viernes, 17 de febrero de 2017

Euskaldunizar TODA Navarra a golpe de decreto, ¿lo llamamos ya invasión?



Lo primero que llama la atención del borrador del Decreto Foral de la euskerización de las Administraciones Públicas de Navarra es que, si bien se supone que regula el uso de las lenguas propias, va enfocado a meter más euskera en la Administración, luego en realidad debería de llamarse “Decreto Foral del euskera”. Por otro lado, la “excusa” del Gobierno para sacar adelante esta norma se basa en la necesidad de dar “derecho” a los vascoparlantes de comunicarse con las Administraciones en vascuence. Sin embargo, la realidad social es que solo el 12% de los navarros son bilingües vascuence-castellano, luego, por dar derecho a una minoría corremos el riesgo de discriminar a una mayoría. Y por si fuera poco, ni siquiera han presentado una memoria económica del coste de ejecución material del Decreto Foral, aunque es de suponer que será bastante considerable, coste al que contribuiremos de manera forzosa todos los navarros a través de los impuestos.

Por otro lado, el debate nace viciado ya que, en realidad, lo que pretende el cutrepartito es, por un lado, segregar a los navarros y, por otro, adoctrinar en las escuelas vía modelo D. En realidad las lenguas no tienen derechos, son las personas, pero el nacionalismo necesita para crear una nación una lengua, y una educación en euskera donde se adoctrine a los niños en el separatismo. El problema no es el euskera, es la discriminación a la mayoría, la segregación y el adoctrinamiento. Por otra parte, de llevarse a la práctica en su línea más dura, lo que supondrán este tipo de normas es que la presencia de vascos como trabajadores de las Administraciones Públicas se incremente de manera proporcional a la disminución de navarros, algo que a todos nos debería hacer, cuando menos, reflexionar.

Aparte de la infumable exposición de motivos, el Decreto Foral  está compuesto por tres Títulos:   I Disposiciones Generales, II De los usos lingüísticos en las Administraciones Públicas de Navarra y III Conocimiento del euskera en el ingreso y provisión de los puestos de trabajo y capacitación lingüística para el desempeño profesional. Lo primero que nos tiene que quedar claro es que, si bien no han acabado todavía (a pesar de Bildu y Podemos) con la zonificación, en la práctica en el Decreto abren la puerta tanto que en las zonas mixta y no vascófona podría llegarse a una situación que en la práctica se fueran desdibujando por asimilación a la zona vascófona.

De entrada, la cartelería del Gobierno en la zona mixta y no vascófona podrán ser bilingües, y el “podrán” que va a aparecer a lo largo de todo el Decreto implica que los responsables podrán y de hecho ya lo están haciendo, poner todo bilingüe. En cuanto al acceso a la función pública, la clave está por un lado en los “servicios centrales”, y por otro en los puestos de “atención al público”. Los servicios centrales desde donde se atiende a toda Navarra (y por lo tanto, a la zona vascófona) está centralizado en Pamplona, donde se concentra gran parte de la Administración. Por otro lado, atención al público según como se interprete puede abarcar una parte muy extensa de la Administración. Lo que tiene que quedar claro a nuestros lectores es que puestos bilingües obligatorios en la Administración (euskera obligatorio para coger plaza) van a aumentar de manera considerable. Y en aquellas plazas donde no sea obligatorio, será mérito que puntúa, incluyendo zona no vascófona.

Cambios en la cartelería, comunicaciones de la Administración en bilingüe (con el consiguiente coñazo de tener que leer cartas en dos idiomas), obligación o mérito para acceso a un empleo público, e incluso necesidad de contar con trabajadores con perfil lingüístico para acceder a una subvención o contratar con la Administración (licitar en obras públicas, suministros, servicios públicos…), aparte de la extensión del euskera en la educación. Todo esto y la ikurriña en las instituciones no son meros miedos agitados por reaccionarios ultramontanos, sino un futuro que ya se puede tocar con las manos. Un futuro que empieza a hacerse presente, una pesadilla de la que esperemos despertar, pero para ello depende de todos los navarros no adscritos a la secta separatista, incluyéndote a ti amable lector.

En nuestro blog no tenemos una bola de cristal, no sabemos qué pasará en un futuro ni qué nos aguarda pero, si no se revierten el actual curso de los acontecimientos y, sobre todo, si el cutrepartito repite cuatro años más, bien sea GBai, Bildu, IU/IE y Podemos, o bien sean dos o tres de esos partidos con un PSN-PSOE esquizofrénico y volcado mayoritariamente en apoyar a Pedro Sánchez, los separatistas continuarán con su cambio de paradigma social hasta el punto de que podríamos presenciar cómo una región donde el nacionalismo permanecía estancado en torno al 20% podría llegar a hacerse con el control social e institucional, y Navarra como tal se podría perder para siempre. El reto es global, por eso resultará imprescindible que, los navarros que no queremos dejar de serlo para acabar siendo una colonia de las antaño castellanísimas provincias vascongadas, estemos a la altura de las circunstancias.

3 comentarios:

  1. Lo de en "nuestro" blog debe de ser una licencia literaria, porque está claro que todos los panfletos están escritos por el mismo individuo con diferentes alias.

    ResponderEliminar
  2. Es como la reconquista, la reeuskarización de Nafarroa

    ResponderEliminar