martes, 10 de abril de 2018

El supremacismo vasco (2ª parte)


En el anterior artículo terminé hablando sobre las bases mitológicas que el romanticismo pre-nacionalista había otorgado al pueblo vasco, hechos diferenciales que a su vez servirían para fundamentar privilegios tan vascongados como la hidalguía universal. No me he querido prodigar demasiado, ya que teorías sobre el posible origen de los vascos existen mil: desde supuestos vínculos lingüísticos con algunos pueblos del Cáucaso a pretendidas compatibilidades genéticas con los bereberes del norte de África y los guanches canarios. Aunque esto último de África no creo que le haga mucha gracia a los PNVeros...


Como de todo hay en la viña del señor, también hay personajes que esgrimen teorías magufas como que el pueblo vasco desciende de los pobladores de la Atlátida, una isla/continente legendaria descrita por Platón. Otras más delirantes los emparentan con los Anunnaki, unas deidades sumerias que muchos conspiracionistas identifican con extraterrestres. Teorías disparatadas de esas que hoy en día tienen amplia difusión en canales de YouTube con cientos de miles de visitas, muchas de ellas de personas crédulas que asumirán de forma acrítica cualquier bola, contribuyendo así a la mitificación de unos pueblos actuales que hace tiempo que se han mezclado con sus poblaciones vecinas.


Como también introduje en el anterior artículo, a finales del siglo XIX Sabino Arana crea el nacionalismo vasco como una ideología de odio basada en el nacionalismo racial que defiende la superioridad de la raza vasca frente a los españoles. Recordar de nuevo que este hombre no es un mindundi, sino que fundó el Partido Nacionalista Vasco, se inventó la ikurriña que ahora los proetarras pretenden imponernos en Navarra y que aun a día de hoy goza de crédito entre los nacionalistas vascos con una fundación y unos premios en su honor.

Para Sabino Arana, las tradiciones culturales propiamente vascas -como si los demás pueblos de España no tuviesen sus propias tradiciones-, así como la lengua vasca tan pretendidamente única -cuestión de la que hablaré luego-; son la manifestación palpable de una supuesta raza vasca pulcra e inmaculada cuya existencia es amenazada por los "maketos", inmigrantes provenientes del resto de España para trabajar en la industria vasca y a los que atribuye suciedad, indecencia, afeminamiento y en definitiva todos los defectos imaginables. Incluso el de la proclividad a la blasfemia, ¡y que lo diga un vasco!

Si hay una cita de Sabino Arana que puede demostrar este último extremo, probablemente sea esta: "La diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos del contacto de los españoles y evitar el cruzamiento de las dos razas. Si nuestros invasores aprendieran el eusquera, tendríamos que abandonar éste, archivándolo cuidadosamente su gramática y su diccionario, y dedicándonos a hablar el ruso, el noruego o cualquier otro idioma desconocido para ellos."

El supremacismo vasco después de la Segunda Guerra Mundial

La muerte de su maestro dejó al PNV como un pollo sin cabeza y correteando de un lado para otro, dado que en sus últimos días Sabino Arana abjuró de su ideología separatista para abrazar un regionalismo más ligero, probablemente se trató de una treta al encontrarse con un partido ilegalizado y perseguido hasta el punto de verse encerrado en la cárcel. Sea como fuere el partido se encargó de correr un tupido velo y seguir como siempre.


Al final de la Segunda Guerra mundial todo eso de el nacionalismo racista ya no estaba muy buen visto que digamos y son ideas que efectivamente irán abandonando al menos de forma aparente, ya que los vasquistas se lo seguirán teniendo muy creído, si ya no es la raza, usarán cualquier tipo de superchería en torno a su cultura o la lengua vasca. Este cambio de estrategia fue promovido por etarras como Txillardegi que abogan por centrar el hecho diferencial del pueblo vasco en torno a la lengua y la cultura, más que entorno a la supuesta raza vasca. 

Además, cada vez eran más los vascos que tenían al menos un apellido originario de otra parte de España, y no eran caladeros de militantes desnortados que la izquierda abertzale fuese a dejar a su suerte.

Esto no quiere decir que ya no exista una suerte de cierto racismo soterrado entre los abertzales y su entorno. Durante el anterior ejercicio de la Cámara vasca un estudio contabilizó que de 48 representantes nacionalistas, 32 tenían sus dos primeros apellidos eusquéricos; 10, uno castellano y el otro eusquérico, y solo 6 poseían sus dos patronímicos castellanos. Proporción que en nada se ajusta a la realidad del País Vasco, hoy en día la mayor parte de los vascos tienen algún apellido con origen en el resto de regiones españolas.

Se podría decir que partidos como el PNV, de cara a la galería se han refundado como partidos social-demócratas muy progres, pero a la hora de la verdad existe un techo de cristal que impide llegar a las altas esferas a aquellas personas que no cuenten con unos cuantos rimbombanes apellidos vascos. Si hubo un Lendakari apellidado "López" ha tenido que ser durante el paréntesis socialista.

Otros dirigentes jeltzales se cortaban menos, como el propio Xabier Arzalluz, conocido porque llegó a reconocer que el PNV se aprovechaba de la actividad armada de ETA, aquella cita célebre "No conozco ningún pueblo que haya alcanzado su liberación sin que unos arreen y otros discutan; unos sacudan el árbol, pero sin romperlo para que caigan las nueces, y otros las recogen para repartirlas" u otras al respecto a la incidencia del grupo sanguíneo RH negativo como prueba del algodón de la existencia de una raza vasca, que aparece reflejada en la imagen principal.

¿Nadie se ha preguntado por qué durante décadas el Athletic de Bilbao era el equipo más español de todos, ya que sólo fichaba jugadores del País Vasco y Navarra? Esquilmando las canteras locales de los otros equipos es como se han ganado su merecida mala fama entre las aficiones rivales.


¿Por qué si el País Vasco es una de las regiones más ricas de España con una de las menores tasas de paro, ha sido también una de las que menos inmigración extranjera ha acogido? a algunos vascos les gusta darse golpes en el pecho y presumir de su baja tasa de paro, habría que ver si en vez de acoger un 6,5% de inmigración, acogiesen un 15% como Madrid, si tendrían el 11% de paro actual y no un 20%.

¿No son acaso los puestos de la administración que exigen euskera una forma de prevenir que españoles de otras regiones opositen en el País Vasco? Poco podemos decir respecto a los filtros lingüísticos en el funcionariado que no hayamos dicho ya.

Estas últimas son sólo algunas de las formas de xenofobia soterrada más cutres, que son demasiadas para ser enumeradas en su totalidad.

Algunos "hechos diferenciales" en el imaginario vasquista actual

Con podemos ver en el caso de la iletrada de la primera entrada, entre los afines al vasquismo han calado una serie de leyendas que sirven para reforzar la idea de lo especiales que son los vasquitos, así:

- Aseguran que el euskera es una lengua especial, generalmente dicen que es la lengua más antigua de Europa o del mundo. La realidad es que el vascuence no es una lengua aislada sino una lengua muy latinizada y lo que hoy en día entendemos por euskera batúa, como cualquier otro idioma, es un batiburrillo de palabras de muy diversos orígenes. En primer lugar, alrededor del 80% de las palabras del vascuence actual proceden del latín o de otras lenguas romances, ¡no se salva ni la palabra eta (y) que proviene del latín et! También recibe aportes del íbero u otras lenguas indoeuropeas como el celta, así es como la raiz Nava que da nombre a nuestra tierra, proviene en última instancia de lenguas protocélticas.

Sí es cierto que una minoría de palabras nos son de origen desconocido o incluso a priori, podemos inferir que son muy antiguas al hacer referencia a formas de vida propias del neolítico. El ejemplo arquetípico es el de hacha, que en vasco es aizkora con dos posibles componentes: aizk (piedra) y kora > gora (arriba), así es como podemos llegar a la conclusión de que este nombre provendría del neolítico (cuando se hacían hachas de piedra) o a lo sumo de una gente con una forma de vida muy primitiva... si es que no procede de la locución latina asciola que es un diminutivo para el hacha.

Lo llaman "el idioma más antiguo de Europa"

Por otro lado, existen palabras muy básicas que habría que esperar fuesen antiguas pero muy probablemente han sido tomadas de otros idiomas. Por ejemplo, Ur (agua) es una palabra "casualmente" muy ubicua en la extensa región a caballo entre Europa y Asia de probable origen indoeuropeo, que es posible que llegase al vasco a través del latín ya que una urna era el recipiente de barro cocido que se usaba para sacar agua de los pozos o transportarla.

- Respecto a cuanto tiempo llevan por estas tierras los vascos, nos venden que los vascos han estado aquí desde hace decenas de miles de años, la realidad es que no existen a penas registros del uso del vasco antiguo a este lado de los Pirineos durante la Edad Antigua, salvo en torno a la región Aragonesa de las Cinco Villas. Una teoría que cada vez está cobrando más fuerza es que la que dice que la euskaldunización se produjese de forma tardía y al final del Imperio Romano, por parte de pueblos verdaderamente euskaros situados al sur de Francia, lugar en el que sí que hay abundantes registros.

- Atribuyen a los vascos dudosas gestas heroicas y uno de las leyendas más extendidas es la que dice que los arrantzales (pescadores) vascos fueron en realidad los primeros en llegar a las Américas antes de Cristobal Colón. Esta perfectamente demostrado que los vikingos llegaron en torno al año 1000 a la península de Labrador y la isla de Terranova del actual Canadá, donde crearon un asentamiento cuya localización es conocida y que conocían como Vinland, pero que sería evacuado a los pocos años debido a la hostilidad de los nativos americanos y el pequeño número de colonos nórdicos. 

Es de sobra conocido que los balleneros vascos se fueron desplazando desde el Cantábrico hacia el norte del Atlántico en búsqueda de nuevos caladeros, pero no existe prueba arquelógica ni documental de su llegada a Norteamérica antes que Cristobal Colón. Sería aproximadamente a mediados del siglo XVI, es decir varias décadas después del descubrimiento oficial de "las Indias" y cuando se sabía que había tierras más allá de los mares, cuando los primeros balleneros vasco-franceses llegarían a las mismas tierras del Canadá a las que llegaron los vikingos. Estos pescadores, buscaban pasos de ballenas donde poder emboscarlas y obtener su preciado aceite. De hecho, los balleneros vascos llegaron a tramar buenas relaciones con los islandeses dado que usaban su isla como base, pero este idilio comercial llegaría a su fin en 1615, cuando decenas de vascos fueron masacrados por campesinos islandeses en la conocida como "Matanza de los españoles".


Otra chorrada que les he oído decir, por irrisorio que suene, es que google la había "inventado" un vasco. Probablemente se sintiesen los reyes del mambo al ser una de las primeras páginas extranjeras en ofrecer contenidos traducidos al vasco. Pero no, el buscador de buscadores es el hijo del useño Larry Page y el ruso-judío Sergei Brin

Todas estas historietas nos pueden parecer chorradas pero es que los vasquitos basan el orgullo de su nación imaginaria y nos miran por encima del hombro mediante este tipo de charlotadas, cuando tienen a verdaderos héroes históricos más vascos que el txakoli, como Blas de Lezo, Catalina de Erauso, Andres de Urdaneta, Miguel Lopez de Legazpi o Juan Sebastian Elcano; cuyo único problema es que eran unos españolazos.

Hispano

No hay comentarios:

Publicar un comentario