jueves, 14 de junio de 2018

La ministra de "educación" de Sánchez (PSOE) apuesta por Euskal Herria


La nueva ministra (señora Celaá Diéguez) de Educación del señor Sánchez, antigua consejera vasca de Educación del ejecutivo de Pachi Nadie, nos acaba de dejar dos perlas recién asumido el cargo. De una parte ha afirmado que Euskal Herria es una realidad histórica, cultural y lingüística, y de otra, apuesta por mantener y profundizar en la cooficialidad de las lenguas autonómicas, que en román paladino significa apostar por la inmersión lingüística y la marginación del castellano y los castellanoparlantes. Ya ni molestarse en preguntarle a la pájara qué opina del adoctrinamiento en las escuelas, seguro que lo negará como hiciera su antecesor en el cargo, el pepero Menéndez de Vigo.



Pues bien, en lo que respecta a Navarra, nos encontramos con un presidente del Gobierno en una gran minoría (85 de 350 diputados), investido por toda la morralla ultraizquierdista y ultraseparatista, y no tiene nada mejor que hacer que colocar de ministra de Educación a una señora procedente de la C.A. Vasca que, aunque  toda su larga carrera política la ha realizado con el PSE-EE-PSOE, parece tener una mentalidad más propia de alguien del PNV que de alguien supuestamente "socialista". En lo que respecta a la realidad política, institucional, cultural y educativa, la señora ministra considera nada menos que Navarra forma parte de la entelequia sabinoaraniana de Euskklerria, y en materia lingüística considera que hay que continuar profundizando en la inmersión lingüística y la marginación de la lengua común española y sus hablantes. 


La realidad es que el PSOE no tiene solución, y aquellos votantes bienintencionados castellanoparlantes y que se sienten españoles, y en el caso de Navarra que se sienten navarros y no vascos, más que nunca deben reflexionar no solo en toda la contribución del PSOE al actual desastre autonómico y separatista, sino en la posición que actualmente mantienen los cargos y dirigentes sociatas y sus 180.000 afiliados al partido. 

Si cada vez resulta más difícil apoyar al Partido Popular, un partido falto de ideas y proyectos, un partido que ha apoyado la inmersión lingüística en Cataluña, Valencia, Baleares y Galicia, pues imagínense si hablamos del PSOE. Y desde luego que en el PSC, PSE-EE y PSN-PSOE cada vez resulta más difícil encontrar un solo cargo o militante que tenga las ideas medianamente claras. 

Por eso, si queda algún militante sincero o decenas/miles de votantes que rechazan cuarenta años de deriva pro-separatista, deben plantearse abandonar al PSOE hasta que cambie de rumbo, y ya les anticipo que no ocurrirá nunca. Y a los upeneros que miran de manera obsesiva al PSN-PSOE, les diría que reflexionen un poquito y trabajen más por una hegemonía y una mayoría sin tener que contar con los socialistas (una pista, en la legislatura de 2003-2007, UPN pudo gobernar con mayoría absoluta sin contar con el PSN, así que ¡ánimo campeones!).

No hay comentarios:

Publicar un comentario