no son lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¿dónde están aquellos grandes y famosos foralistas de tan insignes apellidos? ¿Qué pasará con nuestro viejo derecho Civil? ¿Terminará en un código LGTB...?

    ResponderEliminar
  3. Sí los fueros hubieran sido escritos también en euskera o vascuence (me da igual la terminología) el apoyo a ellos sería prácticamente total y se enseñaría también en las ikastolas.
    No me cabe duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al que lo le da igual es a nuestro euskogobierno, que reescribe leyes de los años 80 para poner euskera en vez de vascuence...

      ¿Sabías que Uxue te prohíbe decir “vascuence”?: http://www.navarraresiste.com/2017/08/sabias-que-uxue-te-prohibe-decir.html

      La “Ley del Vascuence” ha desaparecido del pasado de Navarra. http://www.navarraresiste.com/2017/08/la-ley-del-vascuence-ha-desaparecido.html

      Eliminar
  4. En todo caso, los unos por los otros, ¿qué se estudia en los colegios sobre los Fueros? ¿Se difunde algún programa informativo
    de los Fueros en alguna radio, periódico o televisión navarros, que no sean eruditismos absurdos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. La última exposición que recuerdo sobre el tema data de 2001. Aquí se puede consultar la información que está todavía colgada en la web oficial de entonces: http://www.cfnavarra.es/WebGN/SOU/navarra/DM/index1.htm

      Eliminar
  5. Entre los que usan el Fuero como arma arrojadiza contra el Estado (separatistas) y los que quieren cargárselo (reformistas centralistas), la verdad, esto es un sinvivir. Nunca fue inconveniente tener Fuero para estar en España.
    "Navarra, Foral y Española". Pero pronto, ni una cosa, ni la otra.

    ResponderEliminar