miércoles, 20 de diciembre de 2017

Navarra es monolingüe


Un 15% de vascófonos no hacen a Navarra bilingüe. Navarra tiene un mayor porcentaje de anglófonos que de vascófonos y nadie comete el absurdo de decir que Navarra es trilingüe. Por ejemplo el porcentaje de anglófonos en Madrid es mayor que en Navarra y eso no convierte a Madrid en bilingüe.

Tampoco a nadie en su sano juicio se le ocurriría la sandez de decir que Madrid es bilingüe. Así que no, Navarra no es bilingüe ni trilingüe, Navarra es monolingüe. Hay un pequeño porcentaje de navarros bilingües, trilingües, cuatrilingües..., pero Navarra es monolingüe.

Navarra, a diferencia de Guipúzcoa, Vizcaya, Galicia y Cataluña no es ni ha sido bilingüe nunca, como nos quiere hacer creer la etarrada.

En Cataluña por ejemplo los autóctonos siempre han sido bilingües. Tengo familia en Cataluña que emigró allí por motivos laborales como otros tantos españoles. A los no catalanes se les llama charnegos. Pues bien, mis familiares charnegos tuvieron que aprender catalán porque todo el mundo lo conocía, incluso durante los tiempos de Franco.

En Cataluña se sabe de innumerables casos de exclusión en las aulas contra los niños que no hablan catalán. Lo que hacen con los niños con el catalán lo hacen aquí con el euskera. Conozco casos en La Ulzama y aquí en Pamplona, en Buztinchuri.

En Buztinchuri al menos hay una clase en la que una parte estudiaba euskera como asignatura. Se hacían actividades de juegos para los niños de euskera mientras la parte de la clase que no tenía la asignatura de euskera estaba en un rincón apartada y excluida de los juegos. Esto es una actitud fascista y pasa en pleno s. XXI. También me constan de casos de estos en La Ulzama.

Conociendo a los euskosectarios, seguro que éstos no son una excepción, sino la norma por la que se rigen contra el idioma de todos los navarros.

En Navarra es mayoritario el español porque el aragonés hablado en Navarra (conocido localmente como navarro) se asimiló al castellano poco a poco. No por imposición de ninguna invasión de Castilla, sino por el prestigio que tenía esta lengua.

Navarra, C. Valenciana y Murcia son autonomías básicamente monolingües, con áreas bilingües de vascuence-español en la primera y valenciano-español en las otras dos. Esto convierte a nuestras autonomías en blanco de los ataques de las aspiraciones anexionistas vascas y catalanas.

Aquí en Navarra no son pocos los vascófonos que comentan que no les agrada el batúa (vascuence guipuzcoano básicamente). En el caso de Valencia y Murcia sienten que se les quiere imponer una lengua ajena a la suya, el catalán, con el falso nombre de valenciano.

Pero al margen de las lenguas minoritarias de nuestra regiones, la abrumadora mayoría hispanófona está hasta la coronilla de que se trate al español como lengua de segunda clase.

Mapa del País Vasco y Cataluña con las regiones españolas que aspiran a anexionarse a pesar de que la abrumadora mayoría de sus respectivos habitantes no tengan la más mínima intención de ser anexionados y menos de independizarse de España.

Aquí en Navarra ni siquiera la cuarta parte de nacidos en nuestra provincia hablan euskera, ni tampoco quieren, porque, entre otras cosas, saben que la enseñanza en euskera está contaminada por el adoctrinamiento abertzale. Por desgracia no es sólo cuestión de aprender una lengua, sino que el objetivo de la enseñanza del euskera es ganar conversos al nacionalismo vasco.

Por eso la insistencia del Euskogobierno de Navarra en que todas las ofertas públicas de empleo requieran el euskera. Por un lado excluyen a los navarros no aberchungos e hispanohablantes de otras zonas. 

Por otro lado traen con las Ofertas Públicas de Empleo (OPEs) sólo médicos, profesores... abertzales (colonos) a puestos desde los que pueden proselitar en favor del nacionalismo.

Además si lanzan sólo ofertas laborales para vascófonos están mandando el mensaje que quieren dar de forma desesperada: "si no aprendes euskera no mantendrás tu puesto de trabajo. Y si no mandas a tus hijos a euskera no tendrán futuro laboral en Navarra."

Ellos calculan que con ese mensaje todos los padres de niños mandarán a sus hijos a algún tipo de colegio o ikastrola con inmersión lingüística y esos niños votarán abertzale de adultos como ha pasado en Tafalla, un pueblo no abertzale antes de poner ikastrola y de que sus alumnos se hicieran adultos.

La lengua con sus conversos al nacionalismo es un buen plan para que Euskal Herria conquiste la españolísima y rebelde Navarra. Sin embargo Navarra seguirá españolísima e insumisa a la dictadura de Euskal Herria.

Pamplonica

3 comentarios:

  1. Se podrá decir más alto, pero no más claro. Gracias, Pamplonica. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas claras, mejor imposible.
    Es lo que ha pasado en Vitoria. Todos a estudiar el **** vascuence para que los niños no pierdan oportunidades laborales en puestos públicos. A nadie le importa que baje el nivel de comprensión lectora y que a cambio pierdan nivel en español o inglés, infinitamente más importantes, y con muchas más puertas laborales. Un despropósito absoluto. A ver quien es el guapo que pone el cascabel al gato y corrige el desaguisado.
    El miedo nos ha callado la boca cuando estábamos a tiempo. Ahora me temo, que puede ser demasiado tarde.
    De alguna forma se tendría que proponer un referendum en cada provincia, cuanto antes mejor, antes que los adoctrinados empiecen a ser mayoría, con una pregunta clara:
    *¿Estas de acuerdo en que en sanidad y puestos públicos se requiera a todo el personal un mínimo de vascuence/euskera; o por el contrario, que se requiera solo al porcentaje de funcionarios que representa a la población que prefiere ese idioma?
    Si la mayoría sale que no a la imposición, los padres no estarían tentados/obligados a llevar a los niños al colegio donde se de euskera, y se corta el problema actual y futuro de raiz.

    ResponderEliminar
  3. Además de todo lo dicho, hay que sumar la ingente cantidad de dinero público (=nuestros impuestos) que se destina a promocionar el uso de la lengua que habla una minoría. Dinero que no va a políticas sociales, ni a prepararnos mejor para el futuro como sociedad.

    ResponderEliminar