lunes, 10 de diciembre de 2018

SKOLAE: El sentido común frente a las teorías deconstruccionistas


¿Qué es el sentido común? “El menos común de los sentidos”, nos decían nuestros padres de pequeños. Lo cierto es que la explicación natural sobre las cosas suele ser la más sencilla. 

Si nosotros vemos en nuestros hijos si son niño o niña y les vemos cómo tienen diferentes apreciaciones de la realidad ya desde pequeños… ¿van a venir a decirnos desde los gobiernos que no, que el sexo de los hijos no tiene que ver con su género, y que tienen que probarlo todo antes de saber si se sienten hombre o mujer?  Esto no hay padre ni madre que lo aguante, y por eso se levantan las familias en muchos países contra la imposición de las empanadas mentales de ciertos intelectuales.  La escuela está para enseñar matemáticas, no para llenar la cabeza de nuestros hijos con dudas sobre su sexualidad bajo el paraguas de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.

Dicen desde el gobierno de Barkos que éste es un discurso “parroquiano”. Que nosotros sepamos, ya llevamos escritos varios artículos sobre el tema y todavía no hemos  mencionado ni a Dios ni a la Iglesia ni a otras religiones (que las hay en Navarra, por cierto). Al contrario, hay suficientes argumentos filosóficos, científicos, sociales y educativos para oponerse a que se enseñen las monsergas del género en la escuela, con su cortejo de palabras manipuladas, como la igualdad, la tolerancia y la discriminación. Sería importante que cada uno analizara cuál es el tratamiento real que se da a estos términos en los diferentes textos en los que se apoya Skolae. 

El pasado día 23 de noviembre, el cuatripartito y el PSN rechazaron en el Parlamento Foral una moción que pedía al Gobierno de Navarra “respetar el derecho de los padres y madres a elegir la educación que quieren para sus hijos, tal como amparan la Constitución y la Declaración Universal de Derechos Humanos”.  También se rechazó porque otro punto pedía que el material de cualquier programa que aborde la coeducación y la educación afectivo-sexual cuente previamente con el conocimiento de las APYMAS y el consentimiento de las familias. Lo que quiere decir que Skolae se ha redactado sin el consenso suficiente en la comunidad educativa. 

Por último, recordemos también que el cuatripartito y el PSN llaman “retrógrados” y nostálgicos del pasado a quienes se les ocurra utilizar el sentido común para evitar que sus hijos sean manipulados. Tenemos una ocasión magnífica delante nuestra para demostrar cuál es el criterio propio que los padres y abuelos nos han transmitido en nuestras propias familias. Nosotros no seremos intelectuales, pero sabemos que el sentido común también es una forma de conocimiento humano para el ejercicio espontáneo de la razón. Y pensamos aplicarlo a Skolae como hacemos al resto de los asuntos en nuestra vida diaria. 

Calíope

No hay comentarios:

Publicar un comentario